domingo, 21 de agosto de 2011

Un geriátrico de artistas y una historia emotiva


Teatro en el Pasaje Dardo Rocha

País / 20.08.2011 | El grupo platense Vus presenta este fin de semana la obra Geron"La historia que contamos se desarrolla en un geriátrico habitado por un grupo de viejos artistas, regentado por una pintoresca pareja y extravagantes colaboradores", comenzó Facundo Curutchet, el gestor de esta idea teatral a la que denominó Geronte, que durante todo el fin de semana se presentó en la Sala A del Pasaje Dardo Rocha (50 entre 6 y 7) y hoy tendrá función a las 20.

“La palabra ‘geronte’ –continuó el también director teatral–, proviene de la Antigua Grecia donde se utilizaba para designar a aquellas personas mayores de edad y ancianas que se consideraban, en ese entonces, como el sector más importante de la sociedad. Esto es así porque los gerontes conformaban un consejo llamado Gerusía al cual se podía acudir en busca de consejos y asistencia, especialmente en lo que respecta a cuestiones políticas o administrativas. Esto nos demuestra que en ésta época, para la sociedad griega, el ser entrado en años era justamente una muestra de valor, sabiduría y poder. En la actualidad es la manera técnica y coloquial de decir anciano. Desde el humor, encaramos este nuevo desafío junto a la compañía teatral que nos une, Vus. Ya que, para nosotros, esta herramienta que es el humor se convierte en testigo en el juicio de las verdades de la existencia. Nos demuestra que la risa es el mejor analgésico contra los dolores de vida. Reflexionar sobre la vejez, sus tristezas, sus despojos, también es construir esperanzas, saber que la vida siempre da oportunidad para un sueño”.

–¿Cómo se constituyó la obra Geronte hasta llegar a ser lo que hoy es?

–Tanto el texto como la propuesta estética y escénica son proyectos propios. El proceso creativo de Geronte, se parece a esos momentos en que uno encuentra una caja llena de fotografías viejas apiladas sin sentido y sentado en el sueldo decide armar un álbum. De pronto el desorden desaparece, las imágenes comienzan a inundarnos de preguntas y mientras tratamos de develar esas incógnitas nos damos cuenta que estamos contando una historia. Así, comenzamos con los ensayos a fines de febrero de este año junto a la compañía teatral Vus, que ya habíamos armado unos años antes.

La compañía Vus. Conformar un elenco numeroso es todo un desafío de convivencia. “La base del grupo se formó con la compañía; cuando empezamos con el proyecto Geronte en noviembre del año pasado, se incorporó un actor y gran parte del staff técnico”.

El elenco de Geronte se compone de los siguientes actores: Gabriela Juen, Mariana Di Tommaso, Martina De Maria, Manuela Diz Santos, Victoria Arrue, Esperanza Michelini, Alejandra Ferrer, Francisco Gil, Santiago Selmi, Bruno Percivale, Manuel Mazariego, Facundo Curutchet. Además lo completan Alejandra Ferrer (producción y dirección de Imagen); Paula Tamayo Vila; Mario Rotili; José Meroni (en escenografía); Natacha Guevara (fotografía); Daniela Spoto Zabala y Lorena Vuotto (ambas en utilería); Graciela Adala en vestuario; Germán Rocca (diseño y arte de tapa); y Juan Martín de los Santos.

–¿Cómo nació la compañía?

–Para nosotros Vus es una familia, una comunidad, con su lenguaje, sus códigos y recuerdos comunes. Significa un espacio abierto, una hoja en blanco que invita a ser escrita y coloreada, una estación para alguien que está dispuesto a emprender un viaje, sin importar su bagaje. Los orígenes de VUS se remontan al año 2002, nació como un taller teatral en el Colegio Monseñor Alberti de La Plata y continúa hoy día con algunos actores que se suman y otros que se van pero siempre vuelven.

VUS es en realidad “Viaje Usando los Sentidos”, nos remite a colectivo, la esencia de nuestra propuesta artística. Es una metáfora que resume el significado que tiene para nosotros el teatro, un medio de transporte para un periplo con el público, un boleto para una fantasía.

La compañía debutó en el año 2002 con SerEs. Partiendo de la premisa de que "no todo lo real es verdadero", SerEs propuso una travesía introspectiva, un desafío al destino, esa farsa que pretende quitarnos lo más bello de la existencia, elegir quienes somos. En 2003 fue El juicio del héroe, un paseo por la calle de nuestros afectos cercanos, donde por algún motivo las vidrieras fueron vaciadas de pronto.

Luego fue el turno de La Fabrikita. “Si adaptar el mundo a nuestro capricho es imposible, fabriquemos uno a nuestra medida”, fue el leit-motiv de La Fabrikita, estrenada en el año 2004: la excursión pretenciosa y absurda de un hombre dispuesto a crear su propio universo, un mundo deforme que se transforma en su peor infierno. En 2005 presentaron Zoonámbula, un viaje por un pueblo inundado de secretos, un recorrido por los rincones más ocultos de la hipocresía, demostrando que el prejuicio es la peste de la cultura.

Fuente: http://www.elargentino.com/nota-154121-Un-geriatrico-de-artistas-y-una-historia-emotiva.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario