domingo, 17 de octubre de 2010

Dolores Fonzi es una de las actrices más misteriosas

17/10/2010 DOLORES FONZI

Contra las mamás artificiales 

Dolores Fonzi es una de las actrices más misteriosas del país. De adolescente rebelde en Verano del 98 a actriz de culto, la rubia le sacó fruto a sus silencios y desarrolló una carrera alejada de los escándalos que abundan en la actualidad.


En pareja con Gael García Bernal, uno de los actores latinoamericanos (nació en México) con mayor proyección internacional, la hermana de Tomás se alejó del país para tomar distancia y vivir con su pareja, actual padre de su hijo Lázaro.

Glamour, Cannes, proyección internacional y, claro, la noticia de un embarazo que conmocionó a la prensa del espectáculo de toda la región. Luego de la confirmación, las fotos de la pareja no dejaron de publicarse en todas las revistas y, conforme pasó el tiempo, el cuerpo de Dolores fue mutando por la naturaleza lógica de un embarazo.

Lejos de la decisión que toman las famosas cuando quedan embarazadas, Dolores se permitió vivir la gestación de un modo muy relajado. Su elección y el sobrepeso, también fue tapa de revistas. Hoy, transitando su segundo embarazo, la actriz recuerda los cambios en su cuerpo y analiza el modo en el que las mujeres se ven obligadas a estar impecables y negar los cambios naturales de sus cuerpos.


“Estaba muy bien conmigo, con el momento que estaba atravesando. Me tranquilizaba ver notas de chicas que decían que habían engordado 32 kilos y que después recuperaron su peso. No te voy a negar que hubo un momento en el que me dije: ‘De esto no se vuelve’. Pero son esos sentimientos encontrados que tienen que ver con la maternidad en sí”, arrancó la rubia n una entrevista concedida a la revista La Nación.

Con bastos ejemplos de famosas que recuperaron su silueta en tiempo récord, algunas acompañadas por la genética y otras por largas sesiones en centros de estética, Dolores dio la nota y disparó contra la “artificialidad” del mensaje que aquellas mujeres envían a la sociedad.

“La que dice: ‘Soy madre, me tomé el tiempo que necesité y acá estoy, sintiéndome bien sin haber tenido necesidad de salir y mostrarme a los tres meses de haber parido como si nada hubiera pasado’. Eso es artificial”, sostuvo.

¿Cómo se justifica semejante afirmación? “El cuerpo de la mujer cambia durante el embarazo y es natural que eso suceda. Lo mismo ocurre después del parto: uno se prepara para la lactancia. Son muchos cambios, no hay que negarlo sino encontrar el modo de llevarlo bien”, concluyó.

Fuente: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=427780

No hay comentarios.:

Publicar un comentario