miércoles, 21 de marzo de 2012

Una formidable versión de Wagner

miércoles | 21.03.2012                                       Publicado en Edición Impresa: Espectáculos

OPERA - CRITICA

Por MARIO F. FIVINO

“El oro del Rin” abre la serie de “El anillo de los nibelungos” que se realizará entre 2012 y 2013 en el Teatro Argentino

El Oro del Rin: Prólogo de “El anillo de los nibelungos” de Richard Wagner. Personajes e intérpretes: Wotan, Hernán Iturralde y Homero Pérez Miranda; Fricka, Adriana Mastangelo y Alejandra Malvino; Froh, Martín Muehle y Enrique Folger; Alberico, Héctor Guedes y Luis Gaeta; Fafner, Ariel Cazes y José Antonio García; Woglinde, Victoria Gaeta y María del Rocío Giordano. Orquesta del Teatro Argentino de La Plata. Director Alejo Pérez. Dirección Escénica: Marcelo Lombardero. Escenografía: Diego Siliano. Vestuario: Luciana Gutman. Iluminación José Luis Fiorucco. 16, 17, 18, 22, 23 y 25 de Marzo de 2012.

El monumental "Anillo de los nibelungos", integrado por cuatro partes, que en principio, el autor había concebido como una unidad que debía presentarse como tal, luego fue "abierta" en partes (u óperas) diferentes. De tal manera, "Sigfrido", "Las Valquirias" y "El Ocaso de los dioses", componen la trama, prologada o presentada por "El Oro del Rin", que paradójicamente fue la última parte escrita, dentro de ese largo periplo de 26 años que demandó a Wagner la culminación de su más formidable aporte al teatro cantado.

De larga tradición en el ámbito germano y escandinavo, la mitología que el Rin "esconde" un mágico anillo que permitirá dominar el mundo a quien esté dispuesto a pagar el precio de renunciar al amor, está desarrollada como una compleja trama de luchas entre dioses, héroes, criaturas que se desenvuelven en plano terrestres y mitológicos. Todos estos personajes contienen el germen de las pasiones y miserias que pasarán al resto de los mortales en las sucesivas jornadas a medida que se desenvuelve el drama hasta llegar a su conclusión apocalíptica.

Siempre ha sido complejo llevar a la acción las diferentes instancias de la obra. La decisión del Teatro Argentino de encarar en dos años, la presentación integral, significa un gran paso para que el público platense en particular, pueda apreciar "en directo" las manifestaciones de obra tal excelsa y la puesta de este "Oro el Rin" representa la puesta en marcha de manera formidable.

LA PRESENTACION

La lectura de la obra wagneriana permite diversas interpretaciones -es mitología, luego, imaginación- por lo que la concepción que su "acción" se ubica en el siglo X AC o en el siglo XXI DC, es viable, en tanto y en cuanto no se pierda la esencia y no se abuse de su amplitud. La variante Siglo XXI es la que el Director escénico ha previsto para esta puesta que el público acostumbrado al cine y a la televisión comparará inmediatamente a otras manifestaciones habidas en las que predominan los efectos lumínicos, sonoros, visuales y movimientos que solo la moderna cibernética permite. De tal manera, luego del prolongado acorde que da comienzo a la obra, una proyección gigante nos muestra la inmensidad del agua sin horizonte alguno. La visual va avanzando y al comenzar los movimientos, nos sumergimos recorriendo un lecho marino sin vida, devastado por basura industrial. A partir de allí, van desgranándose las diversas escenas, todo dentro de un por demás atractivo desarrollo en el que la acción escénica va presentando personajes y ubica al espectador en la fantasía que habrá de vivenciar.

Nada más gratificante para el espectador que poder disfrutar de esta obra en un entorno tan actual, donde no sorprende escuchar la propuesta de Loge de descender a los abismos para simplemente robar el oro. Wotan no desea el oro por su valor, sino para que le otorgue poder. Y sin embargo este anillo que lleva consigo la destrucción del que lo posee, y esa ambición lleva a la destrucción del Universo. Esta parafernalia visual no sería suficiente si no se logra alcanzar las exigencias musicales que el compositor impone, y sin duda, esta versión del Teatro Argentino logró con su orquesta, coro y los elencos superar con creces la prueba.

La orquesta, preparada por el Maestro Alejo Pérez, logró las sonoridades adecuadas, desde las profundas del preludio, los interludios entre escenas y el brillante final.

Los dos elencos convocados conformaron un ajustado ensamble con gran nivel de excelencia. La gran cantidad de roles solistas que la obra requiere fueron cubiertos por cantantes latinoamericanos, destacándose los Wotan de Hernán Iturralde y Homero Pérez Miranda, que tuvieron un remarcable desempeño escénico y un rendimiento vocal impecable, como a su vez la brillante performance de Héctor Guedes componiendo un Alberico, desafiante y orgulloso, y la siempre segura actuación de Luis Gaeta en un repertorio que no le es habitual. Del elenco femenino destacamos a Adriana Mastrangelo y Alejandra Malvino como Fricka, y a Victoria Gaeta como Woglinde.

CONCLUSION

Memorable presentación de una de las obras fundamentales del repertorio lírico que, con dos títulos por año completará en el ciclo 2013, el bicentenario del nacimiento de Richard Wagner, lo que significara que en sus 122 años de historia el Teatro Argentino interpretará por primera vez el ciclo completo de "El anillo de los nibelungos".

Fuente: http://www.eldia.com.ar/edis/20120321/una-formidable-version-wagner-espectaculos27.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario