martes, 29 de abril de 2014

Baila La Plata, por la Ley Nacional de Danza

Por: Juan Chiramberro

Imponente espectadora de un momento litúrgico, la Catedral neogótica de la Capital de la Provincia de Buenos Aires se cosquillea con el temblor de un par de docenas de piecitos que rítmicamente van raspando las baldosas de la Plaza más misteriosa del territorio bonaerense, esa misma que fue escenario de historias de masones y de túneles subterráneos secretos.

Como quien invoca a la lluvia para asegurar la cosecha, en este inmenso teatro improvisado a cielo abierto, corazón encontrado por los trazos diagonales, esas personas no paran de ejecutar las más variadas formas de las danzas. Es que este ritual no busca la atención de un Dios, ni la misericordia del cielo eterno, no invoca a la fuerza de los vientos ni a la caridad de las corrientes profundas de los mares. Simplemente, el rito apela al Estado para que represente la esencia del contrato social y debata, en el Congreso, un proyecto de ley. Se lo conoce como la Ley Nacional de Danza.   

En este marco, varias metrópolis argentinas están siendo protagonistas de una movilización peculiar. Es que miles de personas salieron a bailar y a saltar sobre las panzas de los principales espacios públicos del país, para exigir lo que el proyecto de ley establece y que apunta a que “la danza, en sus diversos géneros y manifestaciones, por su valor social y por constituir un factor esencial en el desarrollo de la cultura al ser creadora de valor simbólico, sea objeto de promoción, estímulo y apoyo del Estado”.

Tal es así, que un puñado de puntos neurálgicos del país, como Tucumán, Córdoba, Rosario, Neuquén, Mendoza y La Plata, entre otras ciudades argentas, se movilizó para respaldar la iniciativa. Entonces, diferentes escuelas de danzas clásicas, tradicionales y contemporáneas, organizaron una serie de eventos para invitar al resto de la sociedad a participar activamente del propósito en el que se busca regular, promocionar, difundir y fomentar, dentro de las políticas culturales de una nación, a las expresiones artísticas nacidas de la danza.

Parte de estas actividades se concentraron en el ombligo de la capital bonaerense. Ahí donde está la Piedra Fundacional, al resguardo de la Catedral y en las narices mismas de la Municipalidad de La Plata y de las Torres que dan techo a la mayoría de los ministerios y secretarias provinciales.

Toda la información del proyecto, acá: http://www.leynacionaldedanza.com/


No hay comentarios.:

Publicar un comentario