sábado, 20 de noviembre de 1999

La catedral de La Plata ya luce a pleno, con dos torres nuevas

Se completó el proyecto original, diseñado en 1881

Se inauguraron anoche las obras de restauración, que costaron $ 20 millones

Sábado 20 de noviembre de 1999 | Publicado en edición impresa LA NACION

LA PLATA.- Con un impactante espectáculo de luz y sonido se presentó anoche al público la nueva cara de la catedral de La Plata, que incluyó la construcción de dos torres y de otras obras de restauración, en coincidencia con el 117º aniversario de la fundación de la ciudad.

El monumental templo de estilo neogótico, ubicado frente a la plaza Moreno, en la calle 14, entre las avenidas 51 y 53, fue el escenario sobre el que se posaron las miradas de unas 100.000 almas congregadas en el centro geográfico de la ciudad.

La restauración de la iglesia y la construcción de dos monumentales torres que coronan la obra era un sueño largamente postergado para los platenses. La catedral -cuyo proyecto original correspondió al ingeniero Pedro Benoit- estaba inconclusa desde hace más de un siglo. De las tres torres originales, sólo una -la aguja central, de 90 metros de altura- se había construido.

Las otras dos -de 112 metros, denominadas Jesús (ubicada sobre la avenida 53) y María (sobre la avenida 51)- se levantaron durante los últimos dos años y son las que transformaron la silueta de la catedral.

Un presupuesto de 20 millones de pesos alcanzó para tirar por tierra la vieja leyenda de que la construcción original se derrumbaría en caso de agregarle más peso.

En la torre de la Virgen María, además, se colocó un carillón sinfónico, accionado por una computadora, que también fue inaugurado ayer con un concierto.

La celebración

La ceremonia contó con la presencia del gobernador Eduardo Duhalde; el vicegobernador electo, Felipe Solá; el cardenal Raúl Primatesta; el arzobispo de La Plata, Carlos Galán; el arzobispo coadjutor, Héctor Aguer; el intendente local, Julio Alak, y el titular de la Fundación Catedral, Eduardo Di Marco, entre otras autoridades.

La Orquesta Estable del Teatro Argentino y un coro de 450 voces interpretaron el Himno Nacional y el cardenal Raúl Primatesta, que presidió la celebración como legado pontificio, leyó un mensaje firmada de puño y letra por el papa Juan Pablo II, quien destacó el profundo significado eclesial del acto. "La Iglesia en la Argentina, fiel a la riqueza espiritual que ha caracterizado su historia, sabe bien que no es posible esperar un florecimiento de la vida cristiana en un contexto de fe vivida en el anonimato, reducida a la subjetividad y a la dimensión privada de la existencia", dice el mensaje del Pontífice.

Tras la bendición de las obras, a cargo de monseñor Galán, se inició un espectáculo en el que confluyeron haces lumínicos generados por rayos láser, imágenes de video proyectadas sobre cuatro pantallas gigantes estratégicamente dispuestas y música.

Los miles de personas que, como es tradicional cada 19 de noviembre, se congregan en la plaza Moreno disfrutaron, entonces, de la proyección de tres documentales que recrearon la historia de la catedral.

Antes del cierre, compuesto por un espectáculo de fuegos artificiales, se inició el concierto, en el que por primera vez se escuchó el tañido de las 25 campanas del carillón instalado a 75 metros del altura.

La obra elegida para tan significativo acontecimiento fue el "Aleluya", de Haendel, interpretado, a su vez, por las 450 voces del coro.

El magnífico cierre fue con el carillón sonando a pleno con el "Himno a la alegría", de la Novena sinfonía de Beethoven. Al mismo tiempo, cientos de estallidos de fuegos artificiales iluminaron la noche platense.

Entre las más grandes

LA PLATA.- En todo el mundo, sólo las iglesias de Colonia, Amiens, Santa María del Fiore, de Florencia, y San Pablo, de Londres, superan en superficie cubierta a la catedral de La Plata. Sus 7000 metros cuadrados bajo techo le aseguran el primer lugar entre las iglesias de estilo neogótico más grandes de América.

De eso da cuenta la inscripción especial que, desde 1996, se le dedica en los célebres mármoles del piso de la basílica de San Pedro, en el Vaticano.

Pero eso es apenas el comienzo.

Desde la colocación de la piedra fundamental, en 1884, y su posterior habilitación, en 1932, la catedral creció mucho. Después de sobreponerse a las casi cinco décadas de paralización de las obras, desde los años 40, hoy el edificio mide 120 metros de largo por 76 de frente. Tiene capacidad para albergar a 14.000 personas y las estimaciones dicen que alrededor de un millón la visitan por año.

Música en las alturas

El color rojo del edificio -de alguna manera considerado un distintivo- no fue premeditado. Todo lo contrario: el secreto es que jamás pudo hacerse el revestimiento para tapar sus 12 millones de ladrillos.

Pero la catedral no sólo es imponente a ras del piso. Dos gigantescas torres de 112 metros dejan claro que, en las alturas, el edificio también es monumental.

Un poco más abajo, a 75 metros de altura, está el carillón. Se trata de un conjunto de 25 campanas construidas por una firma de origen italiano, afinadas meticulosamente en distintas notas musicales. Dicho de otro modo, el carillón puede funcionar como un colosal instrumento que gracias al sistema computadorizado que lo comanda puede memorizar hasta 60 melodías diferentes.

Consultando la página http://www.catedral.laplata.net , en Internet se puede obtener más información sobre el flamante edificio.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=161866

No hay comentarios.:

Publicar un comentario