domingo, 6 de septiembre de 2009

Poder... se puede una obra de teatro al servicio de la concientización

A beneficio de Fundaleu y la fundación Flexer

Este domingo, Facundo Arana y Nicolás Scarpino traen su proyecto solidario a La Plata. De paso por la ciudad, los actores brindaron una conferencia de prensa en el teatro Coliseo Podestá (10 entre 46 y 47), escenario que los verá ponerse en la piel de Damián y Muller.

Una obra de teatro que va de la mano de una campaña de concientización o una campaña de concientización que va acompañada de una obra de teatro. Así se podría definir, aunque no se entienda bien en un principio, de que se trata Poder… se puede, el espectáculo que Facundo Arana y Nicolás Scarpino traerán mañana a las 19.30 a La Plata. De paso por la ciudad, los actores brindaron una conferencia de prensa en el teatro Coliseo Podestá (10 entre 46 y 47), escenario que los verá ponerse en la piel de Damián y Muller.

Durante el encuentro con la prensa, también estuvieron presentes el Doctor Gustavo Milone y Edith Grynszpancholc, representando a Fundaleu y la Fundación Flexer, respectivamente.
Facundo Arana explicó el motivo por el que ellos estaban allí: “A cada uno de los lugares a donde vayamos con Fundaleu, de cada entrada que la gente pague, 5 pesos van a ir la fundación y otros 5 se destinarán a una fundación local que luche contra el cáncer, en este caso la Fundación Flexer”.

En todo momento el actor quiso remarcar la importancia de esta iniciativa y aclaró que “improvisar una campaña de concientización para nosotros ha sido una aventura que nos atrevimos a hacer, amparados por el enorme profesionalismo de la gente que se fue sumando y bendecidos por Fundaleu”.

Su compañero, Nicolás Scarpino, agregó que “se elige el cáncer porque para 2010 va a ser la primera causa de muerte en el mundo, entonces frente a las ganas de hacer un espectáculo tan hermoso como Poder… se puede, a la vez, la prioridad es hacer una campaña de concientización, donde se consideró que lo que hay que atender, en primera instancia, es al cáncer”.

Facundo Arana leyó una frase del programa de la obra y señaló que en su interior contiene unos “tips”, donde de manera “muy humilde se resumen cosas que son importantísimas, desde saber lo que significa donar sangre voluntariamente, saber que una detección temprana te salva la vida y contar algunas estadísticas”.

Todos pusieron especial énfasis en resaltar la importancia de realizar una campaña de concientización y en contar que “la medicina ha avanzado a un punto tal en el que de verdad podemos hablar del cáncer todos, sin el temor con el que se hablaba hace 20 años, que fue justo cuando yo lo viví”, explicó Arana.
El doctor Gustavo Milone le agradeció a los dos actores el gesto, porque con esta ayuda se puede “hacer llegar a la comunidad la información” y agregó que muchas veces el miedo “es una de las peores cosas que nos pueden pasar para desinformarnos y la concientización se puede lograr de muchas formas, esta es una de ellas, tratar de llegar a la comunidad aprovechándolos a ellos, que son famosos”.

El comienzo. En el 2006, Facundo Arana junto a un grupo de gente, a la cual se sumó Fundaleu, habían proyectado dar la vuelta al mundo en un avión Twin Otter, con la idea de llegar a distintos lugares y además de narrar el viaje, averiguar cosas como “¿qué índice hay acá de donación voluntaria de sangre?”. La historia “es más larga” pero el actor quiso resumirla diciendo que debido a la crisis, muchos quisieron posponer el proyecto, y como se había invertido tiempo y trabajo, “decidimos cambiar de plan”. “Hagamos una campaña de concientización”, se dijeron y comenzaron con “una obra de teatro que valga la pena”.

Facundo Arana se cruzó con Mauricio Dayub, le contó todo y le pidió que escriba una obra. Este director y actor, al cual Arana calificó como “un dramaturgo con un corazón que late, un ser tocado por una varita” le aclaró que había poco tiempo, pero luego sumó al proyecto a su hermano Raúl, para que escriba la obra, más “algunas puntas” que también aportó Mauricio.
Otro requisito era que Poder… se puede sea “autoportante”, que “si va al Colón, tiene que verse lo mismo que se ve en el Coliseo o en cualquier lado en donde estemos”.

El director Marcelo Cosentino le dijo a Facundo, cuando sólo había dos hojas escritas de la obra: “Si se sube Scarpino, estamos”. Facundo contó que llamó a Scarpino, quien tenía dos proyectos, “la novela Niní y filmar la película con la Cucinotta junto a Geraldine Chaplin en San Luis. Competíamos con eso y Nico nos dijo: ‘uno tiene que estar donde quiere’, que es lo que dice abajo del título de la obra”.

Además Scarpino se refirió a Arana. “A Facu lo conozco hace mucho y tuvimos siempre una relación hermosa, sin tener relación. Deseé profundamente trabajar al lado de él. A veces me considero un caprichoso del universo, porque todo lo que pido del corazón se me da. Y como yo lo pedí, y se me dio, no iba a decir, chau gracias, tengo a Geraldine. No sólo estoy al lado de un actor excepcional, sino al lado de una de las personas más hermosas que me tocó trabajar, y lo digo a corazón abierto. Este es uno de los momentos más inolvidables que me pudieron tocar en la vida”.

La obra. Arriba del escenario están Damián (Scarpino) y Muller (Arana). “En la vida de Damián, existe un momento en donde tiene que discernir entre la vida o la no vida. Entonces, frente a un sueño que se le dispara a este personaje, se acerca a lo que él considera lo más cercano, valga la redundancia, a un afecto íntimo y personal, y es que de pronto se encuentra en ese sueño con Muller y algo que para este personaje le sirve muchísimo, que es tener la referencia y la guía para tomar la mejor decisión, que es lo que hace el personaje de Facundo. En el transcurso de la obra ocurre algo inesperado y súper interesante”, explicó Scarpino.

Los actores hablaron en último lugar sobre Poder… se puede y concordaron en que “es la historia más linda que nos tocó contar” y anticipan que “todos van a salir con la sensación de que algo se modificó”.

Fuente: Diagonales

No hay comentarios.:

Publicar un comentario