martes, 21 de agosto de 2007

La rubia rebelde de 29 años sentó cabeza, trabaja en teatro y está por estrenar película.

GENTE ONLINE | 21/08/07 | Sección Diosas | Edición N° 2196

A su manera, la rubia rebelde de 29 años sentó cabeza. Bajo la dirección de China Zorrilla triunfa en teatro con Eva y Victoria. En cine está por estrenar ¿De quién es el portaligas?, de Fito Páez. ¿Y la vida familiar? Cada vez mejor: hace siete meses tuvo a Charito con Andrés Calamaro, su amor desde el 2005, y la crían felices.

Está flaca, fibrosa, sexy y de muy buen humor. Como buena madre, chequea a cada rato el teléfono celular por si hay llamados desde su casa. Allí quedó Charo, de siete meses, la beba que tuvo junto a Andrés Calamaro (46). Julieta Cardinali asegura que vive un muy buen momento. En teatro interpreta a Eva Perón, bajo las órdenes de China Zorrilla, y en cine está por estrenar ¿De quién es el portaligas?, de Fito Páez, junto a Romina Ricci y Leonora Balcarce. Pero ahí no termina la historia. Por segundo año consecutivo posa para la diseñadora Clara Ibarguren como la imagen de su firma. Julieta dice que si tuviera que elegir una sola palabra para definir su estado actual sería felicidad.

–¿Cómo es trabajar con China Zorrilla?

–¡Genial! China es una mujer con mucha experiencia escénica, y yo trato de absorber todo ese conocimiento. Para mí esta obra me llevó a un nuevo nivel, en el que vivo un constante aprendizaje. Disfruto mucho del escenario, es una sensación maravillosa. Cuando tengo función sé que es mi momento para disfrutar de lo que hago.

–¿Qué sentís cada vez que subís al escenario?

–Todos los días vivo algo nuevo. El denominador común es la energía que transmite el público. Yo siempre pongo todas mis ganas, y eso se nota. Estamos en una de las etapas más lindas, que son las giras. Ya empezamos por el Conurbano y llegamos hasta Rosario. Es fuerte interpretar a una figura como Evita y encontrar su lado íntimo y cotidiano.

–¿Viste otras actuaciones de Eva?

–Sí, pero preferí armar al personaje desde mi concepción. Fue una manera de no contaminarlo y de crearlo libre de preconceptos. Cuando me llegó la propuesta, me corrió un escalofrío… Pero lo disfruté desde el primer momento.

–¿Y la película de Fito Páez?

–Fue muy divertido… Ya está por llegar la promo de la película que se estrena en septiembre. La pasamos muy bien juntos. Con Romina Ricci, Leonora Balcarce y Fito somos muy amigos, y esta experiencia nos unió todavía más. Cuando combinás la amistad y el trabajo es algo placentero, y si lográs eso, es imposible que las cosas salgan mal. Tuvimos ocho semanas de filmación intensa y un mes de ensayo. Así es el cine: durante tres meses estás abocado y concentrado en tu personaje… ¡y eso está buenísimo!

–Entonces… ¿cine, teatro o televisión?

–Hace mucho que no me animo a hacer televisión, pero no es algo que descarto. El cine es un terreno que conozco y en el cual me siento muy cómoda. Y el teatro es muy nuevo para mí. Los tres son lugares muy distintos, pero con mucho encanto.

–¿Cómo hacés para combinar la maternidad con el trabajo?

–La maternidad y la pareja son cosas tan íntimas que prefiero no hablar de ellas.

–¿Ni un poquito?

–No. Prefiero que me conozcan por mi carrera en vez de por mi vida privada. Puedo decirte que hoy, en mi vida hago lo que quiero. Con mi familia y con el trabajo elijo qué hacer, tengo esa suerte. En la elección me puedo equivocar, o no, pero es muy importante tener la posibilidad de hacer lo que me gusta. En Eva y Victoria el proceso fue muy arduo. Yo venía de parir, pero se trabajó de una manera intensa y muy profesional. Recién ahora subo al escenario y disfruto.

–O sea, la premisa es disfrutar.

–Sí, claro. En la vida hay muchos altos y bajos. Por eso hay que hacer lo que a uno le da placer. Por ejemplo, trabajar de modelo un par de días. Me encanta la propuesta de Clara Ibarguren. Me miman, me cuidan… ¿A quién no le gustaría?

–Tenés belleza, y además una buena figura. ¿Te cuidás?

–¿Yo? Sin exagerar. Lo mío pasa por otro lugar. Soy una actriz que se anima a interpretar un rol y que desde la ropa desarrolla una actitud.

–Tenés mucha energía. ¿Será la maternidad?

–Ayyy… No sé. Igual, ya estoy con poca batería (risas).

por Romina Redl
fotos: Claudio Divella, Walter Papasodaro y Archivo Atlántida

Fuente: http://www.gente.com.ar/nota.php?ID=13412

No hay comentarios.:

Publicar un comentario