jueves, 23 de enero de 2014

Como extraños en un tren

TEATRO / JUAN RODÓ Y PAULA ALMERARES

Ayer se estrenó el musical con Rodó y Almerares. Interpretan al guarda de un expreso por la India, y su esposa, que en el tren coinciden con Gandhi, Luther King, la Madre Teresa y Juan Pablo II.

23.01.2014
Por Pedro Irigoyen


Juan Rodó es una de las grandes estrellas del musical argentino: Drácula, Las mil y una noches, Dorian Gray, el retrato, El jorobado de París, Otelo, Jesús de Nazareth, La bella y la bestia, Los Miserables son los títulos que sobresalen en su trayectoria junto a una decena de óperas en el Teatro Colón y el Teatro Argentino de La Plata. Estos dos teatros son también escenarios familiares para Paula Almerares, una de las más distinguidas voces dentro de la lírica nacional con una notable carrera a nivel internacional: cantó junto a Alfredo Kraus y Plácido Domingo, y actuó en los principales teatros del mundo. A partir de su debut en el Teatro La Fenice de Venecia, siguió con óperas en las principales salas del viejo continente e interpretó en los Operas de Washington y Pittsburgh y en el Metropolitan Opera House de Nueva York.

Hoy sus caminos se cruzan en Pasos de amor, el musical de la paz, producido por Fernando Marín, que tuvo su debut en el Teatro El Nacional este martes. La obra narra un encuentro imaginario en un tren que atraviesa la India, entre los jóvenes que en aquel tiempo -la bélica década del ‘40- fueron Martin Luther King, la Madre Teresa de Calcuta, el Papa Juan Pablo II y Mahatma Gandhi. En esos rieles, Rodó interpreta a un guarda del tren, y Almerares a su amada esposa.

¿Qué fue lo que más les atrajo de la obra?

Rodó : El primer tentado fui yo. El proyecto me llamó la atención por lo original de su temática. Me pareció una propuesta con un grupo creativo muy interesante. Una puesta así en una obra nacional es algo extraño. Parecía un staff para musicales internacionales. Cuando supe que estaba Paula me interesó más aún. Habíamos trabajado juntos hace muchos años en algo muy cortito, y yo siempre la admiré mucho en su carrera operística. Me parece una bendición poder trabajar con ella ahora acá.

Almerares : También fue la temática lo que me atrajo, el mensaje que deja. El mensaje es de amor, una palabra tan trillada pero a su vez tan poco utilizada, o mejor dicho llevada a la práctica por las diferentes circunstancias que se viven en la vida. Me interesó, además, la oportunidad de poder transmitir lo que sé hacer con un musical por primera vez. En lo personal no encontré diferencias, porque canto de la misma manera. Para mí, también es un honor trabajar con Juan. Además, hay pocas obras nacionales que se la jueguen con tanto contenido visual de nivel internacional. Siento que es para todo tipo de público y eso se nota en los personajes que protagonizan: Gandhi, la Madre Teresa, Martin Luther King y Juan Pablo II. La propuesta incluye a los jóvenes, porque puede que sean historias que alguien les contó, pero así se vuelve algo más palpable. Y desde el punto de vista musical, no se parece a nada. Es un estreno mundial y tener la libertad de poder recrearlo es muy bueno.

¿Qué se puede contar del aspecto musical de la obra? ¿Qué géneros abarca?

Rodó: El lenguaje de Gabriel Senanes en un musical es algo nuevo y desconocido. Es un músico académico que combina cierta cuestión del acervo popular, un poco orientado al musical artístico y contemporáneo al mismo tiempo. Una mezcla interesante que renueva la escena con una música compositivamente muy bella. Las diferentes nacionalidades de los personajes le dieron la posibilidad de usar diferentes géneros. Hay negro spiritual y gospel, que los canta Martin Luther King; Gandhi canta una canción medio hindú; el personaje de Karol hace una balada. Y hay rock: variedad para todos los gustos.

¿A qué público sienten que va dirigida la obra?

Rodó : Va dirigida a todos, porque la verdad que puede ir un niño y un adulto. No todos conocen la vida y obra de estos personajes, y me parece interesante que los jóvenes los puedan descubrir. No para hacer un dogma de cada uno, sino para tomarlos como lo que son: personas rebeldes de 25 años, en esta historia, que luego se jugaron por un camino. Para unos fue lo religioso, para otros luchar contra la discriminación racial. Se juegan por su proyecto. La obra habla de eso, de esos pasos de amor que uno hace en pro de la conquista del ser humano.

Quizá sea la tolerancia el mensaje definitivo de la obra...

Almerares : El mensaje es general y va más allá de cualquier religión. Hay un punto en el que está la guerra y está la paz, y estos personajes son luchadores por la paz de diferentes maneras. Y ya que se han hecho conocidos personajes tremendos para la historia, por qué no conocer a estos que han sido fantásticos.

¿Creen que la obra sirve para acercar al gran público a géneros más elitistas como los clásicos?

Almerares : En lo que a mí respecta, yo creo que va a venir todo tipo de públicos.

Rodó : Es atractivo por lo mundial de los personajes. Hay pocos musicales que tengan esta temática y siento que las distintas comunidades religiosas se van a sentir atraídas, además del público adecuado al musical. Es un aporte importante para nuestro teatro.

¿Imaginan la obra viajando con ustedes por el mundo?

Rodó : ¿Por qué no? Lo deseamos. Fue un planteo de posibilidad. Ojalá que pueda crecer. La obra barre fronteras por su universalidad.

¿Qué otros personajes de la historia les hubiera gustado que fueran parte de la obra?

Almerares : Jesús. Pero es cierto que éstos son más cercanos, más palpables. Lo que no se palpa es lo que no se cree, y además, seguramente Jesús haya sido inspiración para ellos también.

¿Sienten que la obra puede aportar algún tipo de reflexión en un momento de tanta división?

Rodó : Siento que estamos viviendo una perversión de la democracia. No sólo en lo político, sino en muchos de los valores del ser humano que se reflejan en todos los órdenes. La soberbia del poder, la negación de la realidad. Lo que la obra busca es rescatar los valores personales del ser humano, que sea libre, que sea igual, y a partir de esto todo lo demás caería sólo.Es como la punta del iceberg.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario