domingo, 12 de agosto de 2012

De La Plata a Europa, Teatro Argentino de exportación

Entrevista

Detrás de escena: los artesanos del espectáculo

La Plata.- “Aquí se confecciona todo, desde los zapatos hasta las pelucas pasando por los vestuarios”, afirma el administrador general, Leandro Iglesias. En un reportaje con BA Noticias, muestra el profesionalismo con que se prepara y presenta cada obra y asegura que “nuestras producciones están llegando a Europa”.

De La Plata a Europa, Teatro Argentino de exportación

Podemos mencionar otro motivo de orgullo para el Teatro Argentino: estamos haciendo por primera vez la tetralogía de Wagner (Richard), son los cuatro títulos de “El Anillo del Nibelungo”. Ya estrenamos el primero, "El Oro del Rhin", con gran repercusión de la crítica y el público.Podemos mencionar otro motivo de orgullo para el Teatro Argentino: estamos haciendo por primera vez la tetralogía de Wagner (Richard), son los cuatro títulos de “El Anillo del Nibelungo”. Ya estrenamos el primero, "El Oro del Rhin", con gran repercusión de la crítica y el público.

El Teatro Argentino de La Plata es uno de los pocos coliseos de la región donde las óperas y los ballets son de producción absolutamente propia, lo que implica un trabajo intenso del personal que trajina laboriosamente el imponente complejo erigido en el centro de la ciudad.

En una entrevista con BA Noticias, relata los desafíos del emblemático edificio donde bailarinas, cantantes, escenógrafos, costureros, carpinteros y artesanos del entretenimiento corren el telón para ofrecer espectáculos de la más alta calidad internacional.

¿Cuántas personas participan en la puesta en escena que presenta el Teatro Argentino?

Es muy variable. Cuando hablamos de la ópera se dice que es la expresión artística más completa porque tenés una presentación musical, con la orquesta en vivo, los cantantes, la puesta en escena que es teatral. Si a eso le sumás la gente que participa en la construcción y elaboración de cada una de las producciones, no debemos de bajar de las 300 ó 400 personas.

Por ejemplo, cuando hicimos La Sinfonía de los Mil, la octava de Gustav Mahler con dos coros, dos orquestas, y el coro de niños, llegaron a participar 450 personas en el escenario.

¿Hay un staff permanente del Teatro?

Sí, entre los cuerpos artísticos, los técnicos, los administrativos, el área de mantenimiento y de servicios generales estamos rondando entre los mil agentes, igual que la sinfonía de Mahler.

Tenemos los cuerpos estables, una orquesta, un coro, un ballet, un coro de niños, la orquesta académica y luego los talleres divididos en secciones. Es uno de nuestros orgullos y característica principal, porque es un teatro de producción. Uno de los pocos que están quedando en la región. Cuando hablamos de producción, estamos haciendo referencia a la construcción completa de lo que se ve arriba del escenario: desde los zapatos, hasta las pelucas, pasando por todos los vestuarios, los corpóreos de escena de un nivel de producción que está alcanzando altísimos calidad a punto tal que nuestras producciones están llegando a Europa.

¿Qué rol cumple la Escuela de Artes y Oficios del Teatro?

Es una escuela que creamos y se abrió el año pasado con el fin de preservar los oficios teatrales, que están en riesgo de extinción. Simplemente por el transcurso del tiempo, los maestros que se han ido jubilando, algunos van muriendo, y si no se logra sistematizar la transmisión del conocimiento de oficios y tareas y actividades que no se hacen en otro lado que no sea un teatro, se corre el riesgo de perderlos. Y cuando se pierden, es muy difícil de recuperarlos porque no hay una institución en la región que se ocupe de la formación de estos oficios para trabajar en un teatro.

¿Tienen entre sus objetivos producir obras para otros teatros?

Sí, uno de nuestros objetivos es tratar de insertar el Teatro en la región y en el mundo. El nivel y la capacidad de producción que tiene nos ha permitido realizar convenios de coproducción con teatros como el de Montecarlo, o el de Bilbao, también el de Varsovia. Eso funciona con aportes igualitarios: nosotros construimos y confeccionamos la escenografía y el vestuario, se estrena la obra en el Teatro Argentino y luego viaja con destino a estos teatros.

Además, estamos logrando que nuestras producciones en la región comiencen a ser conocidas. Hace poquito volvimos de la primer gira artística completa que ha hecho el Teatro Argentino en su historia en el Teatro Mayor de Bogotá de Colombia, hemos llevado la producción de Eugene Onegin al Sodre (de Uruguay). Con esa producción, ese teatro que se reconstruyó después de su incendio luego de 20 ó 30 años, inauguró su temporada de ópera con esta obra de nuestro Teatro. La capacidad de producción nos está permitiendo ofrecer esta alternativa.

¿Cuál es el criterio de selección de las obras que se presentan?

No es un trabajo sencillo porque de alguna manera tiene un marco de definición de política institucional. Nosotros evaluamos los autores, los artistas que pueden participar, el tiempo que no se hace esa realización, tratamos de tener una temporada con composiciones de artistas argentinos. Analizamos el desafío artístico para nuestros cuerpos estables, buscamos qué puede ser interesante para acercar a un nuevo público, cómo completamos una oferta cultural en términos generales, tanto en la provincia como el resto del país. También, cosas que si no se hacen en un teatro como éste no se harían en otro lado, y la restricción presupuestaria que no podemos obviar.

Tenemos muchas consultas, que tienen que ver con los tiempos de realización y con los convenios de coproducción . De hecho junto con el Teatro Municipal de Santiago (de Chile) nos presentamos para el premio Benjamin Britten, de la Fundación Britten - Pears. Para 2013 y otorgaban 5 premios de cerca de 70.000 libras esterlinas para los mejores proyectos que se puedan realizar y fuimos ganadores de uno de esos premios. Eso nos completa para el año que tiene que estar un título de Britten.

¿Desean la presentación de algún artista en especial en el teatro?

No tenemos esa pretensión ni puesta la atención en ver qué artista consagrado traer. Lo que estamos tratando de hacer con mucho esfuerzo es promover y descubrir nuevos valores, a punto tal que hemos creado la ópera estudio, es un ámbito de capacitación y perfeccionamiento de cantantes líricos donde no solo se entrena la técnica musical, si no también lo escénico. Muchos de esos chicos ya están haciendo roles en nuestra temporada e incluso en otros teatros. Es gran desafío que no es estamos planteando es tratar de promover repertorios que por lo general se hacen con figuras extranjeras, con artistas locales y de la región.

Podemos mencionar otro motivo de orgullo para el Teatro Argentino: estamos haciendo por primera vez la tetralogía de Wagner (Richard), son los cuatro títulos de “El Anillo del Nibelungo”. Ya estrenamos el primero, "El Oro del Rhin", con gran repercusión de la crítica y el público. Un gran desafío porque lo estamos haciendo con un elenco integrado por todos cantantes de la región, no hay europeos, son argentinos, brasileños, uruguayos, peruanos. Durante un largo período toda la dirección artística estuvo realizando audiciones, descubriendo y entrenando nuevos valores, enseñándoles el rol.

¿Cómo hace el Teatro Argentino para despertar interés en los jóvenes cuando prevalece lo audiovisual e Internet como opción de entretenimiento?

Es un problema que tienen todos los teatros de este estilo: la preocupación de cómo atraer nuevo público. La respuesta es bastante compleja. Tiene que ver desde la programación, la forma en que se va a realizar esa puesta, los artistas que se pueden convocar, y por otro lado la difusión. Por lo menos, en lo que es la ciudad de La Plata y Buenos Aires funciona mucho el boca a boca. Cuando se instala un título que vale la pena, en las últimas funciones lo llenamos.

Hay algunas acciones muy potentes o agresivas para tratar de acercar a los jóvenes, como el descuento del 90 % en las entradas que se les hace a los menores de 25 años, en la última hora antes de empezar la función, para lo cual siempre se les reserva un cupo de 250 entradas. Eso está funcionando muy bien. No hay una barrera económica porque –además—ofrecemos las entradas desde los 20 pesos. Es un incentivo porque con algunas moneditas pueden ver un espectáculo con una calidad artística exactamente igual que la que se puede observar en cualquiera de los teatros líricos del mundo.

Por otro lado, estamos trabajando con universidades que están en la provincia de Buenos Aires buscando maneras de promover y atraer a los chicos con un programa que está empezando con un resultado muy interesante. Estamos ofreciendo el 3 x 1 en las entradas para los alumnos. La idea no es mantener las promociones, sino generar el público para que después vuelva. Estamos convencidos que si los traemos, por lo que ofrecemos, van a volver.

¿En qué consiste la digitalización del Teatro Argentino?

Hay un programa desarrollado muy interesante porque nuestro arte es efímero, culmina cuando termina la función. Entonces es muy importante poder guardar ese patrimonio, que tiene que ver no solamente con la escenografía, los vestuarios, si no con la puesta en escena. Durante años ese material fue descuidado ya que mucho tiempo este teatro estuvo cerrado y recién en el 2000 se volvió a abrir por lo cual prácticamente no quedaron archivos. Entonces estamos escribiendo un poco la historia.

Este programa lo que permite es establecer en forma sistemática la digitalización de todo lo que se produce, no solo desde el audio y el video, sino también del patrimonio material, como los vestuarios o la escenografía. Ese registro permite a la vez poder ponerlo a disposición de manera que se pueda resguardar y dar la oportunidad a aquel que esté interesado en la producción, de conocer el adelanto. Así que ayuda para que teatro pueda mostrar lo que hace y si se consigue colocar alguna producción en otro teatro es mejor todavía.

Fuente: http://www.banoticias.com/nota.php?id=54

No hay comentarios.:

Publicar un comentario