domingo, 13 de enero de 2008

Los primeros cines platenses

Una ciudad pionera en el continente.

Domingo 13 de Enero de 2008

Por Roberto Abrodos (*), especial para Agencia NOVA.

Haciendo un poco de historia, en nuestra ciudad el primer biógrafo, como se le decía entonces, vino de la mano de su propietario, el empresario Eduardo Ciocchini, quien fue el que introdujo el invento allá por el año 1901. El 18 de julio se inaugura el primer salón biógrafo de La Plata en la calle 8 N° 967, entre 53 y 54, tenia 8 metros de frente por 15 de fondo, al entrar había un pequeño vestíbulo en el cual estaba la boletería y en la parte superior la casilla del aparato.

El salón funcionaba los lunes, miércoles, jueves, sábados y domingos dando dos secciones: La primera, a las 20.30 horas, y la segunda a las 21.30, los precios eran de 30 centavos para los mayores y 20 para los menores.

Tenía capacidad para unos 70 espectadores y entre las primeras vistas exhibidas en el biógrafo de la calle 8 figuraban: “Corrida de toros en San Sebastián”, “El desfile militar argentino” y “Los acontecimientos de China”, entre otras.

El señor Ciocchini mandaba a repartir volantes de propaganda en forma de verso, primero hacia el elogio del biógrafo, de sus inventores, y luego formulaba una breve reseña de las vistas que se exhibían: ¿Quiere ver al misionero que a China va a enseñar la religión de Cristo?; ¿Y si a la tierra de hidalgos os quisieras trasladar, yendo a la plaza de toros que hay en San Sebastián?; Y otras miles maravillas, que para no detallar, mediante treinta centavos os invito a presenciar.

La novedad, atraía numerosa concurrencia y el señor Ciocchini veía recompensadas sus tareas de empresario activo y progresista.

En la sala había un portero, un boletero y un acomodador, operador era el mismo empresario, teniendo todas las noches de función varios ayudantes electricistas que colaboraban ad honoren, contentos de poder presenciar el desarrollo de las vistas.

El aparato que disponía el salón biógrafo era un Edison modelo 1901, lo más perfecto que había entonces y el único expedido para América del Sur por la fábrica de Nueva York, pero así y todo, había que estar muy atentos ante el peligro de un incendio.

Imagínense ustedes que estas primeras exhibiciones en La Plata llamaban mucho la atención y motivaban los más variados comentarios: ¿Cómo pueden moverse así los personajes retratados? Si son fotografías, ¿Cómo se mueven? Y sí, eran muchos los curiosos que iban a pedirle a Ciocchini que les indicase el secreto y él les mostraba una cinta con figuras diminutas, y el secreto seguía siendo secreto.

Uno decía ¿Como será eso de que las fotografías tienen movimiento?, el otro contestaba: Es la cosa más sencilla del mundo, todo eso se hace con piolitas, ¿Entendés? Con hilitos, atrás del telón, allí esta la trampa.

Un diario local, juzgando una función del Salón Biógrafo, decía: “Lástima que el telón no sea más grande y ese policía de Londres tan gordo y gracioso, con esa sonrisa tan significativa y picaresca, no pueda verse sino de medio cuerpo, cuando con un poco más de altura del telón se vería de cuerpo entero”.

El salón de la calle 8 tuvo un solo año de existencia, algunas dificultades de orden artístico, impedían renovar los espectáculos y el público comenzó a escasear y don Eduardo Ciocchini se vio obligado a cerrar.

Después, el cine, llamado séptimo arte, se difundió más, había más salas, como la del Cine París (7 entre 47 y 48 donde estaba Casa Tía) frecuentada por un público de refinados gustos, o la risueña y escandalosa clientela del popular Cine-bar América (de 51 entre 5 y 6) que no dudaba en intervenir apoyando al bueno y silbando al malo, con frases que movían a risa, es más, a veces la película pasaba a segundo plano, ni hablar de cuando se cortaba, la silbatina era generalizada.

Ya para el año 1928, la lista de cines era nutrida: Teatro Cine Ideal de Calle 47 entre 7 y 8; Teatro Cine París de Avenida 7 entre 47 y 48; Teatro Cine Select de Avenida 7 entre 55 y 56; Teatro Cine Avenida Hall de 7 entre 58 y 59; Cine Splendid de 12 entre 56 y 57; Cine Princesa de Diagonal 74 entre 3 y 4; Cine Bar América de 51 entre 5 y 6; Cine Bar Colón de Diagonal 80 entre 49 y 50; Cine Sarmiento, de 5 entre 63 y 64; Teatro del Lago del Paseo del Bosque; Sociedad Unione e Fratellanza de Diagonal 74 entre 3 y 4; La Gauloise de 4 entre 45 y 46; Cine Edén Palace de 12 entre 61 y 62 y Cine Bar San Martín de 7 entre 50 y 51.

El 28 de agosto de 1948, en los altos de la galería que lleva el nombre del fundador de la ciudad, la flamante sala cinematográfica inauguraba sus proyecciones con el estreno de un laureado film de la época: "Un enviado del Cielo", de la RKO Radio Pictures. Y sí, el cine fue progresando en comodidad y en salas.


(*) Creador de La Plata la Ciudad Mágica - www.laplatamagica.com.ar

Conductor de "Noticias de historia de La Plata", los lunes de 17 a 19 en FM 106.7 Récord - www.fmradiorecord.com.ar

Integrante de la Asociación Amigos del Museo y Archivo Dardo Rocha - www.amigosmuseorocha.com.ar

Columnista de historia de La Plata en “Panorama de Radio”, AM 1480, lunes y jueves entre las 6 y las 9 - www.panoramaderadio.com.ar

Fuente: http://www.agencianova.com/nota.asp?n=2008_1_13&id=47126&id_tiponota=11

No hay comentarios.:

Publicar un comentario