miércoles, 28 de diciembre de 2005

El Teatro Coliseo Podestá recobrará su esplendor

INICIARON LA RESTAURACION

El ambicioso proyecto ya está en marcha y quieren que esté todo listo para el nuevo aniversario de la ciudad. En esta primera etapa, se realizarán trabajos en su interior

En el cielorraso del Teatro Coliseo Podestá, los querubines danzan mientras Cupido, montado a la luna, dispara dardos envenenados de amor. Unos metros más abajo, Verdi, Mozart y Rossini vigilan desde la garganta -así se llama a la franja que continúa al cielorraso- y hasta ahí llega un andamio, como una araña de patas largas que hubiera crecido espontáneamente entre las butacas del Coliseo Podestá.

Comenzaron las obras de restauración del edificio, y el andamio estará al menos por 15 días ahí, aunque los trabajos en total durarán alrededor de 8 meses. El objetivo es dejar el Coliseo reluciente para el cumpleaños de la ciudad.

En el escenario -acompañado por Paula Parisi, directora de Cultura-, Lito Cruz, director artístico del proyecto, explica: “El esfuerzo de todos es fundamental para llevar adelante este emprendimiento, por eso es importante la presencia de la administración estatal, de las empresas y también de vecinos y amigos que están constituyendo una asociació civil para canalizar nuevos aportes”.

La obra

Está dividida en cuatro sectores: restauración del cielorraso y la garganta, la instalación de un sistema de calefacción, el mejoramiento del sistema de seguridad (habrá un nuevo tanque de reserva de agua con una capacidad de 70 mil litros en caso de incendios y además se pondrá un telón de acero en la boca del escenario, que separará al escenario del resto) y la puesta a punto de la fachada.

Los trabajos del exterior del Teatro se licitarán en una fecha próxima (febrero, posiblemente). Y, como se dijo, tienen como condición terminar antes del 19 de noviembre.

El presupuesto inicial asciende a casi tres millones de pesos. Hasta ahí los datos fríos, pero, ¿cómo lo hacen? Oscar Lertora, restaurador a cargo, explica: “El cielorraso tiene una alegoría llamada El Día, que data de 1880. Fue realizada en lino italiano y está muy deteriorada debido a los 20 años que el teatro estuvo cerrado con una pérdida en el techo. También tiene agujeros de bala, que se supone son un recuerdo de los mitines políticos que aquí se hacían.

Para poder trabajar tuvimos que hacer un diagnóstico sector por sector. El fresco está construido en franjas. Para evitar que vuele la pintura, primero hay que fijarla. Luego se hace un reentelado, es decir se pega una tela por detrás para bajar la pintura. Esta tela debe ser de una textura menor para no dejar pliegues en el dibujo. Una vez desmontada se traslada a un atelier, donde se restaura. Es decir, se vuelve a fijar la pintura, se retoca, se limpia, se barniza y vuelve al teatro para ser recolocada”.

Cuando esto suceda, el sol volverá a brillar alrededor de la araña y Cupido verá mejor a sus víctimas, mientras los querubines danzan.

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2005/12/28/pdf/18-c.pdf

No hay comentarios.:

Publicar un comentario