martes, 17 de octubre de 2000

El sentimiento, desde Mozart a nuestros días

TEATRO / CRITICA

El Teatro Argentino prestó su escenario para la presentación de La Reina de la Noche. Enmarcada por la ópera de Mozart, la obra de Bernhard refleja el sentir del músico

Thomas Bernhard (1931-1989), novelista y dramaturgo austríaco, creó personajes ferozmente autocríticos y autodestructivos. Enseñó a los austríacos a verse a sí mismos ante un espejo malévolo y a los escritores de todo el mundo un par de trucos: el monólogo jadeante y la repetición obsesiva. Con el fondo de La flauta mágica de Mozart y personajes desprendidos desde la ópera, Bernhard construye una obra cargada de simbolismos, que presenta una reflexión sobre el sentido de la vida y su esencial inmanencia.

El triángulo protagónico está compuesto por una soprano que vive inmersa en un mundo de ficción absoluta; un médico, representante de una realidad cruda, sádico y hasta siniestro, y el padre de la soprano, un viejo ciego que sufre ante su hija “capturada por el teatro”, comparte con los otros elementos antagónicos y es una especie de títere del médico.

La Obertura de La flauta mágica anuncia el enfrentamiento actoral sobre un escenario dividido en dos: el gabinete médico, que se transforma en sala de maquillaje de la soprano y en él se encuentra la maqueta de un teatro de marionetas, que refuerza su significado con el empleo de un muñeco representando a la mujer. En el otro extremo, la taberna

Los tres cosacos. La sra. Vargo, corporizada por un hombre, enfatiza el divismo de la soprano y Winter, transformado en observador permanente, son los personajes secundarios. En el medio, un gran muñeco: la Reina de la Noche.

El telón, que casi oculta al muñeco, se abre cuando el ciego se para frente a él y suena el Aria primera, que se cierra con un trueno de la misma ópera. La traducción del ciego del texto operístico refleja sus sentimientos hacia su hija, que canta como los dioses pero es atolondrada y torpe, pero sensible. Entonces se produce la identificación entre el ciego y

La Reina de la Noche.

Del elenco sobresale Tina Serrano, pero el espectáculo cae en un ritmo aplanado, sin matices y muy discursivo. En el final, la soprano renuncia a todo por su padre, coincidiendo con la puerilidad de La flauta mágica, un prolongado adiós a esta tierra, de la cual lo humano desaparece y surge ese soplo de sabiduría, que dio sentido a la vida de Mozart.

Por Ana M.Tótoro

Ficha técnica:
Obra: La reina de la Noche
Autor: Thomas Bernhard
Elenco: Tina Serrano, Roberto Martínez, Pepe Monje, Julio Romero y Joselo Bella
Dirección: Roberto Villanueva
Escenografía y vest.: Oria Puppo
Lugar: Sala Astor Piazzolla (Teatro Argentino)
Fecha: Vie. y sáb a las 20.30 y dom. a las 17.30.
Nuevas funciones: 20, 21, 22, 27 y 28 de octubre y 3, 4, 5, 10, 11 y 12 de noviembre
7 Puntos

Fuente: http://pdf.diariohoy.net/2000/10/17/pdf/24.pdf

No hay comentarios.:

Publicar un comentario