jueves, 9 de octubre de 1997

Una evocación de los Podestá

CREADORES DEL CIRCO CRIOLLO
  • Con una muestra de fotos, recuerdan a la familia de actores en la Biblioteca Nacional Interpretaron folletines legendarios, como el del gaucho Juan Moreira
  • Fueron los pioneros del teatro argentino

JUDITH GOCIOL

Pepino el 88 y Juan Moreira fueron, probablemente, los dos personajes más populares del circo criollo. Seguramente por eso, sus imágenes ocupan un lugar preferencial en la muestra de fotos dedicada a la familia Podestá -pionera del circo y el teatro argentinos- montada hasta el 21 de octubre en la Biblioteca Nacional.Están ubicadas dentro de una pequeña carpa de colores en la sede de la Biblioteca. Especie de santuario de acróbatas, payasos y malabaristas.

Pedro Podestá, inmigrante genovés y padre de nueve hijos, inició a la familia en el arte de la actuación, que heredaron otras tres generaciones. Ese impulso fundador desarrolló un nuevo espectáculo: el circo criollo. Dividido en dos partes, en la primera se presentaban pruebas de acrobacia y comicidad, y, en la segunda, una obra de teatro.Con los dramas gauchescos, los Podestá se convirtieron en los protagonistas de la época de oro de este género, que se extendió entre 1890 y 1916.

Sus personajes se hicieron tan populares que hasta se incorporaron a los carnavales porteños, según explica uno de los paneles de la muestra.Juan Moreira, adaptado del folletín de Eduardo Gutiérrez, fue inmortalizado por José Podestá, que también caracterizó al clown criollo Pepino el 88. Se estrenó inicialmente como pantomima, pasó después a los teatros como obra dramática y hasta adquirió voz y discurso.Todas las caras de Moreira tal como puede verse en varias de las reproducciones de la muestra, Moreira tomó las formas más variadas: desde una caricatura publicada en la revista El Mosquito, en 1891, hasta un folleto desplegable de publicidad de cigarrillos.

De este modo, el gaucho perseguido se convirtió en un mito viviente. Las giras del circo lo convertían en un ser concreto ante los ojos de los espectadores, que se apasionaban durante la representación como si se tratara de una escena real.Los Podestá fueron, además, precursores del teatro argentino. Con ellos se incorporaron las compañías nacionales a un género dominado, durante décadas, por los elencos extranjeros. Su arte llegó también al cine -tanto al mudo como al sonoro-, a la radio y la televisión: la gesta de una familia.

Fuente: http://edant.clarin.com/diario/1997/10/09/e-05801d.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario