sábado, 5 de julio de 2014

Ballet con Humor presenta "Gran Carrusel" en la Sala Piazzolla

CULTURA / Este viernes y sábado. Un espectáculo donde bailarines varones parodian los papeles femeninos en coreografías clásicas y contemporáneas, bailando con excelencia. Adrián Dellabora, director de la compañia, dialogó con Diagonales.

Adrián Dellabora, director general de Ballet con Humor (Foto: Guillermo Genitti TA)

04.07.2014 | 12:38

Marcelo Alonso

Luego de más de una década desde su última presentación en el Teatro Argentino de La Plata, la compañía Ballet con Humor se presentará este viernes 11 y el sábado 12 de julio a las 20.30 en la Sala Astor Piazzolla (calle 51 entre 9 y 10) para ofrecer "Gran Carrusel", su último espectáculo recientemente estrenado en Capital Federal e integrado por 16 bailarines varones del Teatro Argentino de La Plata y el Teatro Colón de Buenos Aires.

Con el propósito de divertir al público en general, y apoyándose en una interpretación que parodia con excelencia los papeles femeninos de las grandes coreografías clásicas y contemporáneas, el espectáculo transita por diversos estilos con un gran colorido, donde el conjunto representa un gran carrusel que va rotando en una noche de fiesta sembrada de estrellas, con bailarines vistiendo tutús y calzando zapatillas de punta.

La dirección general y el vestuario son de Adrián Dellabora; la asistencia de dirección de Ángel Gómez; la realización de vestuario de Vanina Borda (Teatro Argentino), Jorge Tirigall y Estela López (Teatro Colón); el maestro de baile es Jorge Tirigall; la logística es de Gustavo Cusnier; la producción ejecutiva y coordinación general de Adrián Seijas-Prieto y la Producción General de BCH Producciones.

Adrían Dellabora, además de ser el  director general de la compañia, también es uno de sus bailarines. En diálogo con Diagonales, nos contó parte de la historia de la compañia, y las características de este nuevo espectáculo, entre muchísimas historias y anécdotas que configuran los veinte años de trabajo ininterrumpidos desde la creación del ballet.

-¿Cómo surge el nacimiento de la compañia?

- A principios de los 90´me enteré que venía al Ballets Trokadero a Buenos Aires, que era un espectáculo de humor con danza de una compañía de Estados Unidos. Y fui a verlo con Jorge Curia. Yo tenía muchas expectativas pero durante la función no fue como había imaginado. Tal vez mis expectativas eran demasiadas. Y en ese momento, estando allí, con Jorge nos propusimos formar este ballet. En ese momento pensamos "nosotros podemos hacer un buen ballet con humor". En junio del ´94 dimos la primera función, en el Centro Cultural Recoleta. En ese momento los directores del ballet eran Jorge Curia y Carlos Gonzáles. En el ´98 fallece Jorge y allí tuvimos un parate, para luego volver a debutar en el 2001.

- ¿Cuando aparece el nombre "Ballet con Humor"?

La historia del nombre apareció mucho antes, en el ´92, cuando el Argentino funcionaba en el Rocha. En ese momento uno de los directores pidió si se podía hacer una función a beneficio. Ahí fue cuando se armó y se hizo. Y en el ´94, como te decía, decidimos armar la compañia actual, que siempre se anunciaba como un ballet con humor... y decidimos no cambiarle el nombre con el que se presentaba. Entonces quedó así, Ballet con Humor, ya que era lo que hacíamos.

- El humor que proponen tiene toda una búsqueda creativa.

- Sí, nosotros utilizamos obras del repertorio clásico y las adaptamos. Ultimamente tomamos más del repertorio clásico y armamos el espectáculo en base al repertorio. Hay algo fundamental, nunca, nunca, se intentó igualar a una mujer, lo que hacemos es exagerar los tics que puede llegar a tener una bailarina. Son tan sutiles los movimientos de las bailarinas, que con un pequeño cambio ya queda bárbaro y divertido. Nosotros nos divertimos mucho al hacerlo y usamos muy poco al varón, el "partenaire" aparece en pocas ocasiones, ya que la coreografía está armada para bailarinas. También la música está intervenida, cortamos, hacemos repeticiones y utilizamos voces en off.

- ¿Cómo se recrean las caracterizaciones, con 16 bailarines en escena?

Hay un montón de recursos, todo en base a lo que es una bailarina, con un grotesco terrible. Porque el fin es lo grotesco, lo que se quiere imitar de una bailarina. La historia grande fue la utilización de la punta, tuvimos que armar talles especiales. Nos enfundamos en tutús y nos calzamos las zapatillas de punta. A veces es complicado para el varón utilizar la punta, pero hay chicos que tienen mucha solvencia, y la verdad es que nosotros también nos reimos mucho y lo disfrutamos, tando en los ensayos como en el escenario. A veces suceden situaciones impensadas, porque las funciones también dependen mucho de los espacios que hay en cada sala y las adapatamos también a eso. Hemos tenido situaciones desopliantes, que sin querer hicieron estallar al público de la risa. Esa es una de las cosas que permite nuestro espectáculo... una caída, una situación repentina, termina siendo muy cómica y divertida, tanto para el público como para nosotros mismos.

- ¿Qué presenta el espectáculo Gran Carrusel sobre el escenario?

- Gran Carrusel es como un muestrario de varios números del repertorio. Abarcamos clásico, moderno, danzas folclóricas, tango y un número final que es bien argentino, bien autóctono. Gran Carrusel es como una calesita, por donde pasan todos estos tipos de danza. También hay un número de jazz, usamos partes de opera con una fonomímica de Yma sumac, una soprano muy exitosa de los años ´50, que tenía un registro vocal muy particular. El fin nuestro es hacer un espectáculo grotesco y divertido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario