miércoles, 14 de mayo de 2014

Una italiana “en armas”

 “LA ITALIANA EN ARGEL”

POR Mario F. Vivino

ESCENA DE “UNA ITALIANA EN ARGEL”, ÓPERA BUFA DE ROSSINI QUE SE PUEDE VER EN EL TEATRO ARGENTINO  

Opera bufa de Gioacchino Rossini. Primera representación: Venecia 22 de mayo de 1813. Elenco: Mariana Rewerski: Isabella; Ricardo Seguel: Mustafa; Santiago Ballerini: Lindoro; Luciano Miotto: Taddeo; Oriana Favaro: Elvira; Rocío Arbizu: Zulma; Juan Pablo Labourdette: Haly. Orquesta y coro estables Teatro Argentino. Director de Orquesta Silvio Viegas. Director de Coro: Hernán Sánchez Arteaga. Director de escena: Pablo Maritano. Escenografía: Andrea Mercado. Teatro Argentino. Mayo, 2014.

La ópera bufa ocupa en el frondoso repertorio de las óperas italianas un destacado lugar y sin duda es Rossini uno de sus más conspicuos compositores. La “Italiana en Argel”, obra que el Teatro Argentino decidió reponer –es la primera vez que se representa en el teatro refaccionado puesto que las anteriores versiones en La Plata fueron en el Cine Rocha o en el Teatro Podestá- es una de las más representativas y su débil trama: una clásica “tourcade” de principios de siglo XIX, no es mella para que la chispeante música que fluye de esta siempre jovial partitura deje de agradar a los públicos del mundo.

Isabella es una decidida italiana que para liberar a su prometido Lindoro de las manos del Bey Mustafá decide embarcarse junto a su siempre tenaz pretendiente Taddeo. Al mismo tiempo, el Bey quiere una mejor prometida que las sumisas integrantes de su harem. Se suceden una brillante obertura, arias, dúos y concertantes de una calidad nada común y la alegría que emana de la partitura y los cantares permiten disfrutar de tres horas de una excelente manifestación operística.

La orquesta dirigida por el brasileño Silvio Viegas concertó adecuadamente. El coro, que debe adoptar muy diversos roles, mostró su acostumbrado ensamble y sonoridad.

Protagonista fue Mariana Rewerski que tuvo momentos muy felices y en su siempre esperada aria “Il mío tesoro” se llevó una ovación de la concurrencia. Nuevamente impactó al público la actuación, canto y capacidad de Ricardo Seguel, un Mustafá gracioso, fuerte y querible. Santiago Ballerini alcanzó un justo nivel como Lindoro. Se lució vocalmente Luciano Miotto quizás un tanto exagerado en lo escénico, como Taddeo. Impecables los demás integrantes del elenco.

La puesta de Andrea Mercado, en general lucida y de buen gusto pecó sin embargo de excesiva mostración de armas de muy diverso calibre como “protección” o por otras razones inentendibles. (¿Armas en escena operística de una ópera bufa?) Correcta régie de Pablo Maritano, un artista argentino que ya ha trascendido a nivel internacional, con las excesos que señalamos en cuanto a movimientos de custodios y algunas extravagancias y desnudos que pueden ser graciosos pero en algunos casos…

En conjunto, un valioso aporte del Teatro Argentino.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario