sábado, 17 de mayo de 2014

"Muerte en Buenos Aires": Un policial muy enredado

CINE

ESCENA DE “MUERTE EN BUENOS AIRES”, FILME QUE SE ESTRENÓ EL JUEVES EN LAS SALAS LOCALES

ARGUMENTO

El inspector Chávez, hombre de familia y rudo policía, queda a cargo de la investigación de un homicidio ocurrido en uno de los lugares más selectos de la Buenos Aires de los años 80. En la escena del crimen, conoce al agente Gómez, alias El Ganso un novato que se convierte en su mano derecha. A medida que avanza la investigación, la sombra de una duda cae sobre el círculo íntimo de Chávez. Sin escapatoria, Chávez deberá elegir en quién confiar su vida.

Horarios
CINEMA CITY - SALA DIGITAL 2D Calle 50 nro. 723 entre 9 y 10 - Tel: (0221) 423 5456
12:20 - 14:30 - 16:40 - 18:50 - 21:00 - 23:10 - SABADO TRASNOCHE 01:20

CINEMA PARADISO - SALA DIGITAL 2D Calle 46 entre 10 y 11 - Tel: (0221) 483 4074
13:50 - 17:25 - 23:05 - SABADO TRASNOCHE 01:15

CRITICA

POR ALEJANDRO CASTAÑEDA

MUERTE EN BUENOS AIRES, de Natalia Meta.- Inverosímil y extravagante policial ambientado en la Buenos Aires de mediados de los 80, con mucho glamour de plástico, partidos de polo, coleccionistas de arte, comisarios ingenuos y consumidores y jueces vendidos y sinuosos, una realidad no tan diferente a la de estos días. 

Asesinan a un homosexual en su buen departamento. Y un inspector de la Federal, con algún entuerto familiar, se encarga del caso, aunque el juez le aconseja no investigar demasiado. Se suma a la pesquisa un agente novato y alrededor de ellos entra y sale un cantante gay y la ayudante del inspector. 

La ambientación está bien y la presentación del tema, también, pero la realización (Natalia Meta, también guionista) deja muchos cabos sueltos, dirige mal los actores (Hugo Arana y Emilio Disi dan pena) y llena de pistas falsas una trama sin sustancia que revive el viejo juego del cazador cazado. 

La historia hace agua, se enreda y se complica y encima presenta un par de escenas efectistas (lo del nene con la pistola; la tropilla que galopa por Diagonal Sur; el crimen final) que restan más de lo que suman. Al final, cuando desfilan los títulos, aparecen imágenes nuevas que aportan otra mirada: ¿Qué paso? ¿No entraron en el corte final? ¿Agregan nuevas lecturas? ¿Completan o corrigen? Hasta en el segundo final la autora sigue tocando timbres en busca de nuevos
ganchos narrativos. (** ½) .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario