viernes, 9 de mayo de 2014

Larry de Clay en el Teatro La Nonna

Larry de Clay: “Ya soy como un mueble de ShowMatch”


Mañana, el humorista que transita su 17ª temporada al lado de Marcelo Tinelli se presenta en La Plata con la comedia Raley de Clay, junto al mago Raley, que también fue parte de la factoría Tinelli. En charla con Hoy, hablan del fenómeno más taquillero de la televisión y aseguran que les gustaría que regrese el humor

Marcelo sabe a quien mira. Marcelo te toca con la varita mágica y explotás. Marcelo dice algo y suma 28 puntos de rating”, cuentan los que lo conocen. A esta altura, después de 20 años en nuestras pantallas -desde el televisor turbo al LCD-, Marcelo Tinelli ha pasado a ser familiarmente Marcelo y quienes han formado parte de ese gran pulpo que es Ideas del Sur, con ShowMatch a la cabeza, lo conocen muy bien.

Raúl Biaggioni, popularmente conocido como Larry de Clay, es quizá el caso más paradigmático. Con una formación teatral que data desde su adolescencia, en 1996 ingresó al exVideoMatch y desde entonces escolta al conductor en cada inicio del programa. En Bailando por un sueño, ya no hay lugar para los chistes de salón de antaño, pero se las ingenia desde el panel que, detrás de cámara, comparte junto a la histórica Marcela Feudale, Carna y el Chino D’Angelo. Y, sino, siempre le quedará el teatro.

“Tengo 20 años arriba de las tablas; mis primeros pasos los di en el teatro. Pero en el ’96 Marcelo vio unas cámaras ocultas que yo había enviado, le gustó mucho mi trabajo, me ofrecieron el contrato y ya quedé como parte de ShowMatch. La televisión es así, salís un día y ya te conoce todo el mundo”, explica Larry.

Pero, como él afirma, “ShowMatch es impredecible”, se reinventa de acuerdo al humor de la gente. Y así, una noche el hombre de galera, frac y habano que contaba chistes malos –“creyéndose Verdaguer”- debió guardar el traje cuando en 2006 Bailando por un sueño comenzó a desplazar al humor.

A partir de entonces, retomó sus trabajos en el teatro y, sobre todo el año pasado, cuando ShowMatch no estuvo al aire, vivió “de los escenarios”. Fue ahí que dio forma al espectáculo Raley de Clay, una comedia mágica que encabeza junto al mago Raley [N. del R: en 2012 fue un asiduo visitante del ciclo de Tinelli y hasta protagonizó una agitada pelea con el Mago sin dientes; fue parte del ciclo de Susana Giménez y actualmente trabaja con Panam] y que mañana, a las 21.30, saldrá a escena en el Teatro La Nonna (3 esquina 47).

El espectáculo, explica Raley, “es una fusión de magia y humor. Una comedia para toda la familia donde un mago y un humorista se encuentran en el escenario, cada uno por separado, para hacer su show hasta que un dios los une en el dúo Raley de Clay. Ahí es cuando yo le transmito toda mi magia y él me transmite su humor”.

¿Tuvieron que buscar en el teatro el lugar que la televisión o ShowMatch no les daba para el humor? 

Raley: Hoy el show está centrado en el baile, el humor ha sido relegado. No tenemos idea por qué cuesta tanto meter programas de humor. Sería lindo irse a la cama con una sonrisa. Larry es un actor increíble y sería bueno que pueda volver a mostrar sus personajes en pantalla. 

Larry: Ojalá tengamos más espacio para hacer humor [N. del R: aunque este año debutó el segmento Gran Cuñado, el actor no hará imitaciones], pero la verdad es que Marcelo es impredecible, puede cambiar todo. Nosotros siempre estamos ahí, en el banco de suplentes, para entrar cuando haya que entrar y hacerlo de la mejor manera. 

¿Marcelo ya te siente como cábala?

L: Ya soy como un mueble del estudio, como un escritorio o una mesa. Me sigue asombrando que después de tanto siga ahí, al lado de Marcelo, que el programa siga al aire. Nosotros aportamos lo que podemos desde un panel y han surgido grandes situaciones de humor a partir de alguna palabra nuestra.

¿Hay una vida sin Tinelli?

L: Siempre hago cosas, más allá de que esté o no ShowMatch. Hago teatro; radio en AM 950 junto a Adrián Noriega; estoy grabando para un ciclo de televisión; a punto de sacar un libro de entretenimientos y escribiendo una novela. Nunca me detengo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario