domingo, 27 de abril de 2014

Jani Dueñas: Humor extremo

La comediante chilena llega a la Ciudad con su grupo de stand up Hardcore, que con una “irreverencia intencional” aborda temas como el amor, el feminismo, el sexo y la homosexualidad 

Por CECILIA FAMA


Se para en el escenario y, por ejemplo, le cuenta al público que ella era “una chica muy soltera; muy fiestera”. Pero que hace unos meses, pasó “de una vida de juerga, a estar casi casada”. Cuenta cómo, “con el amor, una se vuelve una gran pelotuda y se convierte en todo lo que hace poco tiempo odiaba”. Con gran ironía y un humor desprejuiciado va relatando diversas situaciones cotidianas. Y todos los presentes quedan atrapados por estas historias; muchos se identifican. Se crea un vínculo que tiene a la risa como
cómplice.

“Cuando uno hace humor, el humor está incorporado a todo lo que uno hace. No es que no haya situaciones dramáticas, sino que les das una vuelta de tuerca, les buscás el ridículo, y así aprendes a reírte de todo”, dice Jani Dueñas, la comediante chilena que este fin de semana actuará en nuestra ciudad junto a su grupo de stand up, Hardcore, que integran también José Miguel Villouta, Paloma Salas y Natalia Valdevenito. Se presentarán hoy, a las 21.30, en Ciudad Vieja (17 y 71), luego de hacer shows en Buenos Aires y Rosario.

Atrás quedaron los miedos a que el público argentino no fuera amable con el humor chileno. Luego de compartir escenario, de ambos lados de la cordillera, con nuestra “standapera” Malena Pichot, ella ya sabe que acá nos reímos de lo mismo: el amor, las relaciones personales, las obsesiones… Sólo adapta un poco el material; algunas palabras. Incluso en esta entrevista con EL DIA no dice “pololo”, sino novio, cuando se refiere a su pareja.

Hardcore rompió el molde del humor chileno a través de su “irreverencia intencional” para abordar temas como el sexo, el feminismo o la homesexualidad en una sociedad en la que no se habla de esas cosas tan libremente. “Nosotros cuatro venimos de la televisión, que es un medio que tiene límites muy marcados en nuestro país. En cambio, con el grupo, tenemos una libertad editorial absoluta. Y, si bien el camino creativo de cada uno es en solitario, entre los cuatro nos potenciamos, nos corregimos, nos protegemos. Y tenemos una sana competencia creativa”, dice la actriz.

Las rutinas de Jani saltan del amor al feminismo y se meten en situaciones cotidianas como la de ir al supermercado. Completan el show las de sus tres compañeros. José Miguel Villouta, por caso, es panelista del programa Intrusos chileno. Sus monólogos son muy provocadores, haciendo énfasis en cómo es el medio televisivo. Y también aborda el mundo gay con mordacidad y en primera persona.

Natalia Valdevenito compartió con Dueñas el programa televisivo el Club de la Comedia. “Si algo la distingue es la frescura y la espontaneidad de los actores que hacen mucha impro” la describe su compañera: “sus temas son muy diversos: las relaciones en general, las relaciones sexuales. Hace un humor muy observacional y desde allí también analiza las distintas idiosincrasias, como la de los chilenos y la de los argentinos, haciendo un link muy interesante”.

Paloma Salas, en tanto, es guionista y panelista de televisión. “Es la menor del grupo, hija única y a pesar de estar pisando los 30, aún vive con su madre” revela Jani: “sus rutinas son una especie de terapia; muchas giran en torno a la relación con su mamá y cómo ésta, más que una madre, es una especie de hija”.

ACTRIZ... Y MUCHO MAS

Jani Dueñas comenzó su carrera como actriz de teatro, y luego se acercó al humor a través de un programa de televisión infantil que el mes que viene arranca su cuarta temporada. Allí, en esa especie de mundo Muppet llamado “31 minutos”, es un animalito verde llamado Patana. “El programa es lo más parecido a tener una banda de rock”, dice sobre esta creación de Alvaro Díaz y Pedro Peirano -uno de los guionistas fundamentales del cine chileno, nominado al Oscar por la película “No”. El vínculo no es caprichoso: los títeres y sus canciones participaron del Lollapalooza Chile.

“Con ellos empecé a despertar esta cosa del humor” recuerda la actriz: “y luego, junto a José Miguel, pionero del stand-up en Chile, me acerqué a ese género, que me conquistó por completo. Cuando uno hace humor, desarrolla una especie de músculo que encuentra la risa en todas partes. Y es genial”.

Además de titiritera y comediante, Dueñas firma libros: editó por Planeta “Gatos gordos, piscolas, y otras voces que me persiguen”, en el que recopila sus mejores monólogos desde que empezó a hacer stand-up y que fue uno de los más vendidos en el país trasandino durante varios meses.

Otra de sus pasiones es la radio. Tras su paso por un emisión futbolera, espera el comienzo -en mayo- de su programa “Maldición gitana”, de “entrevistas y tocatas en vivo”, que se emitirá a través de Molécula, una radio on-line chilena. Ama la música y admira a Charly García y al Flaco Spinetta. “Sin ellos, muchos de los que hacen música, no podrían hacer nada”, dice Jani. Como buena hardcore, bien rockera.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario