jueves, 27 de marzo de 2014

Cuenta regresiva para Metallica

DESEMBARCO INTERNACIONAL EN LA PLATA


LA BANDA ESTADOUNIDENSE CREADA EN 1981 POR EL CANTANTE JAMES HETFIELD (FOTO) Y EL BATERISTA LARS ULRICH DESEMBARCARÁ CON TODO SU METAL EL SÁBADO Y EL DOMINGO EN EL ESTADIO UNICO

La banda de rock estadounidense se presenta el sábado y el domingo en el Estadio Unico 

En lo que será uno de los recitales internacionales más esperados del año, La Plata se prepara para el desembarco de Metallica, la reconocida banda de rock estadounidense que se presentará el sábado y el domingo en el Estadio Unico.

En el marco de un gira internacional, el grupo creado en 1981 por el cantante James Hetfield y el baterista Lars Ulrich, presentará el fin de semana en la Ciudad un show denominado “Metallica a pedido”, un espectáculo con el repertorio elegido previamente por los seguidores locales.

Según se informó ayer, las puertas del estadio de 25 y 32, en el que se espera la presencia de una multitud de fans de todas partes del país, se abrirán a las 16 y a las 19 subirá al escenario la primer banda telonera, “Cirse”, una agrupación de rock alternativo liderada por Luciana Segovia.

A las 20, en tanto, la previa será calentada por la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, un grupo de jóvenes surgido en el vertedero de la capital paraguaya, quienes los vienen acompañando durante todo el recorrido sudamericano de la gira.

El show de Metallica, una banda con más de 30 años de trayectoria y un repertorio de más de 140 temas, subirá al escenario del Estadio a las 21.30, para sacudir a sus fans con una actuación cargada de energía, tal cual sus anteriores presentaciones.

EN PARAGUAY

En este sentido, Metallica se ganó la noche del lunes al público de Paraguay con una actuación cargada de energía y de complicidad, en una velada en la que James Hetfield y Lars Ulrich jugaban como en casa en Asunción, donde tocaban por vez primera, pero desde su condición de “visitantes ilustres” de la ciudad, título otorgado a primeros de mes por la intendencia.

Se percibió desde los primeros compases que sonaron del western “El Bueno, el feo y el malo”, habitual en las aperturas del cuarteto y coreado por los más de 30.000 fanáticos que se congregaron en el Jockey Club, el hipódromo de Asunción.

Las notas del italiano Ennio Morricone para ese filme fueron el preludio de un salvaje “Battery”, que puso en pie a un público en su mayor parte uniformado con camisetas negras con la carátula del grupo.

Siguiendo la fórmula del “Metallica a pedido”, donde los asistentes de cada país eligen los temas a interpretar, los reyes del thrash metal engancharon una tras otra 18 canciones de entre lo más granado de su vasto repertorio.

Desde el clásico “Master of Puppets” a “Fuel”, pasando por “The Unforgiven” o “Sad but a True”, hasta “One o Ride the Lightning”, las guitarras de Hetfield y de Kirk Hammett relampagueaban sobre Ulrich, que en ocasiones tocó erguido para batear con más fuerza sus baquetas.

A su vera el incansable Robert Trujillo, maestro del bajo sin púa y parte de una maquinaría heavy, que sonó perfectamente engrasada hasta en la novedosa “The Lords of Summer”, avance del que será su próximo álbum, que progresó desde un perfil de balada hasta un volcán de funk y metal.

El engranaje funcionó sin fisuras, apoyado por un espacioso escenario y una plataforma a la que de vez en cuando ascendían Hetfield, Trujillo y Hammett, este erigido una vez más como “guitar hero” del grupo.

Aunque a ratos Hetfield pareció estar justo de voz, el guitarrista y cantante, que cambió varias veces de guitarra, ejerció como líder indiscutible y utilizó todo su carisma y sentido del humor para conectar con el público.

Por dos veces invitó a espectadores a presentar los temas del set list, algo que estaba preparado de antemano, pero que sirvió para subir la temperatura ambiente en una ciudad que hasta hace poco ha estado fuera del circuito internacional del rock.

Tampoco faltó la consabida comunión con la platea, con Hetfield enarbolando la bandera paraguaya y luego cubriendo con ella el bombo de la batería de Ulrich.

“¿No suena mejor ahora?”, preguntó Hetfield.

Después de un par de horas de ruido y furia, Metallica se despidió al filo de la medianoche con una penetrante “Seek and Destroy”, de nuevo con Hammett como maestro del riff y con Hetfield dando las gracias en español.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario