sábado, 25 de enero de 2014

'¡Con la hermana de un amigo no!'

Es la comedia que interpretan dos platenses en el Teatro Porteño y que está haciendo furor en las tarimas. Se presenta todos los sábados a las 23 en avenida Corrientes 1630. La trama, los personajes y mucho más en la nota.

24.01.2014 | 14.39

Por María Belén Bartoli 

Nicolás y Bárbara Yannicelli - los actores platenses que están dando que hablar en el Teatro Porteño (Fotos Esteban Martirena)

“No conocerás a la hermana de un amigo… por las dudas”, reza el tercer dogma de vida entre Lucho, Gabriel y César, mejores amigos. Pero ese credo, que parece incorruptible, se quebró años atrás y nadie lo blanqueó. Es que Delfi, Nati y Vicky, hermanas de los tres chicos, están saliendo con ellos. Todos los ocultan y nadie lo quiere dar a luz, hasta que una noche de festejo, los seis se encuentran en la casa de Lucho y el conflicto en puerta arriba al lugar de buenas a primeras. 

Ésta es la trama de la obra teatral Con la hermana de un amigo…no!, que está todos los sábados a las 23 en el Teatro Porteño (Corrientes 1630), y de la cual participan dos actores platenses. Nicolás Yannicelli, guionista, productor y uno de los actores, y Bárbara Yannicelli, hermana de Nicolás y actriz de la obra nacieron en la ciudad de las diagonales y hoy están llevando adelante su primer gran éxito en las tarimas. 

Respecto de la obra, Nicolás Yannicelli – quien interpreta a César – explicó a Diagonales que la pieza teatral, “apunta a esto tan cotidiano que te puede pasar como es engancharte o que te guste la hermana de un amigo” y la trama se basa en ver “cómo reaccionan en relación a ese hecho los amigos en cuestión”. Además agregó que “acá pasa que los tres mejores amigos salen con las hermanas de sus propios amigos, pero lo ocultan. Y en una reunión donde están celebrando que Lucho fue nombrado gerente de la empresa donde trabaja, caen las hermanas de ellos decididas a blanquear todo; pero los hombres no quieren saber nada y ahí empieza todo”. 

Cada uno de los personajes de la obra tiene un carácter por demás definido y diferente entre sí y busca que el público encuentre coincidencias con la “vida real”. Así, Lucho – interpretado por Javier Guerrero- es un maniático de la limpieza, tiene el toc (trastorno obsesivo compulsivo) de que todo esté en perfecto orden y limpio. Tiene un horario para todo y nada puede salir distinto a como lo planeó. En cambio Gabriel – actuado por Gonzalo Guerrero – es el hombre típico de “cancha”, mal hablado y con un vocablo bastante simple. Es lo opuesto a Lucho y desordena las cosas todo el tiempo. Pero tiene una debilidad, le tiene miedo a la oscuridad, por lo que los amigos lo asustan constantemente. Y el tercer personaje, César, es súper infantil. Se viste con remeras de personajes de dibujitos y está todo el tiempo haciendo chistes relacionados a la temática. 

Y las mujeres no se quedan atrás. Vicky – interpretado por Macarena Vallone – es la más chica del grupo y muy pasional. Es la pareja de Gabriel y hermana de Lucho, quien la cuida como si fuera su hija y no su hermana. Nati – en la piel de Bárbara Yanicelli – es súper histérica, mandona, y está todo el tiempo tratando de poner orden a la situación. Le pega y grita constantemente a su hermano César y su pareja es el recién ascendido a gerente, Lucho. La tercera y última de las chicas es Delfi – Daiana Rábalo – que, al igual que su hermano Gabriel, es muy mal hablada y muy poco femenina. Es la que peor se viste y está en pareja con César. 

Repercusiones. Desde que el 4 de enero inauguraron la obra, los elogios y notas no pararon de llegar. Bárbara Yannicelli, contó a este medio que “las primeras tres funciones se agotaron todas las entradas y nos han venido a ver Beto Casella, Mica Vázquez, y muchos otros actores. Estamos muy contentos y hasta tenemos propuestas de empezar un gira y venir al Coliseo Podestá”. Y afirmó que “la respuesta de la gente es excelente cada sábado. De hecho en las funciones paramos varias veces por las risas y los aplausos. La gente se identifica con los personajes y es muy bueno. Se logró mucha empatía con el público”. 

La obra seguirá en la cartelera del Teatro Porteño hasta abril. Sólo hay que organizarse un sábado e ir a verla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario