lunes, 4 de noviembre de 2013

Vibrante show de Skay y los Fakires en Atenas

CULTURA /  En un show intenso y a estadio lleno, Skay Beilinson hizo vibrar el microestadio Atenas desplegando todo su talento. Junto a su banda, presentó su nuevo disco La luna hueca. 

03.11.2013 | 23.33

Nota: Marcelo Alonso
Fotos: Esteban Martirena

El Flaco Skay

Minutos antes de las 22, el colmado microestadio Atenas comenzó a sacudirse. Fue cuando las luces del estadio se apagaron y Skay Beilinson y los Fakires salieron al escenario y con los primeros acordes de "La luna en Pez", dieron comienzo a un show que sería hasta el final una fiesta para todos los seguidores del ex integrante de Los redonditos de ricota. 

Con anteojos negros, camisa negra, sombrero oscuro y la Gibson entre sus manos, la impactante presencia de Skay invadía todo el estadio. 

“Gracias, gracias, ahora nos vamos a Kathmandú”, decía el Flaco para presentar el tercer tema, luego de haber hecho sacudir el lugar con Territorio Canibal, otro clásico de su anterior disco ¿Dónde vas?. 

Con un sonido súper sólido, la banda compuesta por Oscar Reyna en guitarra, Claudio Quartero en bajo, Javier Lecumberry en teclado y el “Topo” Espindola en batería completaba el escenario desde el cual la voz y las letras de Beilinson hicieron bailar y corear las canciones durante las casi dos horas que duró el espectáculo. 

“Mis queridos amigos, hoy es 2 de noviembre, Día de los muertos. Para quienes ya no están con nosotros, este homenaje”, decía Skay antes de empezar a hacer sonar su guitarra para cantar En el camino. 

Cicatrices iba a ser el primer tema que presentaría de su quinto disco solista. “Vamos a empezar a transitar por La luna hueca”, decía desde el escenario, en pleno contacto con el público, para continuar con Falenas en celo, Los caminos del viento y Sombra golondrina, otro de los temas del nuevo trabajo para dar fin a la primer parte del show con el clásico Ji Ji Ji y la energía del pogo que se hacía notar entre los seguidores. 

La segunda parte arrancó con Bogart Blues sonando con la presencia de Skay y su guitarra solos en el escenario. Mariposa Pontiac, banderas desplegadas y un espectáculo que generaba cada vez más adrenalina. 

"Olee Olee Olee Olee Flacooo, Flacooo". Con el cántico permanente y el coro que tema a tema reflejaba cada vez más el entusiasmo del público, Skay y los Fakires siguieron con Ya lo sabes, antes de dar comienzo al Sueño del Jinete, uno de los temas más sobresalientes de su reciente trabajo discográfico. 

El fantasma del 5to piso, La Morada de los pájaros, El pibe de los Astilleros, Flores secas se sucedieron antes de que los músicos vuelvan al escenario para terminar el show con La parca y El redentor secreto. “Una más y no jodemos más” dijo Skay para cerrar el recital con Oda a la sin nombre, en una noche en el nadie quedó sin saltar. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario