martes, 5 de noviembre de 2013

Murió Juan Carlos Calabró; una trayectoria dedicada al humor.

Se fue el gran cómico, pero sus personajes quedan

A los 79 años, y tras una enfermedad en la médula que lo obligó a un tratamiento intenso, murió el creador de El Contra, Johnny Tolengo y Aníbal. Cultivó un humor familiar, y un perfil mediático bajo.

05.11.2013

Por Sandra Commisso


El mejor legado que puede dejar un humorista son sus personajes. El Contra, Aníbal, Johnny Tolengo ya forman parte de la cultura popular más allá de que Juan Carlos Calabró, el hombre detrás de esas máscaras, ya no esté.

El actor murió a los 79 años en el Hospital Británico, luego de luchar el último año contra la enfermedad que lo aquejaba. Su médula no podía producir suficientes glóbulos rojos y debía recibir transfusiones de sangre periódicamente.

Los restos de Calabró serán velados a partir de las 16 en la casa funeraria ubicada en avenida Córdoba 5080. Y el cortejo fúnebre partirá mañana, a las 11, hacia el Panteón de Actores del Cementerio de la Chacarita.

Calabró, que había nacido el 3 de febrero de 1934 en Buenos Aires, estaba retirado de la televisión, el medio que le dio su mayor fama, y sus hijas, Iliana y Marina, pasaron a un primer plano en los medios.

Cala, como lo llamaban sus amigos, empezó su carrera en los años ‘60 en el programa Telecómicos y participó de varios ciclos pero hubo algunos que marcaron hitos en su carrera como Gorosito y señora en 1973 y Calabromas, en 1978, que fue un auténtico éxito y de donde salieron varios de sus personajes más conocidos. Precisamente, la repercusión de sus creaciones televisivas lo llevaron al cine.

Entre una veintena de películas figuran Villa Cariño está que arde, Yo también tengo fiaca, Donde duermen dos... duermen tres y Gran Valor. En algunas de ellas, la gran estrella era su personaje de Johnny Tolengo que llegó a compartir cartel con Susana Giménez

Ya en la década del ‘80, formó una poderosa dupla cómica con su tocayo Juan Carlos Altavista, con quien protagonizó la saga de Mingo y Aníbal, dos de los personajes más emblemáticos de los cómicos. Los trajes brillantes y los anteojos enormes de Johnny Tolengo junto a su torpe paso de baile; la camiseta de Aníbal y su famoso Topolino (con el que alardeaba entre las chicas del barrio), tenían muchos fans entre el público infantil.

Más tarde, en los ‘90, El Contra tuvo su propio programa en el que recibía cada semana a un invitado famoso al que, indefectiblemente, confundía con otro, siempre con el latiguillo previo de “¡Pedro! ¡Mirá quién vino!”.

En 1999 fue convocado por Pol-ka para participar de la tira Campeones de la vida donde interpretaba a Ciro D’Alessandro, un viejo sindicalista, junto a Osvaldo Laport y Soledad Silveyra. Como curiosidad y respondiendo a su bajo perfil, no quiso aparecer en los créditos de presentación de la tira.

En 2004 hizo su última aparición en una ficción con una participación especial en Padre Coraje donde compartió elenco con Facundo Arana.En agosto pasado conmovió al público cuando estuvo en la entrega de los Premios Martín Fierro para recibir el homenaje que le brindó APTRA. En el escenario del Teatro Colón, visiblemente debilitado por su enfermedad pero sin perder el humor y, acompañado por sus dos hijas, se emocionó por el premio.

Cultor del perfil bajo, estuvo casado desde 1962 con Coca, su gran compañera de toda la vida y madre de Iliana y Marina.

Amigo íntimo de Mirtha Legrand, la pareja cenaba todas las semanas junto a la diva y a un grupo de amigos pero casi nunca asistía a fiestas y daba pocas entrevistas. Algunos decían que era más tímido de lo que parecía.

Juan Carlos Calabró ya no está pero sus personajes quedarán para siempre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario