viernes, 8 de noviembre de 2013

El espíritu más tradicional del circo llegó a la Ciudad


UN GENERO QUE REUNE A LA FAMILIA

Con dirección artística del platense Diego Bonelli, Rodas está de vuelta con un espectáculo de primer nivel 
Glamour, virtuosismo, tecnología, lujo y calidad definen el espectáculo que Rodas está presentando en la Ciudad, una propuesta de entretenimiento sano y blanco para toda la familia que, bajo la dirección artística del platense Diego Bonelli, conserva los valores y la magia del circo tradicional.

Instalado en el predio que Walmart tiene en Camino Centenario y 513, con funciones de lunes a viernes a las 19 y 21.30 y sábados y domingos a las 16.30, 19 y 21.30, el Circo Rodas presentará durante todo noviembre el espectáculo que recibió las mejores críticas durante la última temporada.

Con más de cincuenta artistas en escena y una propuesta estética basada en las grandes revistas o music hall de Las Vegas, el espectáculo mezcla segmentos típicamente circenses, como trapecismo, malabarismo, magia y humor, con novedosas atracciones como el impactante Show de Aguas Danzantes o el estremecedor Globo de la Muerte, además de destacados cuadros musicales creados e interpretados por Diego Bonelli.

TRADICION FAMILIAR

“Es un espectáculo que conserva la magia del circo tradicional con un toque de lujo muy de los grandes espectáculos de Las Vegas, de hecho, todo el vestuario es traído de allá.

Pero más allá de la estética, hacemos hincapié en mantener y divulgar el espíritu original del circo, como un espectáculo al que puede acudir toda la familia, donde no hay escenas vulgares, agresividad ni violencia”, aseguró el platense, hijo artístico del reconocido cantante Luis Aguilé, de quien recibió los mejores consejos que ayudaron sobremanera en su formación personal y artística.

En este sentido, Bonelli, a quien se lo ha podido ver en destacadas producciones de teatro y tevé, remarcó la importancia de mantener con vigencia este género teatral que supo cómo aggiornarse al paso de los años aunque sin perder su esencia. “Hay que ir al circo porque ahí todavía se conserva una pureza e inocencia que es bastante necesaria para estos tiempos que corren. A los chicos de hoy, con tanta tecnología al alcance, a veces se les desvirtúa un poquito la edad en la que tienen que vivir y desarrollarse. Los niños son la prolongación y es lo más importante de la civilización. Debemos cuidarlos, respetarlos y darles lo mejor. Y en nuestro espectáculo se los cuida mucho porque sabemos que en el circo el niño es feliz”, manifestó.

Embarcado en la producción del nuevo espectáculo que se estrenará el año que viene en Mar del Plata en el marco de los festejos por los 25 años de vida del Circo Rodas, el platense disfruta con orgullo el hecho de haber sido convocado hace cinco años para dirigir artísticamente a esta gran compañía. “Muchas figuras (Flavia Palmiero, Bicho Gómez,

Flavio Mendoza, entre otros) han pasado por el Circo por eso, para mí, fue un orgullo que me eligieran como director y como la figura y la cara del espectáculo. Es un gran desafío y también una oportunidad enorme la de poder dejar una marca personal en una compañía referente en América y con una trayectoria avalada no sólo por los años sino, sobre todo, por la calidad”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario