domingo, 24 de noviembre de 2013

Celeste Cid, la mujer de las mil caras en el cine

Enamorada de la pantalla grande, la actriz salta de set en set componiendo personajes fuertes. Ahora, está rodando el filme de Anahí Berneri “Aire libre”, junto a Leonardo Sbaraglia.

24.11.2013

Madre e hijo. Celeste posa junto a Máximo Silva, el niño que interpreta a su hijo en el filme “Aire libre”.

Celeste Cid comenzó el año protagonizando la tira Sos mi hombre, para El Trece. Una vez que finalizó, se metió de lleno en el cine. No sólo cambió el tamaño de la pantalla, sino que también fue adaptando su look a los distintos trabajos. Durante el invierno rodó el filme P arte ausente y sorprendió con su cabello de color rosa. “Fue una película de mucha ciencia ficción, oscura, sobre vampiros. La filmamos de noche en una Buenos Aires totalmente destruida”, comenta. Ahora, volvió a modificar su look para sumarse a la película de Anahí Berneri Aire libre. “Para ningún trabajo tuve el pelo así: un corte carré, de color oscuro. Casi sin maquillaje, muy dejada por la crisis que sufre mi nuevo personaje”, explica Celeste. Ella interpreta a una arquitecta que está pasando el peor momento de su pareja junto a Leonardo Sbaraglia. Ambos llevan diez años juntos, tienen un hijo de ocho y están atravesando una crisis. “Es un personaje muy humano que empieza a descubrir cosas. No se quiere separar, pero sabe que es algo inevitable y que terminará sucediendo. Y tiene ese miedo a encontrarse de nuevo con la soltería y la libertad que implica”, dice Celeste.

“El trabajo se construyó mucho con las experiencias de todos. Si bien con mi pareja, (el músico Chano Charpentier) está todo muy bien y apenas llevamos un año, hay sensaciones parecidas, aunque lejanas”, explica la actriz. “Es la primera vez que trabajo con Leo. Es un divino, es muy trabajador. Nos entendemos muy bien. En realidad, con Anahí hicimos un gran trío. Ella es una directora súper estricta y eso me encanta. Te lleva a la búsqueda permanente de todo”, asegura.

“A diferencia de la tele, en el cine tenés la posibilidad de profundizar el personaje: arranca y termina como se pensaba. Si bien las jornadas son distintas, porque podemos filmar toda una noche, ese ritmo dura sólo unos meses y cuando termina tengo tiempo de estar en casa y hacer las cosas cotidianas”. Para el próximo año analiza sumarse a otras dos películas, ambas comedias románticas. “Tengo ganas de hacer comedia, me divierte”, comenta.

Por otra parte, su vida personal también marcha sobre ruedas. “Con Chano tenemos proyectos, pero todo con calma. Ya no somos adolescentes. Cuando hay amor todo se arma”, finaliza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario