martes, 5 de noviembre de 2013

“BICICLETTO”: En busca de los valores perdidos

“BICICLETTO” HABLA DE RECUPERAR ALGUNOS VALORES PERDIDOS, CIERTOS GESTOS NECESARIOS DE URBANIDAD Y BUENA CONVIVENCIA 

 Por Irene Bianchi

“Bicicletto”, creación colectiva de “La Caracataca Teatro”. Elenco: Cecilia Rodríguez y Emilio Guevara. Escenografía: Laura Mariani. Operación técnica: Javier Pastorino. Dirección: Javier Pastorino. El Galpón de la Caterva, City Bell.

Olivia Campo, campeona nacional de ciclismo, contrariada por haber perdido su última carrera, intenta infructuosamente armar su nueva bicicleta, con la que tratará de recuperar el primer puesto. Su orgullo y amor propio no le permiten pedir ayuda. Es autosuficiente, individualista a ultranza, y demasiado soberbia y altanera como para reconocer que sola no puede.

De pronto, un singular personaje irrumpe en la casa de la joven. Un viejito muy pintoresco, que la tiene clara, en más de un sentido. Al principio, le costará vencer la resistencia de Olivia, a quien irrita con su presencia. Pero poco a poco, y a través de “clases prácticas”, le hará comprender que su derrota se debió, no tanto a una rueda pinchada, sino a su egoísmo y falta de solidaridad, compañerismo y humildad.

Y es que hasta ese día, varias palabras brillaban por su ausencia en el léxico de la campeona: “Buenos días”, “Por favor”, “Gracias”, “¿Te ayudo?”. Olivia no sabía compartir, pedir las cosas de buena manera, trabajar en equipo, reconocer sus errores y aprender de ellos, hasta que llegó este misterioso y sabio duende a su vida.

“Bicicletto” habla de recuperar algunos valores perdidos, ciertos gestos necesarios de urbanidad y buena convivencia. Y lo hace con gracia y simpleza, sin solemnidad ni moralinas.

Tanto Cecilia Rodríguez como Emilio Guevara, despliegan un enorme arsenal de recursos expresivos: su lenguaje gestual y corporal, su ductilidad, el manejo de la voz. Ambos captan la atención de los chicos y la mantienen hasta el fin. Por momentos, parecen dos graciosas caricaturas, jugando al gato y al ratón.

Javier Pastorino matiza la puesta con muy bien elegidos temas musicales, a modo de separadores, que le imprimen ritmo y dinamismo a la acción. 

Muy funcional y colorida la escenografía de Laura Mariani.

“Bicicletto”: divertido llamado de atención para grandes y chicos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario