domingo, 15 de septiembre de 2013

La curiosidad de Martina Gusmán

Domingo 15 de septiembre de 2013 | Publicado en edición impresa

Lejos del encasillamiento

La actriz, reconocida por sus trabajos junto a Pablo Trapero, busca ampliar su registro con la comedia Sólo para dos e incursiona en el teatro y en la TV

Por María Fernanda Mugica  | Para LA NACION

Gusmán es parte del elenco de la versión de José María Muscari de La casa de Bernarda Alba. 
Foto: Soledad Aznárez

Martina Gusmán está en plan de diversificar de su carrera. Después de producir varias películas con su marido, Pablo Trapero, y de actuar bajo sus órdenes en dramas de contenido social como Leonera, Carancho y Elefante blanco , la actriz está en una etapa de búsqueda de otro tipo de personajes, diferentes formatos y nuevos directores.

En ese contexto es que eligió protagonizar Sólo para dos , una comedia en la que comparte elenco con Nicolás Cabré y el español Santi Millán, que se estrenó el jueves último. "Me sorprendió mucho cuando me llegó la propuesta de Pablo Bossi, el productor de la película, principalmente porque a los productores les cuesta ver a los actores en un registro diferente -dice Gusmán-. Hay como un prejuicio, acá y en el mundo. Me pareció un buen desafío para abarcar algo diferente, y romper un poco con mi imagen. También adquirir otras herramientas, porque la comedia tiene códigos internos diferentes al drama. Me interesó mucho que se tratara de una película española, con un director, Roberto Santiago, que es conocido por hacer comedias allá. Cuando me dijeron también que estaba en el elenco Santi Millán, que es un comediante muy reconocido, y Nico Cabré, que también lo es, me pareció que el contexto estaba dado como para que me sintiera contenida para probar un registro diferente".

Su participación en esta película es sólo uno de los resultados de la búsqueda profesional en la que está embarcada. Otro es su regreso al teatro después de hacer Extraños en un tren , con la nueva puesta de José María Muscari de La casa de Bernarda Alba . "Es una adaptación de Muscari, con un personaje totalmente estereotipado, para afuera, masculino. También es muy distinto al registro minimalista del drama en cine. Me siento muy cómoda haciendo un drama social, me gusta como actriz y a nivel personal y lo quiero seguir haciendo, pero eso no me impide ir ampliando el recorrido."

DESCUBRIMIENTOS

La actriz, que fue parte del jurado en el festival de Cannes en 2011, junto con Robert De Niro, Uma Thurman y Jude Law, entre otros, define esta curiosidad como algo que va más allá de su carrera artística y que se expande en distintos órdenes de su vida. Esa curiosidad fue el motor que la llevó a empezar a estudiar psicología, carrera que desechó para estudiar Artes Combinadas. El estudio y hacer terapia desde la adolescencia, según ella, le aportaron mucho a su trabajo actoral. "Como actor tus herramientas son tus emociones, tu cuerpo, tu imaginación, tus pensamientos. Conocerte y descubrir una multiplicidad de personalidades dentro de tu ser hace que sea más fácil encontrar un punto de partida. Los personajes no tienen nada que ver con uno a nivel personal, pero siempre hay elementos de los que tenés que agarrarte."

La búsqueda de nuevos horizontes también tiene su parte de renuncia, y en el caso de Gusmán lo que quedará de lado, aunque sea sólo por un rato, será su rol como productora. Mientras tanto, desde su lugar como actriz disfruta de descubrir diversas miradas. "Trabajando con Pablo soy feliz porque lo admiro. Independientemente de que sea mi pareja, me parece que es uno de los directores más grandes que hay acá y es un honor y un placer trabajar con él. Más allá de acompañarlo como pareja y como productora, me hace crecer constantemente como actriz. Nos conocemos mucho y tengo muy claro qué es lo que quiere, qué le gusta y qué no. Es muy enriquecedor, lindo y fácil. Al mismo tiempo, empezar a trabajar con otros directores te amplía la mirada. Cada director es un mundo, con una mirada y un modo de trabajar particulares. Cuando te entregás a esa mirada vas ampliando tu conocimiento. Lo que más me alimenta es esa posibilidad de crecer. Es obvio que en algún momento iba a ser así si quería seguir trabajando como actriz. Si hubiese querido seguir trabajando como productora y actuar en proyectos que hiciéramos juntos hubiera quedado acotada a eso".

Tal como es su deseo, el futuro cercano presenta ante Gusmán toda una gama de trabajos bien diferentes entre sí. Al estreno de Sólo para dos y su trabajo en La casa de Bernarda Alba se suman tres nuevos proyectos en televisión. Protagonizará junto con Julieta Ortega uno de los capítulos del unitario La celebración , producido por Underground, y estará en Las mujeres de Wilson , una miniserie coproducida por el Incaa. Además, hará una participación especial en una próxima tira diaria de Telefé, Papis , protagonizada por Luciano Castro, Joaquín Furriel, Luciano Cáceres y Peto Menahem.

A pesar de esta curiosidad artística que motiva a la actriz hacia nuevos rumbos, hay algo que está segura que no le interesa: dirigir. "Al vivir con un director y conocer tan de cerca ese proceso me parece que es un lugar muy solitario. Me gusta más trabajar en equipo. El cine es súper jerárquico y el director, si bien trabaja con otros, tiene el peso de la responsabilidad de todas las últimas decisiones.".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario