jueves, 19 de septiembre de 2013

Julieta Cardinali

Revista DMAG: nota de tapa 

Fotografía Tom Ghiorzo 
Estilismo Ornella Bonamico
Make Up Eugenia Grand para Estudio Frumboli con productos Lancôme
Pelo Cris Cagnina para Cerini

Me encontré con Julieta en un café. Hacia mucho frío. Ella se había levantado al alba para grabar, yo había madrugado porque sí. Entre medialunas y café, hablamos de sus hits del momento: su Camila de “Farsantes” y su línea de ropa “Clara por Julieta”.

DIARIO DE TRABAJO

Hace mucho que no estabas en la tele y ahora estás en “Farsantes”. Hace mucho que no trabajaba en tele, por lo menos así se dio en los últimos diez años. De chica hice muchas tiras y unitarios; después fui eligiendo más el cine, porque fui recibiendo propuestas interesantes que me ayudaron a elegir ese camino. “Farsantes” es la segunda tira que hago en ocho años, vuelve a ser una novedad y estoy muy contenta. Es una propuesta para televisión súper cuidada, hecha con mucho respeto, con actores y autores buenísimos. No podía negarme. Lo tomo como todos los trabajos que hago, con mucha responsabilidad y seriedad.

Vos no sos una mujer muy expuesta. ¿Cómo te llevás con la exposición que genera la televisión? En cine, el tema de la exposición es muy diferente porque la gente tiene que ir, pagar la entrada; en tele estás todas las noches en las casas de las personas. La verdad es que en “Farsantes” la respuesta de la gente es muy respetuosa: es una historia adulta, que apunta a un público adulto, y es genial ver la respuesta inmediata de lo que salió la noche anterior.


En tele la construcción del personaje es lineal y en cine no. ¿Estás más cómoda en alguno de los dos formatos? Lo que más me gusta del cine es saber cómo empieza y cómo termina mi personaje y así construirlo. En tele eso no existe, es un gran entrenamiento. El año pasado hice “En terapia”, una serie que se produjo como un guión de cine, me dieron nueve capítulos y yo sabía perfectamente cómo empezaba y cómo terminaba mi personaje para construirlo. Con “Farsantes”, como hacía muchos años que no estaba en una tira diaria, al principio dije “¿cómo se aborda esto?”. Primero, los autores y el productor te cuentan cómo es el personaje. En mi caso, Camila se está por casar, está totalmente enamorada de su marido y él (Benjamín Vicuña) de ella; es una chica que no trabaja, que tiene mucho tiempo al pedo y piensa muchas cosas al pedo. Su conflicto es que su marido se va enamorando de un hombre por primera vez. Ese es el dibujo, pero después en el medio te van llegando los libros y entrás -con mucho trabajo, estudiando las escenas- en un ritmo de entrenamiento actoral, probando muchas cosas.

Tenés que estar alerta y no hay tiempos muertos. Sí, tenés que estar alerta porque de pronto en un día se graban cinco capítulos. Es muy difícil no perder la línea dramática del personaje, se necesita mucha concentración. En Pol-ka se trabaja muy bien y hay mucha gente que te ayuda, te dicen “en esta escena, acordate que venís de tal momento”. Es cansador, pero como actriz, podés aprovechar el tiempo para probar cosas. Igual, yo soy de la teoría de no hacer una tira atrás de la otra, porque entrás en una rueda que te envicia actoralmente.

¿Podés hacer cine y tele a la vez? Si es algo corto, sí. En noviembre tengo la película de Daniel de la Vega, “Necrofobia”; y como es una participación de cinco jornadas se puede combinar perfectamente con la tele, además es un elenco muy grande y eso hace que no esté todos los días doce horas por día. En la próxima película sí tengo un personaje más grande y más días de actuación. Es una comedia romántica del director argentino Alejo Flah, que vive hace muchos años en Madrid, hizo películas como guionista y este es su primer largometraje como guionista y director. Es una coproducción con España, se filma la mitad en Madrid y la mitad en Buenos Aires.

También participaste de “Achuchaditos”, el video de La Luli. Con Luli fuimos al colegio juntas, es parte de mi vida. Crecimos y cada una hizo su camino, pero nos conocemos desde los 6 años. En el video hay muchos amigos. El único al que Luli tuvo que rastrear es Boy Olmi, porque lo quería para hacer ese personaje.





Fotos “Clara por Julieta”
DIARIO DE MODA

Tu multitasking también incluye una línea de ropa con Clara Ibarguren. Se dio de manera muy natural. Clara me convocó hace ocho años para ser la cara de su marca, nos conocimos y nos hicimos muy amigas, con ella y con su hija, Abril. Hice la campaña por dos años y en un momento me dijeron que estaban pensando en hacer una línea conmigo (algo que se usa mucho afuera) que se llamara “Clara por Julieta”, y yo les dije que sí. Digo que se dio de una manera natural porque nos queremos, es un lugar de expresión y de amor, no es que salí a buscarlo. Empezó como algo muy chiquitito, con pocas prendas, para probar y ver qué pasaba, y nos encantó. La marca fue creciendo mucho, fui aprendiendo con los años. Es una línea que no crece en cantidad de prendas, para que yo pueda hacerme cargo de cada prenda: si tuviera que diseñar diez remeras por temporada, no lo sabría hacer, no soy diseñadora. Ahora diseño una, la que yo me querría poner, y por supuesto trabajo con las diseñadoras de Clara. Vivimos en un país donde es difícil dedicarse a la actuación, yo soy una afortunada y puedo elegir, y expresarme también desde este otro lugar me encanta.

Me parece, por lo que venimos hablando, que a vos te interesa la mirada sobre las cosas en general y eso es muy importante: agarres lo que agarres, lo que importa es tu mirada. La marca tiene que tener mi mirada en todo. Algo que no me gusta lo peleo a muerte con las chicas. Me gusta mucho la ropa, la estética.

Y jamás vas a la moda. Jamás. Aprendí a mirar lo trendy para saber, por ejemplo, las paletas de colores que se vienen, aprendí a incorporar cosas de la moda, a armar una colección, pero siempre representando lo que me gusta. A mí me gusta lo básico, elegante y rockero. La mezcla.

Es muy emocionante cuando gusta 
lo que hacés: 

cuan
do veo gente con cosas que yo diseñé digo: ‘puta, qué 
lindo también llegar desde ese lugar’.

DIARIO DE VIDA

¿Te queda tiempo para tu hija? Sí, aprendés a arreglártelas. Además, me encanta que mi hija vea que tiene una mamá que trabaja, que entienda que eso también es vida. Somos muy pegadas con Charo, vive conmigo y la tengo todos los fines de semana entonces está en los tiempos de ocio. Yo siempre le explico que trabajo para que ella pueda tener las cosas que tiene, que pueda ir al colegio al que va y aprender las cosas que aprende. Y eso es parte del trabajo de mamá. Mi mamá estuvo siempre muy presente y aprendí ser una buena madre de ella, no sé hacerlo de otra manera y a veces puedo ser un poco pesada. El trabajo de madre es muy cansador, por eso me cuido de no hacer mil cosas. No hago cine, teatro y tele todo junto, no puedo porque tengo un montón de obligaciones.
¿Hacés terapia? ¡Sí! Vivo en Buenos Aires, ¿cómo no voy a hacer terapia? Una de las cosas que hablábamos cuando apareció el programa “En terapia” es que acá mucha gente se vio identificada y eso se transmitió. Hago terapia con el mismo terapeuta hace más de diez años, y antes de mi terapeuta actual pasé por otros.
¿Te preocupa envejecer, el paso del tiempo? Siempre tuve una disciplina y ahora se nota en la piel. Lo aprendí de mi mamá. Siempre la vi con cremas. Si puedo voy dos veces por mes al dermatólogo. Veo que muchas actrices de mi generación están súper retocadas y yo ni en pedo. Cada uno hace lo que quiere: yo a las arrugas no les tengo miedo.
¿Día o noche? Noche. Sufro mucho los madrugones. Para despertarme a las 6, me tengo que dormir a las 10 y media y me parece una tortura.  
Me gusta mucho el momento en que Charo ya se durmió, después de las nueve, y la casa está en silencio: ese es mi momento adulto, y me encanta quedarme despierta por lo menos hasta las dos de la madrugada.

UNO DE CADA
Un Diseñador Karl Lagerfeld 
Un Disco “Revolver” - The Beatles
Un Libro “El Segundo Sexo” - Simone De Beauvoir    
Un Director John Cassavetes. Era improvisado y espectacular
Una Película de él “A woman under the influence”

1 saco y short Ginebra. anillos, pulseras y aros Naked by Naomi Preizlerflores y realización Gabriella Capucci. Av. Alvear 1477
2 vincha y corpiño Justo Ocampo. jean Cristino. anillos, pulseras y aros Naked by Naomi Preizler

No hay comentarios.:

Publicar un comentario