lunes, 16 de septiembre de 2013

Griselda Siciliani se confiesa

“En nuestra pareja la clave es la admiración”   

La actriz, que se define como “efervescente y frontal”, dice que la mirada de Suar la enriquece 

“VENGO DEL UNDER, DONDE SE LABURA EN EQUIPO Y SIN DIVISMOS. CUANDO ES ASÍ ME CONVIERTO EN UNA FIERA”, ASEGURA GRISELDA SICILIANI 

Sensual, atrevida, provocadora, exitosa. A los 35 años Griselda Siciliani deslumbra en “Farsantes”, la tira de El Trece que está en camino de convertirse en una novela de culto. Las confesiones imperdibles de la mujer de Adrián Suar en su mejor año laboral. 

“Soy muy tana, efervescente, frontal. Exijo a full pero también doy todo. Eso sí, siempre con alegría. Vengo del under, donde se labura en equipo y sin divismos. Cuando no es así me convierto en una fiera. Soy sensible a lo que el otro devuelve. No estoy acostumbrada a la cosa tensa. Soy brava, pura pasión. En la cama soy muy poco romántica. ¡La vida es más divertida así, sin maquillaje! Manejo la sensualidad de la actriz, esa que se lleva en el bolso y una sabe muy bien cuando sacarla”, asegura de entrada, fiel a sus principios y sin dar vueltas. 

Más directa, una bofetada. Cuesta creerlo pero asegura que no siempre fue así. No, al menos, en la medida que lo es hoy. Vivir con Adrián, la maternidad o el éxito (tal vez las tres juntas) le dieron paz y seguridad, dos cosas que la cambiaron por fuera y por dentro. Lo notable es que este renacimiento se produjo en el momento menos esperado. 

VOLVER AL RUEDO

“Estaba muy instalada con mi hijita en casa y aceptar subirme a la tira fue la decisión que más me costó en la vida -confiesa-. Pero sentí que era mi momento para Farsantes. En definitiva, el éxito es tener olfato para elegir proyectos, pasión para asimilarlos y obsesión para concretarlos”. 

La primera pregunta de sus fans es siempre la misma: ¿Cómo es vivir con Adrián? Convivencia nada sencilla desde ya. Los dos son actores, los dos son famosos, los dos están expuestos a todas las tentaciones imaginables. Y sin embargo, la pareja funciona. Mejor dicho, la familia funciona. Porque Margarita, la beba tan deseada y esperada, ya cumplió un año y tres meses. Transparente, Griselda revela cómo sobrevivir como pareja y cómo sobrellevar el éxito, que puede llegar a ser tan duro como el fracaso. 

“Este gran amor comenzó siendo un encantamiento profesional y eso es clave en esta pareja: la admiración. Adrián siempre dice que fue mi fan confeso mucho tiempo antes de salir conmigo. En lo que a mí respecta, confieso que tengo un ego inmenso. Estar con él es una buena terapia para dominarlo. En la calle la gente lo adora tanto que no me queda más que mirarlo con orgullo. Vivimos encendidos por la misma vocación, pero en casa todo es compañía, no competencia. Su mirada siempre me enriquece”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario