sábado, 7 de septiembre de 2013

Estelares: "Es la coronación de un pequeño gran sueño"

CULTURA /  La banda platense cumple 20 años con la canción y estrena un video rodado en Los Angeles con Bunbury. Manuel Moretti habla de la justicia poética, el Gran Rex y la arena política: “soy una persona agradecida de la aparición de personas como Néstor y Cristina”.

06.09.2013 | 11.02

Los Estelares hacen balance después de 20 años con la música

Si bien la escalada popular de Estelares ya tiene sus años, 2013 va a quedar coronado con laureles en el imaginario de la banda. No sólo porque cumplieron 20 años en el mundo de la canción y pudieron festejarlo con su primer Gran Rex –un concierto con invitados como Palo Pandolfo y Ale Sergi que fue registrado para un disco en vivo-, sino también porque su obra alcanzó una nueva estatura social. Sin ir más lejos, “Un día perfecto” es utilizada como fondo en algunos actos de campaña del Frente para la Victoria y “Ella dijo” trascendió el ámbito de las canchas para sumarse al repertorio de aliento de La Cámpora. 

“Lo asimilo de maravillas –dice Manuel Moretti, el cantante y compositor de Estelares-: algunos saben que celebro muchos aspectos de la gestión kirchnerista. Soy una persona agradecida de la aparición de personas como Néstor y Cristina en nuestra antiguamente denostada y maltratada política”. Moretti regresó hace unas semanas de Los Angeles, donde grabó algunas de las escenas centrales del videoclip de “Aleluya” junto a Enrique Búnbury. Se trata del tercer single de El costado izquierdo: una canción que, entre la voz del zaragozano y su aire de standard, acaso se convierta en la carta ganadora del disco. 

-Los Angeles es una ciudad legendaria para el imaginario del rock & roll. ¿Cómo la viviste? 

-Con alegría y sorpresa constante. Estuvimos parando en un hotel en cuyo bar se reunían guionistas, actores y músicos de la zona de West Hollywood, según nos contaban las camareras. Y eso nos generaba un clima gratamente inquietante 

-Ya habían mantenido contacto virtual y se habían manifestado el gusto por la obra del otro. Finalmente, ¿cómo fue el encuentro con Bunbury? 

-El primer encuentro con Enrique fue en Baires luego de su show en Ferro hace dos años aproximadamente. Y en Los Angeles fue muy grato compartir músicas, almuerzos y rodaje de escenas con un artista de la talla de Bunbury: un gran placer. Enrique es (como todo el mundo del rock Iberoamericano lo sabe) todo un caballero. 

-“Aleluya” es una de las canciones centrales de El costado izquierdo. Con esta perspectiva, ¿cómo ves el disco? 

-El disco sigue siendo un constante descubrimiento, de nosotros como banda nueva en gira (Javier Miranda en batería y Guillermo Harrington en guitarras han potenciado para bien nuestro sonido y nuestro vivo), de nosotros como productores de canciones en estudio y de nosotros como hacedores de las mismas. Seguimos intentado mejorar nuestras flaquezas. Me parece que “Aleluya” es una muy buena canción para que gente nueva se entere que es Estelares. 

-El concierto del Gran Rex fue una celebración con el público, amigos y colegas. ¿Qué sentido tuvo para ustedes? 

-El Gran Rex fue -y de alguna manera sigue siendo- la coronación de 20 años en el mundo de la canción, desde el comienzo escéptico y corrosivo y de banda casi de culto, hasta este presente de banda con mayor reconocimiento y hasta con canciones de cancha. Es un acontecimiento muy grato que nuestro primer disco en vivo haya sido grabado en el Gran Rex: es la coronación de un pequeño gran sueño. 

-La trascendencia se traduce, incluso, en la incorporación de “Un día perfecto” como fondo en algunos actos de campaña del Frente para la Victoria y la música de “Ella dijo” en el repertorio de aliento de La Cámpora. Particularmente, ¿qué te pasó cuándo te enteraste de esa llegada? 

-Uno escribe canciones a solas en una habitación, caminando por alguna calle o hasta en el mismísimo baño -como es el caso de “Un día perfecto”- y luego esas canciones pasan a formar parte de la vida de la gente… hasta de forma relativamente influyente en la intimidad y cotidianeidad de las personas. Si eso no es otro pequeño gran milagro, entonces ¿qué es? Es una gran alegría que la gente se apodere de canciones que aparecieron en lo más extraño y caprichoso de mi intimidad 

-A diferencia de tantos malditos, la popularidad llegó tardía pero en vida. Ahora, ¿crees en la justicia poética? 

-La justicia poética para mí no existe, los versos como las melodías están rondándonos todo el tiempo, toda nuestra vida. Es algo justo para un buen poema o una buena canción que alguien tenga la dedicación o el deseo o la suerte de pescar de vez en cuando, algún verso o una melodía, o una canción que nos represente, que nos diga, que nos nombre. Eso me parece otro pequeño milagro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario