domingo, 8 de septiembre de 2013

El Teatro San Martín, en números

Domingo 08 de septiembre de 2013 | Publicado en edición impresa

Informe

Disminuyeron los estrenos, pero aumentaron las coproducciones

Por Alejandro Cruz  | LA NACION

El teatro emblema del Complejo Teatral de Buenos Aires. Foto: Hernán Zenteno

Los reclamos al poder político por parte de los creadores de la actividad escénica están a la orden del día. Alrededor de la situación del San Martín (y del Complejo Teatral de Buenos Aires, el organismo madre) se vienen escuchando muchos reclamos en voces de artistas como Joaquín Furriel, Mauricio Kartun, Agustín Alezzo, Guillermo Arengo y tantos otros. Todos ellos denuncian un vaciamiento de las estructuras internas de producción del teatro, el mal estado del edificio y los eternos problemas burocráticos que aquejan a la sala.

La Asociación Argentina de Actores sumó su voz. Cada vez que finalizan las funciones de Cineastas , Querido Ibsen: soy Nora y Triste golondrina macho un representante de la entidad lee un comunicado sobre los problemas salariales que padecen los actores que el público acaba de aplaudir. El choque entre la ficción que se está desvaneciendo y el conocimiento por parte del público de la realidad laboral de esos intérpretes produce un cimbronazo.

Mucho se habla de la disminución de la capacidad productiva del Complejo Teatral. Más allá de todo discurso, los números hablan por sí solos. A lo largo de esta temporada, el Complejo estrenó 11 montajes de teatro para adultos (sea teatro de texto o teatro musical) para sus 7 salas. Cuatro años atrás -año en el que, como en éste, se realizó el Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA) lo que pone en pausa la programación propia- se estrenaron 15 obras de teatro para adultos. Diez años atrás, habían sido 13 y 4 de ellas contaban con un elenco de más de 14 actores en escena; en 2009 fueron 5 los que tuvieron elenco amplio; este año, ninguno de los títulos se acerca a esa cantidad.

Muchas de las críticas que se le hacen al manejo del mayor complejo escénico del país están vinculadas con la cantidad de coproducciones que se llevan a cabo. En un informe solicitado al Complejo Teatral sobre las coproducciones realizadas a lo largo de este año en la franja de teatro para adultos surgen tres modalidades: las que se concretan con otros organismos culturales internacionales (Pascua, con una sala sueca, y Los áspides de Cleopatra , con la Compañía Nacional de Teatro Clásico de España, que se estrena hoy); las que se realizan con directores de llegada internacional que han logrado aportes de otros festivales internacionales (caso actual, Mariano Pensotti; casos anteriores, Lola Arias y Federico León, entre otros); y las que tienen lugar con productores privados locales de la escena comercial.

En términos generales, puede decirse que en los dos primeros grupos ambas partes se hacen cargo de la producción por igual. En el tercer grupo, hay más opciones. Contando estrenos y reposiciones este año surgen tres casos testigos. En Final de partida , que se hizo en asociación con Pablo Kompel, de Paseo La Plaza, la realización de la obra y el pago al equipo creativo estuvo a cargo del Complejo. Los pagos a actores, director y asistentes, así como la publicidad, los asumió Kompel; una vez estrenada la obra, el Complejo se quedó con el 25 por ciento de lo recaudado.

Para la reposición de Chantecler el mecanismo fue similar aunque, en este caso, la sala oficial se quedó con el 20 por ciento.

El jorobado de París fue una asociación entre el Complejo y La Crypta. La escenografía, vestuario, publicidad y contratación de la iluminación estuvo a cargo de la parte privada, mientras que la otra parte contrató a los actores de la obra (14 en total). La sala se quedó con el 15 por ciento.

Vale aclarar que, en general, cuando un espectáculo privado se presenta en un teatro comercial la sala se queda con el 30 por ciento de la recaudación.

Por los motivos que sean (problemas presupuestarios, cambios en la modalidad de producción, visión globalizada de la actividad, el estado de los edificios, achicamiento del personal en las salas del Estado), en el Complejo Teatral de Buenos Aires las coproducciones van en aumento. Hace 10 años se estrenaron 13 espectáculos de teatro para adultos. Aquella vez, sólo uno fue una coproducción. En 2009, de 15 obras, 3 respondieron a mecanismos asociativos. Este año, de los 11 montajes, 5 fueron bajo esta modalidad.

La sala emblema de Teatro San Martín es la Martín Coronado, con 1060 butacas. Este año, todavía no se estrenó allí ningún espectáculo de teatro. Sólo a fin de este mes, la Comédie Française hará cuatro funciones de El juego del amor y del azar . En términos anuales, la sala estatal francesa estrena 30 títulos y realiza 850 funciones. Se presentan espectáculos todos los días del año y tiene el 82 por ciento de entradas pagas. Eso sí: maneja menos de la mitad del presupuesto que tiene el Complejo Teatral..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario