miércoles, 21 de agosto de 2013

Otra función callejera de los artistas del Argentino

SOCIEDAD /  El conflicto se agravó con el levantamiento de La Traviata. Estuvieron frente a la Legislatura. Músicos, bailarines y coristas siguen pidiendo actualización de pagos, firma de contratos y definición de un plantel estable. 

21.08.2013 | 15.31

Por Pablo Spinelli

El ballet del Teatro Argentino, danza en plena avenida 7, frente a la Legislatura (Foto: Eva Cabrera)

Los trabajadores del Teatro Argentino protagonizaron por octavo miércoles consecutivo una protesta que incluye llevar el arte a la calle para visibilizar el reclamo por una política cultural para esa sala. Esta vez, la protesta se realizó en la avenida 7, frente a la Legislatura, con el conflicto agravado por el levantamiento de la opera  La Traviata, la cual iba a ser estrenada la semana pasada. 

Como lo vienen haciendo desde el 2 de febrero, cuando realizaron el primer abrazo al teatro, los planteles estables de músicos, cantantes y bailarines realizaron una serie de números, que incluyeron el Himno Nacional Argentino, el Va Pensiero de Verdi, y el Lago de los Cisnes. 

Las banderas son las de siempre: el pago y el pase a planta de los contratados y mensualizados, la firma de contrato de quienes aún no lo tienen, y la definición de una estructura o plantel estable “que permita pensar en un Teatro con proyección y estabilidad hacia el futuro”. A eso se suma la “necesidad de contar con una programación que acerque a la sala al público bonaerense”, resume Fernando Alvar Núñez, miembro del coro y voz cantante de la protesta. 

Según los trabajadores, contra esto último atenta el levantamiento de La Traviata, cuyo estreno estaba previsto para el pasado viernes. “Esa decisión no hace más que agudizar la falta de actividad”, dice Alvar Núñez, dado que hasta octubre la sala estará prácticamente sin actividad. Para la asamblea es un contrasentido la decisión, cuando “ya se ha gastado mucho dinero en escenografía y contratos específicos para esta obra”. 


Contrapunto. Entre los trabajadores provocó mucho malestar el comunicado a través del cual el administrador del Teatro informó del levantamiento de La Traviata, de Giussepe Verdi, responsabilizando a la asamblea. “Esta decisión resultó inevitable frente a las reiteradas medidas de fuerza, intempestivas, inesperadas y sin previo aviso, enmascaradas en declarados llamados a ‘Asambleas Permanentes’”, dice ese comunicado. 

Los trabajadores rebatieron esas calificaciones para una medida de fuerza que viene llevándose a cabo desde hace varios meses. Por otra parte criticaron que la decisión de levantar la obra se tomó porque la orquesta estable realizaba una asamblea en un horario coincidente con un ensayo pero no con el estreno de la obra. “Si se hubiera querido tomar una medida, pudo haber sido una postergación, pero no un levantamiento definitivo”, dijo Alvar Núñez. 

La administración del Teatro lo explicó así: “Las asambleas de la orquesta autoconvocadas al inicio de los ensayos pre-general y general previstos para los días miércoles y jueves pasados (el estreno era el viernes), impidieron la realización de los mismos y como consecuencia la irremediable imposibilidad de realizar el estreno y las funciones subsiguientes del fin de semana”. 

Los trabajadores también objetaron los números expuestos por las autoridades respecto a los trabajadores con haberes adeudados. Se “ha trabajado en la normalización de los pagos de los contratos de obra y con respecto al reclamo específico de los 8 contratos pendientes de miembros de la orquesta con un atraso de tres meses, se les comunicó en el día de ayer que los mismos estarán al pago el próximo día viernes 23 de agosto”. Agrega que “del total de 911 trabajadores con actividades habituales, 826 son de planta permanente y transitoria, los que cobran sus haberes sin ninguna retraso y de los 45 restantes con contratos de otro tipo, sólo 10 (incluido los 8 mencionados) tienen alguna demora administrativa”. 

La asamblea rebate esos números. Sostiene que también hay deuda con una decena de integrantes del ballet, y un número mayor del área técnica. 

La negociación. Según el comunicado oficial emitido por el área de prensa de Cultura bonaerense, los reclamos gremiales planteados tienen en la gran mayoría origen en la creación misma del Instituto Cultural, en el año 2003. 

“Dichos reclamos, que son reconocidos, motivaron la convocatoria del gobierno Provincial a una mesa técnica de negociación en la que vienen participando desde marzo del presente, coordinadas por el ministerio de trabajo, autoridades del Instituto Cultural, Ministerio de Economía, Gestión Pública y Dirección Provincial de Personal por una parte y por la otra los delegados de todas las agrupaciones gremiales que tienen representación en el teatro”. 

Agrega que pese a las ofertas concretas para atender cada uno de los reclamos, “las medidas de fuerza no cesaron. A tal punto que ante la declarada “retención de tareas” y “trabajo a reglamento” el Ministerio de Trabajo de Provincia dicto una conciliación obligatoria en el mes de julio y posteriormente su prorroga con vigencia hasta el día martes 20 de agosto inclusive”. 

Califica entonces de “extorsiva” la declaración de asamblea permanente de la orquesta, “en el mismo momento en que debían empezar los ensayos pre-general y general impidiendo así su realización según lo programado. Siendo los puntos del reclamo los mismos que están siendo tratados y negociados en la mesa técnica a los que agregaron el pago de los contratados”. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario