jueves, 8 de agosto de 2013

'No trates de ser Eva' vuelve a La Plata

CULTURA /  La faceta menos popular de la “abanderada de los humildes”, la artística, es explorada en esta obra que dirige la platense Marina Assereto. Este jueves a las 22 podrá verse nuevamente en Espacio 44.

07.08.2013 | 23.32

Micaela Suárez en No trates de ser Eva

No trates de ser Eva se presenta este jueves, a las 22, nuevamente en La Plata: la obra, con actuación de Micaela Daniela Suárez y dirección de Marina Asereto, volverá a subir al escenario de Espacio 44 (44 N°496).

Eva Duarte logró reconocimiento cuando fue primera dama de la República Argentina. La compañera de Juan Domingo Perón supo darle un lugar preponderante a su rol de esposa del mandatario presidencial y se ocupó de las necesidades de los trabajadores, las mujeres y los sectores más humildes del pueblo. Así, sin buscarla, obtuvo la popularidad que le fue esquiva cuando sí se propuso encontrarla, durante su carrera de actriz, antes de conocer al General. Pero, ¿qué pasaría si Eva Perón regresara de la muerte y tuviese la posibilidad de tener una noche en el teatro? Este interrogante se plantearon las actrices Marina Assereto y Micaela Suárez. Y el resultado –tras una larga investigación sobre la vida, la muerte y la vejación que sufrió el cuerpo de Evita– es No trates de ser Eva.

“La obra nos llevó un año y medio aproximado de trabajo de investigación y de ensayo, con mucha bibliografía en mano, pero a nosotras lo que más nos llamó la atención para este laburo fue el tema de su muerte y de su cuerpo. Con ese disparador comenzamos a pensar y a jugar con la posibilidad de traerla de la muerte para darle una noche en el teatro y que hiciera su mejor función, como actriz que fue, como actrices que somos nosotras; como mujer, como mujeres que somos nosotras; no hay un pensamiento político, hay vida vivida, la suya y la nuestra”, cuenta la platense Marina Assereto, quien dirige esta obra que intencionalmente aborda la faceta menos popular de Eva Duarte, la artística. Y en ese sentido aclara: “No la considero una obra histórica, aunque se relaten hechos y fechas precisas de la vida de Eva. En escena vemos una Evita que ya vivió y que cuenta parte de su pasado como actriz. Y, poco a poco, ese relato se va tornando cada vez más oscuro hasta llegar al propio proceso de embalsamamiento que sufrió su cuerpo”. 

No trates de ser Eva muestra en 50 minutos la obsesión de una actriz con el éxito y cómo la frustración que le provoca no alcanzarlo se mezcla con el sueño inconcluso de su personaje: Eva Duarte. Esta analogía abre una ambigüedad que permite que el público acceda a las distintas capas de sentido que propone la obra. Poco a poco la muerte va cobrando protagonismo y, cuando por fin se manifiesta, el personaje consigue encarnar su papel principal, su rol definitivo. 

“En la puesta en escena vemos a la actriz que hace de Eva, vemos a Eva queriendo actuar. Cada una tiene su momento, pero se interrelacionan también. Esta es la ambigüedad de la que habla la obra y lo interesante desde la puesta y la dramaturgia. La pieza está llena de sensaciones que conducen al espectador por distintos mundos y momentos”, explica la autora y directora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario