miércoles, 7 de agosto de 2013

Lilian Valmar: murió uno de los rostros más bellos del cine de los 50

Miércoles 07 de agosto de 2013 | Publicado en edición impresa

1927-2013

Por Adolfo C. Martínez  | Para LA NACION

El rostro juvenil, adornado con una pícara sonrisa, hizo de Lilian Valmar una de las actrices más requeridas por el cine nacional entre las décadas del 40 al 60. Desde las comedias más pícaras hasta los melodramas más oscuros, supo aportarles su sólido oficio y una gran vocación que se había despertado en su niñez, cuando deseaba convertirse en bailarina clásica. Anteayer, y luego de una larga enfermedad, falleció a los 85 años. 

Había nacido como Celia María Damestoi en Buenos Aires en 1927 y en su niñez dejaba de lado sus muñecas para asistir a los cines barriales y ver reflejadas en la pantalla a sus figuras más predilectas. "Quería ser como ellas, ponerme en la piel de esos personajes", dijo en más de una ocasión, y la oportunidad le llegó en 1947, cuando el director Luis César Amadori la eligió para un pequeño papel en el film Albéniz . De aquí en más su carrera fue ascendiendo a través de títulos como La copla de la Dolores , El tango vuelve a París, Porteña de corazón y Alma de bohemio.

Ya consagrada por el público y por la crítica, Lilian Valmar transitó casi sin interrupciones por numerosos films en los que demostró su gran versatilidad y una simpatía que le abrieron las puertas de la televisión entre 1971 y 1985 en las telenovelas Una luz en la ciudad, Me llaman gorrión, Entre el amor y el poder y Libertad condicionada . Atrás habían quedado otras producciones cinematográficas, entre ellas, Obras maestras del terror , junto con Narciso Ibáñez Menta y Viaje al más allá .

"Pude lograr lo que me propuse -apuntó en un reportaje-, ya que pude llegar al cine, ese sueño de niña asombrada por las grandes estrellas." Su despedida de la pantalla grande fue en 1966, cuando protagonizó el film Del brazo y por la calle y, sin duda, su nombre quedará grabado a fuego en el firmamento de las actrices que más se distinguieron en la época de oro de nuestra cinematografía. También vivió mucho tiempo en Puerto Rico y fue pareja de Oscar Casco, con quien actuó en varias emisoras de radio en diferentes radioteatros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario