viernes, 16 de agosto de 2013

“La Traviata” transita los años sesenta en una renovada versión

Viernes | 16.08.2013  Publicado en Edición Impresa:   Espectáculos

OPERA EN EL TEATRO ARGENTINO

La ópera de Verdi se estrena hoy con la régie de Gustavo Tambascio y la actuación de Paula Almerares 

LA CANTANTE PLATENSE PAULA ALMERARES Y EL RÉGISSEUR GUSTAVO TAMBASCIO DURANTE UNO DE LOS ENSAYOS DE LA NUEVA VERSIÓN DE “LA TRAVIATA” DE VERDI

Una original versión de “La Traviata”, la clásica ópera de Verdi, llegará esta noche al escenario principal del Teatro Argentino con una puesta realizada por Gustavo Tambascio. Según adelantó el propio regisseur , la historia Violetta, basada en “La dama de las camelias” de Alejandro Dumas (h) transcurrirá a fines de los años sesenta y su protagonista será una diva del canto, que transita los últimos años de su carrera mientras padece una grave enfermedad.

“Esta es una puesta muy respetuosa por la historia de Verdi, con el espíritu y la esencia del drama que se cuenta. Las relaciones con la peripecia dramática no está subvertida o cambiada. He tratado de poner el énfasis en algunas cosas que están implícitas en la propia obra que durante muchos años se tenían que enmascarar por el buen gusto de las audiencias o del denominado ‘buen gusto’ de las audiencias burguesas”, señaló Tambascio.

El realizador adelanta que transporta la acción al año 68. “Violetta Valery aquí es una diva, una soprano lejanamente inspirada en María Callas cuando estaba en su peor crisis. Es una mujer adorada y asediada por todo el mundo, hastiada de esto, con una enfermedad mortal que en este caso ella combate con el uso de la morfina. Es importante aclarar que no se la muestra a Violetta como una drogadicta sino que se inyecta morfina para sobrellevar el dolor de su enfermedad”, agrega.

Abatida por esta enfermedad, con poco tiempo de vida, Violetta decide entregarse a una vida de relativo desenfreno. “Esto no tiene mayor calificativo moral en nuestros días, como lo tuvo en su momento. Lo que sí le pide Alfredo, un joven admirador de ella, es: ‘Cuidate, no te mates’. Entonces ella le contesta: ‘¿Y yo a quién lo importo’?, y él le dice ‘A mí’, y allí comienza el romance”, cuenta el director.

Ese amor la alejará, por un tiempo, de la muerte. una advertencia

Esta clásica historia de amor llega en esta versión con una advertencia desde las autoridades del Teatro Argentino: “Esta obra contiene escenas que pueden herir y/o afectar la sensibilidad de los espectadores. El ingreso de menores de 16 años sólo se permitirá con el consentimiento de un adulto responsable”.

Al respecto, Tambascio aclara que “lo primero que tenemos que decir es que es una obra que en su estreno generó un escándalo descomunal, a tal punto que Verdi la tuvo que retirar y tuvo que volver a darla luego cambiándola de época”, afirma, revelando su interés en que ese espíritu de la obra vuelva a tener golpear al espectador.

Por otra parte, adelanta que “lo que yo he tratado es que haya más contacto entre los personajes, más contacto carnal, y además he procurado reflejar la presentación del cuerpo femenino como mercancía eterna, lo que tiene su punto más fuerte en un baile de streap tease , algo que se inició allá por los años 50 ó 60”.

Me gustan las puestas jugadas

La destacada soprano platense Paula Almerares asumirá el rol de Violetta en cuatro de las seis funciones previstas. Sobre la renovada propuesta, asegura: “A mí me gustan las puestas jugadas cuando tienen contenido, cuando tienen una razón de ser. Hacer una puesta ‘jugada’ porque sí, para mí no tiene sentido. Pero en este caso me parece que tiene un valor artístico. Ahora, también sabemos que en estas propuestas de vanguardia hay gente a la que le gusta y gente a la que no le gusta. Pero esto forma parte de la exposición de los artistas”.

En cuanto a su desafío interpretativo, Almerares afirma que “en la parte vocal y actoral, estoy muy comprometida con el personaje. En lo vocal me siento muchísimo más madura y tranquila. A pesar de que La Traviata es el rol más difícil para una soprano, para mí es un gusto y un honor. Me siento plena artística y personalmente y creo que esto suma mucho a la hora de asumir un rol como éste. Creo que la gente va a poder disfrutar de esta puesta porque, entre otras cosas, yo personalmente la disfruto muchísimo y eso siempre se refleja en el resultado artístico”.

Sobre el cambio de época, la cantante asegura que no afecta a Violetta, porque sigue siendo una mujer de carne y hueso. “La protagonista de La Traviata es un personaje real por lo que los cambios de épocas que se puedan proponer, como en este caso, no afecta en nada la interpretación. No importa que vista con miriñaque o un vestido de Channel. Violetta es un personaje real y eso me permite abordarlo sin modificar nada desde lo interpretativo”, agregó.

Las funciones serán hoy y mañana a las 20.30, y el domingo a las 17, con nuevas funciones el fin de semana próximo. La dirección musical le corresponderá a Pedro Pablo Prudencio, la escenografía a Leonardo Ceolin, el vestuario a Martín López y la iluminación a Horacio Efron. El Coro Estable contará con la preparación de Esteban Rajmilchuk. El reparto estará encabezado por Paula Almerares (16, 18, 23 y 25) y Florencia Fabris (17 y 24) como Violetta, Orlando Niz (16, 18, 23 y 25) y Santiago Ballerini (17 y 24), como Alfredo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario