viernes, 9 de agosto de 2013

La escena que nadie quiere ver

VIERNES, 9 DE AGOSTO DE 2013

TEATRO › LOS ACTORES DEL COMPLEJO TEATRAL BUENOS AIRES DENUNCIAN “FRAUDE LABORAL”

La Asociación Argentina de Actores denuncia que el Ministerio de Cultura porteño no está pagando los ensayos, que los contratos tardan en llegar y que los artistas estrenaron sus obras sin haber cobrado nada. El director del CTBA, Alberto Ligaluppi, desmintió las acusaciones.

Por María Daniela Yaccar

El estreno de Triste golondrina macho volvió a postergarse por problemas presupuestarios.

¿Cómo continuará el drama más dramático que tiene lugar en los teatros de Buenos Aires, los que dependen del gobierno porteño? Este es un año complicado para los actores que se desempeñan en el Complejo Teatral Buenos Aires (CTBA), por motivos diversos, pero que siempre los pusieron en tensión con lo político; en particular, con la administración macrista. El conflicto más reciente lo denunció la Asociación Argentina de Actores (AAA) en un comunicado que emitió el viernes y que, a casi una semana, no generó una respuesta favorable de parte del ministro de Cultura, Hernán Lombardi. Aquel escrito contiene una denuncia contundente, de “fraude laboral”, por contratos que tardan en llegar y, lo que es más grave, por ensayos que no se están pagando y por actores que estrenaron sus obras sin cobrar nada. Los elencos afectados son los de Cineastas, Social Tango y Chantecler Tango. Por otra parte, por falta de dinero para la escenografía y el vestuario, entre otros problemas denunciados por los actores, el estreno de Triste golondrina macho fue nuevamente postergado. Alberto Ligaluppi, director del Complejo, admitió los retrasos en los pagos de los ensayos, pero su versión en todos los puntos es distinta de la de la AAA.

A fines de la semana pasada, la AAA –que se declaró en estado de alerta– avisaba que aún no estaban cerrados los contratos de aquellos tres espectáculos. Antes de la función en el Sarmiento (Cineastas), que se hizo a pesar de las circunstancias, se leyó para el público el comunicado en el que se denunciaba la situación. El sábado fue el estreno para invitados. Ligaluppi y funcionarios escucharon la lectura del documento. Tras esta acción de los actores/trabajadores, y de cartas documento que enviaron al Gobierno de la Ciudad, algunos contratos empezaron a llegar. Pero eso no resolvió nada. “Los contratos que están mandando tienen fecha del 1º de julio, cuando los actores están ensayando desde abril”, advirtió a Página/12 Alejandra Rincón, primera vocal de la Secretaría Gremial de la Asociación. Esto significa que, según Rincón, los actores no solamente les están poniendo el cuerpo a espectáculos por los que no vieron un centavo, sino que, además, no tienen ninguna certeza de que cobrarán los ensayos que les corresponden.

Por el contrario, si bien admitió el retraso en el pago de ensayos, Ligaluppi sostuvo que las funciones están todas pagas. Rincón dice que no, que hay obras que llevan dos semanas en cartelera y que los elencos no cobraron nada. “Los contratos se dividen en dos: hay uno para ensayos y otro para funciones”, sostuvo el director del CTBA, y Rincón lo negó. Ligaluppi aseguró que los ensayos se pagarán a los elencos la semana que viene y dijo que la postergación de Triste golondrina macho fue por exceso de espectáculos para niños durante las vacaciones de invierno. “Los técnicos estaban sobrepasados”, afirmó. Guillermo Arengo sostiene otra cosa. El panorama es poco claro.

Antes de los contratos, los elencos suelen recibir una carta de intención, instancia de acuerdo previa, que explicita los plazos estimativos de las funciones, el espacio físico donde se desarrollarán, montos y otros detalles. Según cuenta Rincón, estos escritos también les ocasionaron problemas. “En el caso de Cineastas, los chicos ensayaron desde abril hasta el estreno, que fue el sábado. Y (las autoridades) dicen que no saben si les van a poder pagar de abril a julio, que habrá una evaluación del sistema administrativo. Les garantizan sólo el pago de julio hasta noviembre”, aseguró Rincón. “No nos responden las cartas documento, no nos dan respuestas telefónicas ni por mail. Hay silencio de radio total. Solamente nos mandaron los contratos, pero con fecha del 1º de julio. Es decir que la respuesta es que no se le va a pagar a la gente”, protestó.

Un párrafo aparte merece Triste golondrina macho, obra de Manuel Puig, dirigida por Guillermo Arengo y Blas Arrese Igor, que padeció ni más ni menos que tres cancelaciones en el Regio. En este caso, “el contrato está bien diseñado, pero la partida de dinero para la producción del espectáculo se atrasó cuatro meses”, informó Arengo. Es decir, según esta versión, no había con qué hacer la escenografía y el vestuario. Ni nada. Porque Diego Frenkel (músico de la obra), Alejandro Le Roux (iluminador), Pablo Ramírez (vestuarista), Romeo Fasce y Luciana Quartaruolo (escenografía) aún no cobraron. Están trabajando desde abril. Y el elenco recién ayer cobró un mes: julio. Tampoco les pagaron los ensayos. “Estoy altamente preocupado. Hace diez años que trabajo con continuidad en el CTBA. Siempre hay una morosidad, una burocracia que lentifica y complica, pero los problemas contractuales se profundizaron. Recién hoy (por ayer) nos empezaron a liquidar un mes de los cuatro que nos adeudan”, explicó el actor y director.

“No sé qué pasa con las partidas. Toda la gente vinculada con la producción está metida en el medio de un tironeo. Ellos no son los responsables. Los responsables son los que deciden cómo se reparte. Pero no nos dan ningún tipo de información”, protestó el director. El estreno de Triste golondrina... estaba anunciado para el 28 de junio, pero se la verá recién el 16 de agosto. Para Arengo, todo esto se resume en dos palabras: “intencionalidad política”. Como los actores lo vienen denunciando, él piensa que detrás de este accionar hay una finalidad oscura, neoliberal, de vaciar los teatros que son de todos. El “maltrato” a los trabajadores y la merma en la programación del CTBA serían, entonces, dos caras de la misma moneda. “Encima, Lombardi es casi el programador”, sostuvo Arengo.

Sucede que este no es, claro, un hecho aislado. En mayo, los actores cortaron la calle Corrientes denunciando la “privatización encubierta” del Teatro San Martín, porque las salas se alquilaron para eventos privados. En junio, el Ballet Contemporáneo y Final de partida suspendieron funciones en ese teatro, porque las calderas y las cañerías habían colapsado. En este momento, en la cartelera del Coliseo hay sólo dos espectáculos (El gran circo y el del Ballet Contemporáneo, dirigido por Mauricio Wainrot). Según Rincón, el fin de semana pasado no funcionaba la calefacción en el Sarmiento.

Hoy la AAA tiene previsto lanzar un nuevo comunicado, comentando que muchos actores están trabajando sin haber cobrado sus salarios. “Por ahora preferimos leer el comunicado para que la gente se entere y esto se haga público. No queremos hacer un paro para no darle herramientas al gobierno porteño para que nos baje los espectáculos. Queremos que se haga masivo, que se entere todo el mundo, y que los compañeros trabajen en condiciones dignas y cobrando su sueldo”, manifestó. En mayo de 2011, el sindicato había firmado un acta-acuerdo con el ministro de Cultura, en el que el funcionario se comprometía a firmar y entregar en tiempo y forma los contratos laborales. Página/12 intentó comunicarse con él, pero no obtuvo respuesta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario