lunes, 22 de julio de 2013

Romina Ricci, la actriz que volvió a la tele y a apostar por el amor

Lunes | 22.07.2013 Publicado en Edición Impresa:   Espectáculos

UNA “FARSANTE” IMPARABLE

La ex de Fito Páez trabaja en la tira de Pol-ka, filma la vida del Negro Olmedo y sueña con vivir otra historia de amor 

“CON FITO ME LLEVO MUCHO MEJOR AHORA QUE ESTAMOS SEPARADOS, QUE CUANDO VIVÍAMOS JUNTOS”, ASEGURA LA ACTRIZ

Romina Ricci, la ex de Fito Páez, volvió a la tele con “Farsantes”, interpretará a una vedette en la película sobre Olmedo, quiere ser directora de cine y se anotó en Filosofía y Letras. Pero lo más importante, en su vida, es el amor. Tiene un novio en París y tal vez por eso siente un equilibrio en su vida y siente que puede darle a cada cosa el valor y el lugar que realmente se merecen.

El hombre que la desvela en este momento tiene un inconveniente: vive en París. Por lo tanto, Romina tiene dos posibilidades: viajar una vez por mes y fundirse, porque un avión a París no es lo mismo que un taxi a Palermo. O la segunda opción, vivir hasta donde pueda, un amor a distancia. Lo poco que se sabe es que se llama Guillaume.

“Creo en formar pareja -confiesa-. Con un novio a distancia es tan romántico... Te encontrás en distintos lugares del mundo... Aunque lo extraño mucho. Podemos hablar por Skype, claro. Pero no alcanza. Llega un momento en que no aguantás más. ¡Quiero su cuerpo!”.

lo PASADo

Guillaume, tenga las virtudes que tenga, es un desconocido. En cambio, su pareja anterior es un famoso en serio. Nada menos que Fito Páez, con el que tiene una hija: Margarita de 9 años. Todo indica que las tormentas que se presentan en toda separación se fueron a otro lado del mundo. Romina habla de su ex como quien habla de su mejor amigo. Ese con el que sabés que podés contar siempre.

“Con Fito me llevo mucho mejor ahora que estamos separados, que cuando vivíamos juntos. Así es perfecto. La convivencia mata todo. Se cumple lo del amor después del amor. Fito siempre me lo decía. Me di cuenta de que el amor es algo que va mutando a medida que uno va creciendo. Me costó entenderlo porque soy muy apasionada. A los veinte era traumático. Con Guillaume aprendí a proyectar en el tiempo. Más allá de lo que pase, estoy viviendo un nuevo experimento de amor”.

Y como no solo de amor vive el hombre (y la mujer) Romi accede a charlar sobre su trabajo. En cine, para empezar, será Tita Russ, la segunda mujer de Olmedo. Apenas leyó el guión se enganchó y aceptó la convocatoria. En el tema guiones es súper exigente: si en la página diez la historia no la atrapa, la rechaza. Tiene 34 años y el método nunca la defraudó.

REGRESO A LA PANTALLA

En la tele, de la que estuvo ausente unos cuantos años, está participando de una tira de éxito como “Farsantes”. Admite que no ve demasiada televisión. Incluso, hay noches que no ve ni siquiera la tira en la que trabaja. Pero aceptó la propuesta porque tiene muchos puntos a favor, dentro y fuera del estudio.

“En principio estoy porque me divierte -se sincera-. Me gusta el elenco y me gusta Pol-Ka. En esa productora son muy respetuosos. Gente que entiende que uno, como actor, está entregando el alma. Si me siento incómoda me trabo y no puedo trabajar. La tele a veces va tan rápido...Me mareo. Por suerte ahora tengo una madurez que me permite entenderla. Todavía hay cosas con las que me cuesta transar. Por ejemplo, hacer notas con ciertas revistas...Es difícil abrirse a hablar”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario