miércoles, 22 de mayo de 2013

Se movilizan vecinos y artistas por el destino del teatro Princesa


Miércoles | 22.05.2013  Publicado en Edición Impresa:   La Ciudad

LA VENTA DEL PALACIO DE DIAGONAL 74

La Municipalidad aclaró que no se puede demoler

VECINOS SE REUNIERON ANOCHE FRENTE AL PRINCESA Y DEBATIERON ALTERNATIVAS DE PRESERVACIÓN Y RECUPERACIÓN DEL HISTÓRICO PALACIO

Más de 150 vecinos, artistas, legisladores y representantes de entidades vinculadas con la protección del patrimonio urbano platense se reunieron anoche en diagonal 74 entre 3 y 4 para impulsar estrategias de “preservación, recuperación y restauración” del emblemático teatro Princesa.

El encuentro tuvo lugar junto al pórtico del largamente centenario edificio que perteneciera a la sociedad italiana “Unione e Fratellanza”, a metros de donde se colocara semanas atrás un cartel promoviendo la venta de la propiedad como “lote” de 1.300 metros cuadrados.

Ese enorme letrero ya no está. Fue retirado por intimación de la Comuna, que consideró que la construcción no debía ser ofrecida como mero terreno apto para el desmantelamiento total.

“Se puede vender, pero como constituye un bien patrimonial con grado de ‘protección estructural’ en el catálogo del municipio, debe aclararse que no puede existir demolición y cada intervención tendrá que ser estudiada y autorizada o denegada expresamente” subrayó Gustavo Petró, director de Planeamiento y Obras Particulares.

En clave similar se pronunciaron los participantes del concurrido mitin callejero que se inició pasadas las 20 de ayer, convocado desde las redes sociales -particularmente facebook, donde se conformaron grupos como “Salvemos al Teatro La Hermandad del Princesa”-.

Sin descartar recurrir a la vía judicial para crear un “paraguas” contra la eventual demolición, los asambleístas avanzaron en una convocatoria a restauradores y proyectistas; cuestionaron las políticas urbanas del municipio -“de las 1826 casas originalmente protegidas ya se perdieron 200”, sostuvieron-; y pidieron a los legisladores presentes -los concejales Julio Irurueta y Fernando Gando, y el diputado provincial Oscar Negrelli- que “se movieran” en los cuerpos que integran.

En ese sentido, esta tarde la Legislatura bonaerense analizará un pedido de expropiación del Princesa; y el Concejo, mañana, una solicitud a la Nación para que la protección patrimonial llegue a esa órbita.

HISTORIA DE TRES SIGLOS

La Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Unione e Fratellanza” fue la primera entidad que nucleó a inmigrantes peninsulares en nuestra ciudad. Se fundó el 3 de junio de 1883, pero la construcción de su ambiciosa sede, una mole neoclásica cuyo vestíbulo estaba ornamentado con esculturas barrocas de ángeles y princesas, demoró seis años más.

En la década de 1920, la irrupción de los filmes mudos marcó su destino; la sala de reuniones se adaptó como cine-teatro con orquesta. Durante tres décadas, el Princesa ofreció varias funciones semanales en su enorme sala de treinta y dos metros de longitud, doce de anchura y nueve de altura.

A inicios de los ‘50, sucesivas inspecciones municipales revocaron la habilitación del coliseo, que en 1952 fue adquirido por un particular por 300 mil pesos. Desde entonces, por tres décadas, funcionó como depósito de autos y taller de reparación de embarcaciones.

El camino del dramaturgo y director platense Francisco Mario García Alvarez, “Quico”, se cruzó con el del Princesa en los primeros ’90. Lo adquirió para crear lo que definió como “un lugar con identidad estética”, y lo logró, con una serie de obras entre las que “Maluco” -estrenada en 1993- es la más recordada. Hace un año, la muerte de García marcó el ocaso del colectivo multidisciplinario conocido como “La Hermandad del Princesa”.

Protegido  

UNA IMAGEN RECIENTE DEL INTERIOR DEL PRINCESA

Los promotores de la conservación y restauración del Princesa subrayan la existencia de disposiciones nacionales, provinciales y municipales que le otorgan diferentes grados de protección. En el plano local, en octubre de 2004, el Concejo sancionó la ordenanza 9806 declarándolo “de interés histórico” por su “valor testimonial”. El texto prevé que “toda intervención a realizarse en el edificio, cualquiera sea su magnitud y/o destino”, deberá ser evaluada previamente por la Comisión del Sitio creada por la ordenanza 9103/99 (papel que hoy cumple el Consejo Unico de Ordenamiento Territorial), y atenerse a “conservar sus características” así como apuntar a “la puesta en valor de sus particularidades arquitectónicas”.

Quienes se reunieron anoche afirmaron además que la preservación emana de la ley nacional 14.800, la ordenanza 9231/00, el decreto 1579/06, y una medida cautelar dictada por la Corte bonaerense en el expediente “Fundación Biosfera y Otros c/ Municipalidad de La Plata s/ Acc. de Inconstitucionalidad Ord. 10.703/11”.

Templo masón  

A inicios del siglo XX, al tiempo que jugaba un papel central en la consolidación de la colectividad italiana en la Ciudad, la sede de “Unione e Fratellanza” afianzaba -con perfil más bajo- su carácter de polo gravitatorio para la masonería.

Se calcula que hacia 1910 La Plata albergaba a uno de cada cuatro masones del país, y una veintena de logias; algunas de ellas fueron “La Plata 80”, “Triunfo y Justicia”, “Luz y Verdad”, “Stretta Ugna-glianza”, “1º de Mayo” e “Hijos del Universo”.

La imponente construcción de diagonal 74, cuya ubicación y rasgos arquitectónicos encierran según los expertos emblemas, atributos y símbolos inequívocamente ligados con la masonería, fue sede de casi todas estas sociedades.

Los propietarios actuales admiten que apenas trascendió el fallecimiento de Quico García, el anterior dueño, “se empezaron a acercar masones, expresando interés en el teatro por la importancia que le otorgan en la historia de las logias argentinas; incluso vino un enviado del Gran Maestre, que es la máxima autoridad en el país. Sugirieron la existencia de un sótano con una ‘piedra fundacional’ que, la verdad, no tenemos idea de dónde podría estar”.

Fuente: 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario