domingo, 5 de mayo de 2013

Entrevista a Adrián Di Pietro antes del estreno


Como habíamos publicado, el actor de Henderson debuta a las 21 de este domingo, 5 de mayo de 2013, en el Pasaje Dardo Rocha de La Plata, con El psicoanalista de Fierro. Antes de ponerse en la piel del licenciado Fernando Carlos Kolynos, habló, entre otros temas, de sus comienzos en las tablas, de los trabajos realizados, los proyectos, la obra que estrena y el deseo de actuar en nuestro pueblo 


Adrián Di Pietro es hijo de Beatriz y Néstor, el matrimonio que estuvo por años al frente de panadería El sol. Nació en Roque Pérez, provincia de Buenos Aires, pero se crió y vivió en Henderson. Cursó la primaria en la escuela Nº 2 y completó sus estudios secundarios en el ex colegio Nacional. 

Está en la capital de la Provincia desde 1988, hace ya 25 años. “Uf, cómo pasa el tiempo”, dice a Hendersonline el hermano mayor de Alejandro, y pasa a explicar una de las razones por las que llegó a la ciudad fundada por Dardo Rocha: “Hoy me pongo a pensar y supongo que el hecho de haber llegado aquí a La Plata fue porque mis abuelos paternos, Oscar e Isolina, luego de haber vivido en Henderson, y dedicado parte de su vida a la panadería El Sol, llegaron a esta ciudad. Desde chico, en períodos de vacaciones, ellos me traían, y me hicieron conocer muchas de las cosas de este maravilloso lugar. Creo que fue uno de los motivos por los cuales, al llegar a radicarme acá, sentía como que estaba en un ámbito que me era, me fue y aún me es más que familiar”. 

-¿Estudiaste alguna carrera universitaria?

-Mi carrera universitaria la realicé y concluí en la Facultad de Bellas Artes (UNLP). Egresé de ella con el titulo de Diseñador en Comunicación Visual. Siendo estudiante me ofrecieron ser ayudante de cátedra en una de las materias que forman parte de la currícula de ésta disciplina; inimaginable para mí, no estaba dentro de mis planes, pero bueno, me gustó la idea y comencé. Y así se fueron dando las cosas, hasta el día de hoy, que trabajo como docente en dos cátedras. Y te digo: ya hace veinte años (risas). Y, sí, pasa el tiempo. Hasta he llegado a tener alumnos de Henderson, pocos pero los tuve. Cuando se acercaban me preguntaban: ¿Vos sos el hermano de Alejandro? A lo cual yo les consultaba: ¿Y vos quién sos? (risas). 

-¿Y cuándo aparece el teatro en tu vida? ¿Siempre te gustó ser actor? ¿Es tu vocación o forma más parte de un hobbie?

-Mi vocación por el teatro comenzó ya de más grande. Estaba terminando mi carrera universitaria y, trabajando como ayudante de cátedra, una docente compañera, Liliana Casco, a la cual he bautizado como “mi madrina artística” (risas), siempre me decía: “Che, nene, vos tenés que dedicarte a la actuación, no lo pierdas”… Es más, antes, terminando mi quinto año en el colegio Nacional, la profesora María Angélica Gardés de Ledo -ella dictaba Literatura-, me hacía pasar al frente y recitar a veces poemas que ella nos daba. Hasta te podría contar una anécdota que aún recuerdo: “Una de las veces hasta me hizo subir a una silla y recitar” (risas) No me preguntes por qué a mí, porque no te lo podría decir, ni idea, pero que lo tuve que hacer. Ella también me lo decía (lo de dedicarse a la actuación).

Si bien existieron estas sugerencias, Adrián aclara que “la decisión fue mía, nadie me obligó”. 

-¿En qué lugares te formaste para la actuación?

-Comencé estudiando en Espacio Arte Vivo, un lugar de aquí, de La Plata. Allí hice mi primera experiencia en el escenario. Alicia Diciacio confió en mí, fue mi primera docente en este rubro. Seguí luego con una profesora y actriz que viajaba desde Buenos Aires hasta aquí, Mónica Buscaglia, a quien también deberé agradecerle tantas cosas… Hasta que luego de haber dejado de estudiar con ella me haya convocado a formar parte del elenco de una obra que ella dirigió y que recuerdo con tanto placer. Continué, buscando un rumbo más teórico, con Febe Chaves, directora, dramaturga, docente y actriz; alguien con muchos antecedentes en esta ciudad, quien me dio un orden en cuanto al perfil de un actor. Luego viajé a Buenos Aires para realizar un taller intensivo de entrenamiento actoral, dictado y dirigido por Thelma Biral. Después vino otro, que realicé en el Actors Studio, dictado por Dora Baret y Sebastián Blanco Leis. Y lo último que realicé, en cuanto a formación, lo hice en el teatro San Martín, con la actriz y directora Irina Alonso. Creo que tengo historial en mi haber (risas). 

-¿En qué año hiciste tu primera actuación sobre un escenario? ¿Te acordás el nombre de la obra?

-Mi primera actuación sobre el escenario fue en el 2003, con la obra Cenizas en el corazón, de género dramático y de Ariel Barchilón, un dramaturgo argentino. 

Adrián Di Pietro también recuerda que “haciendo mi curso en el teatro San Martín, y por medio de una compañera, llegué a la ENAD (Escuela de Arte Dramático), donde realicé Antígona -versión de Bertold Brecht-. Ahí hice el personaje de Tiresias, un sabio ciego. 

Cuando el hendersonense estaba concluyendo su curso en el prestigioso teatro capitalino se llevó a cabo un casting en La Plata para cubrir algunos personajes en la obra Babilonia -una hora entre criados-. Y el diseñador actor se presentó a la convocatoria. Así relata esa experiencia: “Llegué al Talller de Teatro de la UNLP, esta vez como postulante, ya que conocía a ese espacio pero como espectador. Me presenté y quedé seleccionado. Ahí fui el Niño Víctor. Fue un placer inmenso haber estado en ese lugar, con esa gente, con ese grupo y durante tres años presentándonos los días sábados. La dirección fue responsabilidad de Norberto Barruti, un maestro, a quien también tanto tengo que agradecer”. 

Agrega Dipietro que “Babilonia fue la última obra que hice. No, estoy mintiendo… Hacía Babilonia e hice también, pero por corto tiempo, Mi composición inesperada, una comedia musical, que dirigía quien comenté anteriormente, Mónica Buscaglia”. Aclara, y ríe al hacerlo, que su fuerte no es el canto. “Lo expreso y me río de sólo pensarlo, pero, bueno, entono; mi personaje, de todas maneras, no requería de un perfil tan de cantante, o sea que la zafé bien”, afirma, y ríe nuevamente. 

Trabajando en Mi composición inesperada Adrián conoció a un actor “con el cual establecimos muy buena conexión, que es quien me acompaña en El psicoanalista de Fierro, la obra que hoy estrenamos”. Se trata de Leandro Chavarría, “que justamente es oriundo de Pehuajó, y también vive y estudia aquí en La Plata. Henderson y Pehuajó unidos, por decirlo de alguna manera, por la actuación. ¿Qué tal?”. 

La obra que se estrena este domingo en la sala B del Pasaje Dardo Rocha es un proyecto independiente del productor general Carlos Fiasconaro. El libro pertenece a Martín Caprari y a Fiasconaro (de La Plata), y la dirección está a cargo de Lorena Velásquez, actriz y directora también de la ciudad de las diagonales. 

 -Contanos un poco acerca de El psicoanalista de Fierro y de tu personaje.

-Mi personaje es un psicoanalista, con algunas particularidades… No me hagas describirlo, si no se pierde el factor sorpresa. Creo que lo que menos se espera es que llegue “ese paciente tan particular”, y ahí comenzará una sesión. Somos sólo dos personajes en escena y es una comedia con un texto muy rico y creo que bien logrado,  modestia aparte (risas). 

-¿Te gusta más hacer comedia o drama? ¿O te resulta indistinto?

-La verdad es que los dos géneros me gustan. Una vez que uno se apropia del personaje y comienza a encontrarle sus “matices”, es verdaderamente placentero. 

-¿Has incursionado en el stand up?

-¿Sabés que no? No he hecho stand up, es una cuenta pendiente aún. 

-¿Algún proyecto que puedas contar?

-Jekyll & Hyde (Angel y Demonio). La semana pasada comenzaron los ensayos. Nuevamente el musical. Es muy interesante la propuesta. Seremos algo así como 35 personas en escena. 

-¿Te gustaría en algún momento actuar en Henderson?

-Me gustaría mucho poder llevar a Henderson algo de lo que hacemos. Para ello también dependemos de otras cuestiones, digo, que podamos hacer los contactos y que estén dispuestos a concretar esta posibilidad. Nuestro deseo es poder representar la obra en Henderson y en Pehuajó. 


Seguramente Adrián Di Pietro llegará a nuestro pueblo con ésta u otra obra teatral. Por lo pronto, este domingo, 5 de mayo, a las 21 horas, subirá a escena en la sala B del Pasaje Dardo Rocha (calle 50 entre 6 y 7 de La Plata, segundo piso) con El psicoanalista de Fierro. La obra también se presentará en el mismo lugar los domingos 12 y 26. En junio continuará en cartel, pero en otra sala. 

“Los esperamos a presenciar la más interesante sesión de psicología, a cargo del licenciado Fernando Carlos Kolynos y con un simpático y ocurrente paciente que transformará el consultorio, rodeado de mil estrellas, que en este caso serán ustedes, el público presente”, invita el protagonista, agradece  por la nota y se despide con “un fuerte abrazo a la gente de Henderson”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario