viernes, 19 de abril de 2013

Veinte años son todo


19.04.2013 | ESTELARES

Veinte años son todo

La banda nacida en nuestra ciudad que a fuerza de perseverancia, buenas melodías y lírica evocativa copó los escenarios nacionales cumple dos décadas en la ruta. Y lo festeja con todo: show, disco en vivo y DVD


Consolidados como referentes en el cancionero contemporáneo del rock argentino, los Estelares no son un fenómeno de ocasión; llevan veinte años consagrando sus mejores esfuerzos a enhebrar melodías emotivas e inmediatas en estocadas guitarreras de tres minutos.

Esta noche el cuarteto platense recientemente devenido trío celebrará, precisamente, esas dos décadas de garajes, estudios y escenarios con un concierto en el teatro Gran Rex, durante el que grabará un DVD y un CD en vivo.

La banda que integran Manuel Moretti -voz y guitarra-, Víctor Bertamoni -guitarra y coros- y Pali Silvera -bajo y coros-, junto a invitados estables como Eduardo Minervino -teclados-, Sebastián Escofet -guitarras acústicas-, Guillermo Harrington -guitarra rítmica- y Javier Miranda -batería-, marcará de esta manera un nuevo hito en su andar.

“No me imaginé llegar a este lugar, en realidad es un broche de oro para un montón de tiempo juntos con seis discos publicados” revela Moretti: “ahora viene el primer disco en vivo, con una etapa de muy buen sonido de vivo, de un montón de cosas. Una fotografía entre visual, auditiva y emocional que nunca pensamos que se iba a dar de esta manera”.

El vocalista revela que la fórmula para resistir en la siempre incómoda jungla de egos y talentos que es una banda no es otra que “construir, soportar, conocernos... el sonido de la banda y la canción es más fuerte que nuestras individualidades. Incluso el compositor es más fuerte que yo. La comunión de laburar con Víctor y Pablo se sobrepuso a todo y a cualquier individualidad”.

La historia de Estelares se inició en 1993, cuando Manuel y Víctor dejaron atrás el nombre de Peregrinos con el que habían debutado a fines de 1991, sumaron a Silvera en bajo y se rebautizaron. En 1996 llegó el debut discográfico, “Extraño lugar”, y en 1998 el excelente sucesor, “Amantes suicidas”.

“Hubo momentos raros, después del primer disco” recuerda Moretti “en el segundo me acuerdo que me dieron unas ganas de encierro en lo personal. Quería componer mucho pero salir a tocar muy poco, fue una etapa rara. De ese disco al 2010 pasaron cinco años en los que no dudé en seguir adelante pero fue de introspección. Después decidimos venir a vivir a Buenos Aires.

La introspección dio como fruto un disco solista, recopilando demos e intentonas: “La mañana del aviador”. “La idea fue encerrarme y ver qué salía, había algo como una elaboración de un montón de pasiones nuevas. En el 2000 empezamos a trabajar con Juanchi, en 2003 salió el tercer disco y se mantenía el ‘pronto va a salir un disco’. Después la banda dejó de ser tan ‘de culto’ y empezó a ser una banda más nacional y no solo platense, fue una etapa bisagra porque en mi caso fue ir de La Plata a la capital sin un mango a que rueden las canciones.

El show de esta noche en el Gran Rex tendrá los hits pero también “lados B, más reflexivos, un poco más oscuros... Ahora estoy aprendiendo y ejercitando el tema del tango porque me pasa que me están dando ganas de cantarlo, como que va apareciendo el intérprete tanguero” asume el compositor.

AMIGOS DE LA CANCION

“Hay un montón de músicos que escuché siempre y nos retroalimentamos; para mí es un placer tocar grabar y de vez en cuando juntarme a cenar con gente que quiero y le hace enorme bien a la canción, como Ariel Minimal, Palo Pandolfo y Coki De Bernardi. Las canciones salen del cuerpo y del corazón; salen del dolor, la alegría y se pueden laburar como un ejercicio” subraya el hombre de tres ciudades: su Junín natal, La Plata, y la urbe porteña.

“Para mí lo que está bueno de La Plata es que sigue sacando bandas todo el tiempo, agradezco que mi desarrollo en el lenguaje sensible y artístico haya sido en La Plata” afirma: “es de una valía enorme, porque se dio en un sitio donde en los ‘80 ibas a un bar y ahí estaban los Virus”.

Acerca de su compromiso con el entorno social, político y cultural, y las demandas de fans y periodistas, admite que “en ocasiones se me consulta sobre cosas que no sé y no tengo idea y no puedo responder, y otras veces me he hecho cargo de defender un sentir o una determinada concepción de la realidad. No es fácil decir. Lo único que tengo es una imagen sensible. Tengo la mejor predisposición pero hay un montón de cosas que me superan o sobre las que no tengo qué decir. Puedo hablar de músicos, de música, pero yo no soy intelectual, no me hago cargo de ese lugar... No soy el Oráculo de Delfos, tengo una vida privada tranquila y feliz: Si no sé nada de lo que piden que hable, entonces suspendo el juicio porque uno no puede decir cuando no sabe”.

Los comienzos

La historia de Estelares se inició en 1993, cuando Manuel y Víctor dejaron atrás el nombre de Peregrinos con el que habían debutado a fines de 1991, sumaron a Silvera en bajo y se rebautizaron. En 1996 llegó el debut discográfico, “Extraño lugar”, y en 1998 el excelente sucesor, “Amantes suicidas”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario