viernes, 15 de marzo de 2013

Una puesta multimedial “toma” la Casa Curutchet


Viernes | 15.03.2013 Publicado en Edición Impresa:   Espectáculos

TEATRO EN LA PLATA

Danza, video y música son la base de “Toma 3”, una interesante propuesta que le da al público diferentes posibilidades de interpretación 

LA TERRAZA DE LA CASA CURUTCHET SE TRANSFORMA EN ESCENARIO DE UN JUEGO ENTRE LO PROYECTADO Y LO QUE SUCEDE EN ESCENA

La terraza jardín que en la década del 40 el arquitecto suizo francés Le Corbusier proyectara para el doctor Pedro Curutchet en La Plata, con su ‘brise soleil’ enmarcando las visuales hacia los espacios verdes circundantes, vuelve a ser el escenario donde se desarrolla “Toma 3”, una interesante propuesta del grupo “Proyecto en Bruto” que explora el cruce entre el lenguaje audiovisual y la danza, aportándole al espectador diferentes recursos para interpretar una realidad que se presenta como una sucesión no azarosa de fragmentos no lineales que dialogan constantemente a través de diferentes planos.

Después de tres funciones con entradas agotadas, “Toma 3” volverá a apropiarse el domingo, a las 20.30 (localidades limitadas, reserva a proyectoenbruto@gmail.com) , de este espacio tan significativo que se transforma en escenario de un juego entre lo proyectado y lo que sucede en escena, mezclando imágenes y organizándolas de forma tal que conformen un todo, compuesto por fragmentos.

En la puesta, tres bailarinas (Julia Aprea, María Bevilacqua y Mariana Provenzano) y un músico (Juan Andrés Gómez Orozco) interactúan entre sí junto a los elementos que recortan el espacio, entrelazan sus miradas y crean nuevas formas, multiplicándose excesivamente, hasta encontrar algo nuevo.

SIN CONVENCIONES

Dirigida por la coreógrafa, bailarina y docente Florencia Olivieri, “Toma 3” se presenta como una puesta no convencional que busca interpelar al espectador con diferentes recursos, haciéndolo juez y parte de una propuesta que surgió a partir de la observación de una esquina con un espejo en ángulo. “Eso nos llevó a probar un montón de juegos con la imagen y la repetición, y el tema del eje en el medio que duplica la imagen -explicó la directora en diálogo con EL DIA-. A partir de ahí, y teniendo en cuenta que nuestra anterior obra (“Partida”, 2007) había sido una puesta de danza más tradicional, surgió la idea de trabajar esta propuesta de otro lado, sumándole los planos del video (Cirila Luz Ferrón), primero, y la música después”.

En esta misma línea, Florencia destacó que la particularidad de la puesta tiene que ver con la forma en la que fueron trabajando los diferentes formatos. “Lo bueno del proceso es que trabajamos desde el comienzo a la par, con los tres lenguajes a la vez. A medida que íbamos armando la coreografía, el video la iba enriqueciendo, y la música la iba modificando. Fue un proceso largo, de ida y vuelta, de mucha prueba y error, y creo que eso queda plasmado en la obra”.

Esta forma de trabajar la obra no tiene otra explicación más que el miedo profesional que logró superar la directora. “Es la primera vez que trabajo en la integración de video y danza. La imagen proyectada, ya grabada, es muy impregnante, absorve mucho, y en casi todas las cosas que he visto la imagen me tomó y me dejó a las bailarinas en segundo plano. Y eso era lo que más me preocupaba en este plano pero creo que, con mucho trabajo minucioso, conseguimos una buena integración”, reconoció.

Para concluir, y consultada en relación a esta suerte de “Elige tu propia aventura” a la que es expuesto el espectador, la directora indicó que el foco de “Toma 3” está puesto en el planteo “de algo que puede ser, al mismo tiempo, un todo; de algo que se fragmenta en múltiples imágenes y depende de vos, y de cómo las conectes, el todo que se arma. Creo que lo interesante es que no hay un relato lineal, paradójicamente, lo no lineal sería el relato. No hay un solo mensaje, cada uno se lleva o destaca algo, y eso creo que es lo más interesante de la propuesta, que cada uno arme su propio relato”.


Le Corbusier y su “influencia” en la propuesta

Estrenada el año pasado en el circuito porteño con el auspicio del Instituto Prodanza, “Toma 3” fue concebida para ser mostrada en espacios no tradicionales para la danza, ámbitos en los que, por sus características propias, se adecúa mejor. Y la Casa Curutchet, un espacio con el que los miembros de “Proyecto en Bruto” habían soñado más de una vez, se transformó en el escenario ideal.

“La obra tiene un montón de características especiales que se emparentan con la casa. Por ejemplo, el trabajo sobre la forma, la geometría, el espacio. Las múltiples miradas que propone porque es una casa que ofrece muchas posibilidades en cada uno de sus ambientes. Nos encontramos con que había muchas características de la obra que veíamos muy apropiadas y así comenzamos a gestionarla”, relató Florencia Olivieri.

En la práctica, la obra de Le Corbusier influenció, y mucho, la puesta. “El espacio nos comenzó a proponer otras cosas. Antes estaba planteada muy frontal, entonces al proponer un espacio con múltiples frentes, la obra comenzó a crecer en volumen. La casa potenció la propuesta. Fue una experiencia muy interesante”, remarcó.

Forman parte de “Toma 3”, Florencia Olivieri (dirección); Julia Aprea, María Bevilacqua, Cirila Luz Ferrón, Mariana Provenzano, Florencia Olivieri (coreografía); Julia Aprea, María Bevilacqua, Mariana Provenzano (interpretación); Cirila Luz Ferrón (video); Juan Andrés Gómez Orozco (diseño y música); Martín Galle (iluminación), Paula Dreyer (com. Visual); Carola Ruiz y Mariana Saez (asistentes de producción); Agustina Bianchi (vestuario).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario