miércoles, 20 de marzo de 2013

"El Jorobado de París" en el Coliseo Podestá


EL JOROBADO DE PARIS
Musical
La obra de Pepe Cibrian Campoy y Angel Mahler regresa a escena al Coliseo Podestá.

Baila Esmeralda y en sus giros, se van encendiendo las pasiones.  
Baila la gitana y se desborda, un río incontrolable de emociones.  
El Hombre de fe pierde la suya, porque la sangre lo convierte en marioneta, sufre, clama, miente, grita… su corazón es un altar de misa negra.  
Traiciona el Militar cuando Esmeralda, su corazón de cíngarale entrega, sin ver la falcedad en aquel hombre, que la engaña con sus dotes de estratega.  
Tiembla el poeta iluminado, por los ojos de la musa que el Destino -como hace a cada instantante en esta historia- ha puesto para siempre en su camino.  
Y en esa oscura Corte de Milagros, crece la figura abominable, de un ser que entre campanas ha nacido para tañir un tormento interminable.  
Quasimodo es talvéz quien más la ama, sin poder evitar quererla tanto, enfrenta por su amor todas las pruebas, incluyendo la tortura y el cadalso.  
Por pasión también su sangre entrega, ya que morir es nacer eternamente, y la horrorosa criatura se hace bella, porque el amor lo redime para siempre.  
Una de las obras más hermosas y recordadas de su historia, aquella que habla de la verdadera belleza de la condición humana que encuentra el amor más puro sin condicionamientos ni barreras.  

Acerca del Jorobado 

En El Jorobado de París, Pepe Cibrián y Ángel Mahler abordan como tema la libertad del hombre más allá de su belleza exterior. Hablan de un ser que siendo marginado por el mundo que lo rodea, encuentra la paz a través del amor más puro, el amor incondicional, aquel que no pide nada a cambio, aún a costa de ofrecer su propia vida. 

En esta obra hay dos mundos, uno pasional y brutal, desenfrenado ante sus propios y constantes deseos, jugado en el personaje de Claudio Frollo, Archidiácono de París y Príncipe de la Iglesia que cae abrumado ante la belleza de Esmeralda. Otro festivo y no por eso menos comprensivo depositado en Magot y Filipon, Reyes de la Corte de los Milagros, mundo subterráneo y peligroso. 

Si hablamos de protagonistas todos los son, cada uno de ellos define un algo de la obra necesario para el otro. Jorobado de Paris es una experiencia inolvidable… llena de poesía y pasión. 

Fuente: 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario