domingo, 17 de febrero de 2013

De la intención al hecho


Domingo 17 de febrero de 2013 | Publicado en edición impresa

El flamante Complejo Teatral de Artes Escénicas de la provincia de Buenos Aires es similar al hasta ahora fallido intento porteño

Por Alejandro Cruz  | LA NACION



La renuncia de Marcelo Lombardero como director artístico del Teatro Argentino de La Plata vino acompañada de otra novedad: la formación del Complejo Teatral de Artes Escénicas, el nuevo organismo que congrega a varias salas de la provincia de Buenos Aires. Lo preside Juan Carlos D'Amico. "Para su nombre tomamos como referencia al Complejo Teatral de Buenos Aires", reconoció el funcionario provincial.

En verdad, a juzgar por la función del nuevo ente, el organismo replica el Consejo de las Artes Escénicas de la ciudad de Buenos Aires. Ese organismo, del cual escasean las noticias, se formó en agosto de hace 3 años. Lo preside Kive Staiff, la misma persona que, de manera interrumpida, dirigió el Teatro San Martín a lo largo de 28 años. "Será un consejo de carácter consultivo. No había suficiente diálogo entre las instituciones culturales escénicas de la ciudad y el Consejo permitirá coordinar mejor las políticas", dijo, para su presentación y en el marco de las intenciones iniciales, Hernán Lombardi, ministro de Cultura de la ciudad.

Desde que se formó, hubo varias reuniones presididas por el mismo Staiff. Alrededor de la mesa se sentaron representantes de FIBA, Prodanza, Complejo Teatral, Proteatro y demás organismos o cuerpos estables. Con el tiempo, en esas reuniones, según indican algunas fuentes, hubo más ausentes que presentes.

Hay otra coincidencia: la falta de un proceder concreto para coordinar políticas. En un reportaje de diciembre, y ante una pregunta puntual, Alberto Ligaluppi, director del Complejo Teatral, dijo: "Hubo reuniones e intenciones, pero todavía no hubo proyectos en conjunto". De la intención inicial a los hechos concretos parece haber una brecha importante.

¿Correrá mejor suerte el consejo provincial? De él depende, entre otros organismos, el Teatro Argentino y el Ballet del Sur de Bahía Blanca. En esta compañía, por ejemplo, los hechos concretos dan cuenta de la falta de un tapete adecuado, el no pago de contratos y de artistas que entraron por concurso en octubre de 2011 y que no han sido nombrados. O sea, una serie de intenciones frustradas que aguardan respuestas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario