miércoles, 16 de enero de 2013

'Tesis sobre un homicidio', lo nuevo del cine argentino


CULTURA /  CINE: ADELANTO / Este jueves se estrena este thriller protagonizado por Ricardo Darín y en La Plata podrá verse en Cinema San Martín, Cinema City y Cinema Paradiso.

16.01.2013 | 12.18
Escena de Tesis sobre un homicidio

Tesis sobre un homicidio, la nueva película protagonizada por Ricardo Darín, se estrena mañana y en La Plata podrá verse en Cinema San Martín, Cinema City y Cinema Paradiso. 

En esta coproducción argentino-española, también actúan Alberto Ammann, Arturo Puig y la debutante en cine Calu Rivero. El libro, escrito por Diego Paszkowoski, es un verdadero policial negro, ahora llevado al cine –como su ópera prima– por el director Hernán A. Goldfrid, quien puso en manos de Patricio Vega la adaptación del guión. 

En este thriller, Darín interpreta a Roberto Bermúdez, un especialista en Derecho penal que ve alterada su vida cuando se convence de que Gonzalo, uno de sus mejores alumnos, ha sido el autor de un brutal asesinato justo frente a la Facultad de Derecho. Decidido a revelar la verdad sobre el crimen emprende una investigación personal, que pronto se transformará en obsesión y lo arrastrará inevitablemente hacia sus zonas más oscuras al verse envuelto en un intenso duelo intelectual y psicológico que lo pone al borde de un abismo personal. 

“Es un hombre que está luchando con un conflicto personal, que sufre el descrédito por parte de su entorno y sus colegas, lo cual ejerce un gran peso sobre él. Creo que la suma de todas esas partes lo empujan a traspasar un límite y cruzar una línea de legalidad”, reveló el actor sobre su personaje. 

Con innumerables propuestas en carpeta, Darín dijo que en cine eligió volver a interpretar a un abogado porque lo sedujo "la idea de un hombre que intenta hacer prevalecer su visión sobre las cosas a pesar de estar bastante desacreditado entre sus pares. Es un tipo que está dispuesto a llegar hasta el final para defender lo que cree que es su verdad, incluso a riesgo de morder el anzuelo a causa de su obsesión". 

Durante la presentación de Tesis sobre un homicidio, el actor contó que también le gustó "la pulseada intelectual que se genera entre los dos personajes antagónicos. Es un policial, una película de suspenso y un thriller, pero sobre todo es un duelo, y eso me pareció muy atractivo porque en nuestro cine no tenemos muchas películas de este tipo". 

Sobre el guión, Darín dijo que le gustó “en todo sentido, me conmovió y movilizó, sobre todo cuando el director me empezó a contar su visión sobre la historia y el género. Eso me entusiasmó más todavía”. 

–La película se construye a partir de una información que en otros filmes se omite, acá uno puede intuir desde el principio quién podría ser el asesino… 

–Eso siempre fue así. Me parece novedoso como estructura narrativa que el espectador tenga una información que maneja junto al personaje. Discutimos mucho con respecto a ese punto, la historia está jugada así, está jugada a creer que sabés algo de lo que estás seguro y convencido… 

–Y sin embargo puede no ser tan así…

–La esencia de toda la historia me hace acordar a algo que me dijo una vez un abogado con respecto a un pleito: "No interesa si tenés razón, lo importante es que puedas demostrarlo". Uno cuando tiene la verdad en la mano cree que no hay muro que se le resista, pero la estructura de la justicia funciona de tal forma que lo importante es que vos puedas demostrar lo que pensás. 

–¿Cómo trabajaron el género? 

–Siempre es preferible elegir el camino de la economía, porque al espectador que disfruta de este género le gusta que su cabeza trabaje, pero no le gusta que le den las cosas masticadas y en ese sentido no hay que exagerar con la sobrecarga de información. En este género lo más importante es omitir, para que el espectador tenga las mismas incertidumbres y las mismas dudas que el protagonista. 

Durante su carrera, Darín pasó por personajes y situaciones similares, donde la Justicia es el contexto o el universo. Al respecto el actor reflexionó: “Es cierto, ya son varios abogados que hago, pero son todos distintos entre sí, porque básicamente tienen moralidades muy diferentes. Bermúdez tal vez se asemeje un poco a mi personaje de El secreto de sus ojos, especialmente por su insistencia en saber la verdad a pesar de todo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario