viernes, 28 de diciembre de 2012

Mito, misterio y magia en las profundidades de la ciudad


SOCIEDAD /  Se abrió al público el primer túnel secreto de la Plata. Debajo de la Plaza Islas Malvinas y a lo largo de sus 40 metros de extensión. Gratis. La historia detrás de las excavaciones.

28.12.2012 | 11.05

Por Nico Brutti

Magia y misterio en el pasadizo de 19 y 51 (Foto Eva Cabrera)

La Dirección del Centro Cultural Islas Malvinas, conjuntamente con la Dirección General de Planeamiento de la Municipalidad de La Plata abrió la primera parte de los misteriosos túneles de la ciudad, en 19 y 51. Mito, magia, misterio y fantasía que a través de las sucesivas generaciones platenses, ha pasado de boca en boca. 

El pasaje subterráneo, de unos 40 metros de extensión, inaugurado en 1917 y utilizado hasta 1972, presumiblemente para cruzar desde el Casino de Oficiales hasta el Regimiento 7 de Infantería propiamente dicho, por debajo de la avenida 51, alberga en esta primera oportunidad la obra del artista plástico Castro Venturini. 

Una gran cantidad de público se acercó al lugar para participar de la experiencia. La combinación de luces de diferentes tonalidades, y las sombras propias del lugar le dieron al sitio un aura especial. La gente hizo y fue ingresando por una de las bocas del túnel (la más alejada del Centro Cultural) y emergió en el otro extremo. En tanto, un DJ pasaba música electrónica y proyectó imágenes y luces sobre una de las paredes del paseo.

Allí apareció Argot el nombre de la empresa que trabajó en la recuperación del paseo, el cual motivó la protesta de un grupo de gente que cuestionó lo que consideró un uso comercial del patrimonio. Liderados por un joven, Ezequiel Aldazabal, cuestionaron que el Municipio, según plantearon, apuró los tiempos de apertura del pasaje subterréneo, uso investigaciones realizadas previamente sin darle a sus autores el crédito correspondiente, y obvió convocar a arqueólogos de la UNLP para el trabajo. 

La Comuna –que tiene planificada la reapertura de otros míticos pasadizos y catacumbas dentro del casco urbano platense– comenzó por el túnel de la Plaza Islas Malvinas, generando un espacio de arte que abrirá una vez cada quince días para mostrar obras de diferentes artistas. De esta manera no sólo se cumple el objetivo turístico sino que también se logra un rol muy importante para el arte platense. 

El túnel puede ser visitado en el horario vespertino de 20 a 24 para enmarcar este evento dentro de los paseos nocturnos que propone la ciudad de La Plata, y a su vez para que el público que quiera visitarlo, no tenga que hacer fila bajo el sol para entrar al túnel en esta temporada estival. 

Para la apertura se presentará la muestra "Silencios" del artista plástico Gustavo Castro Venturini, quien es el autor de las esculturas en forjadas en hierro, rezagos y huesos de animales, donde sobresale la obra "El Arca de Caronte" y que se encuentran en exhibición en el Centro Cultural de esta plaza ubicada en la intersección de 19 y 51. 

Ahora se hará una convocatoria a todos los artistas platenses, fundamentalmente escultores, que quieran exponer en un espacio diferente que conjuga las particularidades de su origen con la renovación permanente de obras. 

Con este acontecimiento, se pretende recuperar un espacio olvidado y utilizarlo como un pasaje cultural subterráneo. La iniciativa, propone recuperar un lugar que estaba sin uso y resignificarlo para que pueda ser visitado por todos los platenses y todos aquellos turistas que se acerquen a nuestra ciudad. 

La entrada es gratuita y está abierta a toda la comunidad. Puede visitarse este jueves y viernes. La idea es abrirlo una vez por mes e ir cambiando los artistas que podrán hacer sus muestras en este novedoso espacio subterráneo, el cual es un pasillo de unos 40 metros de largo, por 2 metros de altura y 2 de ancho, y por ende, no sirve para hacer muestras convencionales de cuadros o esculturas ya que sus dimensiones no son las adecuadas para tales fines, pero sirve para hacer instalaciones artísticas. 

El túnel, estuvo casi 30 años abandonado y fue reabierto por la iniciativa de la ONG Urdimbre Popular, la cual está compuesta por un grupo interdisciplinario de arquitectos, periodistas, videastas, historiadores, arqueólogos que se interesan por recuperar patrimonio histórico de la ciudad. 

Todos los gastos de acondicionamiento del lugar fueron solventados por la empresa Argoth quienes en el transcurso de aquí a dos años proyectan abrir un hotel 5 estrellas el Abes Argoth Hotel, el cual estará completamente consustanciado y enfocado con la cultura de la Ciudad de La Plata. 

"Esta recuperación se hizo posible gracias al trabajo de la ONG Urdimbre Popular, la Municipalidad de la Plata y la empresa Argoth. De esta manera se pudo recuperar un espacio que se encontraba abandonado desde la década de los años 70", dijo sobre la iniciativa el director de Planeamiento de la Municipalidad, Gustavo Petró, quien estuvo en el lugar discutiendo con quienes manifestaron en contra de la apertura. 

La historia. Muchas ciudades cuentan bajo sus calles con túneles, los cuales fueron construídos para diversos fines, y con diferentes tipos de estructuras. 

En Argentina los más representativos son los túneles de Paraná y los de Capital Federal (Manzana de las Luces). 

Para hablar de túneles en La Plata es preciso destacar antes que nada que es una de las pocas ciudades de la región que fué planificada en su totalidad antes de ser construída. Tanto su trazado, como los primeros edificios públicos y las modernas obras de sanidad que caracterizaron a la ciudad de las diagonales, fueron planificados previamente. 

La hipótesis de cuándo fueron creados los túneles la planteó Gualberto Reynal. Según esta teoría, cuando la ciudad aún era joven y la mayoría de las calles eran de tierra, se construyeron en diferentes etapas una serie de túneles con fines de escape para diversas autoridades: militares, eclesiásticas, políticas. 

Como el eje fundacional de la ciudad reune las principales dependencias, el túnel principal habría sido construído siguiendo su línea, bajo la avenida 51. Los diferentes tramos fueron construídos quizás por diferentes objetivos, profundidades y características. 

La Catedral de la ciudad, por ejemplo, cuenta con una variada red de túneles que la contectan con diferentes dependencias, y no necesariamente todos sus túneles tienen interconexión. 

Otros edificios públicos antiguos contarían, según diferentes testimonios, con accesos a túneles (Casa de Gobierno, Legislatura, Normal Nº1, Estación de Tren Provincial de 1 y 44, San Ponciano, Regimiento 7 de Intantería, y otros). 

Los túneles de 51 y los de Diagonal 80, se estima fueron construidos entre 1916 y 1919 mientras que otros pasadizos puedieron haberse hecho en épocas diferentes. 

Mientras que en la época de la dictadura se taparon algunos accsesos de túneles y espacios reconocidos (como el sótano de 1 y 44 en la estación), algunos fueron escasamente utilizados durante esos años para movilización de tropas militares. 

Nunca fueron usados para el objetivo con el que se construyeron. No hubo en el país ni guerras civiles ni insurrecciones que hayan requerido su utilización como vía de escape. 

En las últimas décadas, con la modernización edilicia inexorable, las bocas de acceso a , por ejemplo, casas antiguas, fueron siendo tapadas a medida que edificios modernos y demás construcciones florecían. 

Obras de remodelación en grandes edificios como la Municipalidad, el Pasaje, la Plaza Islas Malvinas, e incluso la misma catedral, repercutieron en los túneles negativamente ya que sus bocas de acceso fueron tapadas, selladas, y en algunos casos rellenados sus reductos con tierra. 

El único tramo de un túnel que no se tapó al ser hallado fue un corto trayecto entre la esquina del pasaje de 7 y 49 y el ex Banco Hipotecario, donde se tapó el piso pero se dejó debajo el hueco sin rellenar para futuros trabajos. 

Durante más de una década, el principal motivador de este tema fué el historiador platense Gualberto Reynal. Durante su etapa de investigaciones, propuso que los túneles se declararan de interés municipal, y solicitó excavaciones. 

Mucha gente desmintió el tema tratandolo de un mito. Reynal no pudo contra la burocracia, y luego de recibir muchas amenazas se retiró de la tarea que realizaba. 

Actualmente, con el trabajo impulsado por un grupo de investigación con el aval municipal, se busca reflotar el tema, como una continuación de los trabajos de Reynal.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario