jueves, 1 de noviembre de 2012

MARIA ONETTO: “Es necesario afirmar la fuerza de lo femenino”


Jueves | 01.11.2012 | Publicado en Edición Impresa:   Espectáculos

 ONETTO PROTAGONIZA “23 PARES”

La actriz, que protagoniza la miniserie dirigida por Albertina Carri, habla de la impronta de la mujer en el arte 

“Hay que mostrar que lo femenino tiene una potencia y que esa fuerza no convierte a una mujer en poderosa y fálica”, asegura la actriz

La premiada actriz María Onetto encarna a una abogada al frente de un laboratorio de análisis genéticos en el programa televisivo “23 Pares”, que hace eje en las problemáticas ligadas con la identidad y el género en el marco de un abordaje que utiliza elementos del policial y la comedia.

En la miniserie que se puede ver los viernes a las 23.30 por Canal 9, Onetto hace dupla actoral con Erica Rivas, componiendo juntas a dos hermanas que apuestan a seguir con el legado de sus padres, enfrentando distintas disyuntivas en cada envío.

Los trece capítulos de la miniserie, dirigida por la cineasta Albertina Carri (”Los rubios”) y escrita por la periodista Marta Dillon, plantean un modo narrativo poco frecuente en la televisión argentina, con escenas que no esquivan las contradicciones ni los silencios y propicias para el compromiso actoral.

“Es un personaje rígido pero que de a poco va soltándose. Me gustó hacer el trabajo de defenderlo y mostrar esa zona algo pacata, dotada de un pensamiento muchas veces típico de la clase media, desde un lugar que no resulte antipático”, enfatiza Onetto en relación con el papel que encarna en “23 Pares”.

La actriz describe a su criatura como, “una digna hija de padres pioneros en derechos humanos pero que eligió para sí misma una estructura de vida más conservadora, poniendo en primer lugar la institución del matrimonio, los hijos y hasta ciertas aspiraciones de pertenecer a la clase alta”.

“Es un tipo de matrimonio donde ambos necesitan ese andamiaje para seguir viviendo, pero donde los dos ponen el deseo afuera de esa relación”, aclara.

La actriz, que deslumbró en la película “La mujer sin cabeza” (2008) de Lucrecia Martel, tiene un decir pausado, pero se enciende al describir cuestiones que hacen a la realización del envío, como la construcción del imaginario visual.

El detalle puesto en el diseño del vestuario, maquillaje y peinados y, “hasta el trabajo en luces de Sol Lopatín es muy cuidadoso, a nivel de lo que significa un cuadro, pero también a nivel de lo que es una mujer en escena”, remarca.

“No me parece menor que existan programas donde se afirme la fuerza de lo femenino, son necesarios. Hay que mostrar que lo femenino tiene una potencia y que esa fuerza no convierte a una mujer en poderosa y fálica. Sucede lo contrario, muchas veces es un trabajo extra tener fuerza”, dice.

En teatro, Onetto está ofreciendo las últimas funciones en Buenos Aires de “Los hijos se han dormido”, una versión de “La Gaviota” de Anton Chéjov a cargo de Daniel Veronese que culmina el domingo pero que en enero girará por distintas ciudades francesas, en un tour que, Onetto dice, le dejará “mucho tiempo para pensar”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario