miércoles, 17 de octubre de 2012

Una España gris, a través de una ópera de Albéniz


Miércoles | 17.10.2012 | Publicado en Edición Impresa:   Espectáculos

“PEPITA JIMENEZ” EN EL ARGENTINO

El español Calixto Bieito se refirió al estreno americano de la obra que tendrá lugar el 28 de octubre en nuestra ciudad 

Para el director español, el eje central de la ópera será el “enfrentamiento entre erotismo y religión”

El “enfrentamiento entre erotismo y religión” será el eje central de la ópera “Pepita Jiménez”, adelantó el director español Calixto Bieito, quien estrenará su versión de la obra de Isaac Albéniz en el Teatro Argentino de nuestra ciudad el próximo 28 de octubre.

Bieito reconoció que desde hacía tiempo quería llevar a escena “la España gris de los sesenta y setenta y ese enfrentamiento muy español entre el erotismo y la religión, la represión sexual” y encontró esa oportunidad en “Pepita Jiménez”, su primera ópera española.

La obra es una revisión de la ópera que Albéniz estrenó en Praga en 1896 basada en la novela homónima de Juan Valera y será cantada en inglés, idioma en que fue escrito el libreto original de Money-Coutts.

Uno de los grandes retos del montaje es la escenografía, que incluye una gran construcción de nueve metros con 28 roperos que abren y cierran sus puertas.

“Es una metáfora de España, un armario cerrado que se abre y en él aparecen recuerdos”, indicó Bieito, quien cuestionó que en España “se impongan leyes de silencio que no ayudan a casi nada”.

El director adelantó que la ambientación está inspirada en las películas del director español Luis Buñuel y en el largometraje “La tía Tula”, de Miguel Picazo.

El elenco está encabezado por la soprano de origen alemán Nicola Beller Carbone, en el papel de Pepita Jiménez, y el tenor madrileño Enrique Ferrer, que interpreta al joven seminarista don Luis de Vargas.

Se trata de su segundo trabajo en Argentina, tras el éxito cosechado en 2010 con su adaptación de “La vida es sueño”, de Calderón de la Barca, en el Teatro San Martín de Buenos Aires.

Bieito, galardonado en 2009 con el Premio de Cultura Europeo por “su aportación innovadora a la cultura europea”, es uno de los directores de escena más reconocidos internacionalmente.

Sus provocativos montajes, como los de “Don Giovanni” y “Un ballo in maschera”, han despertado admiración y escándalo a partes iguales.

LA EVALUACION DE LA OBRA

Sobre los motivos que lo llevaron a asumir la puesta de esta ópera, el director señaló “su música excepcional, fruto del genio de un extraordinario pianista y compositor como Albéniz”.

Respecto del equipo de trabajo que se constituyó para esta oportunidad dijo que “este grupo que reúne personas de distintas nacionalidades, que hablan distintas lenguas, parece destinado a enfrentar esos grandes desafíos artísticos que la ópera representa tan bien”. Resaltó que “el elenco de cantantes es notable y será en la calidad de sus interpretaciones en lo que se apoyará la fuerza de mi trabajo”.

Bieito destacó que el argumento de esta obra “me recordó mi propio pasado, la época de mis padres, esa España gris que, bajo poderes como el de la Iglesia, se debatía entre lo erótico y la represión sexual, cuestiones todas que se verán reflejadas en mi puesta”.

Durante la presentación de la obra, que tuvo lugar el lunes pasado en la Embajada de España, en capital federal, el director adelantó también que los espectadores “encontrarán muchas referencias que espero que los lleven a reflexionar sobre las marcas que ha dejado el pasado en mi país y también en naciones como la vuestra”.

Por su parte, Manuel Coves, quien se encargará de la batuta, se refirió a los aspectos musicales de la obra y manifestó que “también nosotros estamos llevando adelante un trabajo grupal, lo cual lo vuelve más rico e interesante también desde el punto de vista teatral”.

Las funciones se realizarán el 28 de octubre y el 4 de noviembre a las 18,30 hs. y el 2 de noviembre a las 2030.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario