miércoles, 3 de octubre de 2012

“Obse”: cuerpos que hablan


Miércoles | 03.10.2012 | Publicado en Edición Impresa:   Espectáculos

TEATRO - CRÍTICA

Por

Irene bianchi

“Obse: un espectáculo de circo”. Con Lucas Carattoli, Matías Yaber, Ezequiel Ongaro, Sofía Staneck, María Sol Suárez, Camila Guevara, Paulo Perelsztein, Cristian Duic y María Josefina Cañón Martínez. Puesta en escena y dirección: Gastón Marioni. Director general CCPAC: Gerardo Hochman. Anfiteatro del Lago.

En una época en la que todo o casi todo está puesto en la palabra, una palabra degradada, devaluada, tramposa, vacía de contenido, el lenguaje de los cuerpos y de los gestos suena mucho más verdadero y elocuente. Claro y contundente.

Los integrantes del Centro de Creación y Perfeccionamiento en Artes de Circo (CCPAC), dependiente de la Comedia de la Provincia de Buenos Aires, le ponen literalmente el cuerpo a una propuesta de Gastón Marioni, que gira alrededor del mundo de las obsesiones del hombre contemporáneo.

En un clima casi onírico, las imágenes se van sucediendo en el “aquí y ahora” del espacio escénico, ilustrando ciertas conductas neuróticas y trastornos compulsivos de hombres y mujeres alienados, descentrados, alejados de su esencia, en conflicto consigo mismos y con su entorno.

Gastón Marioni encuentra en el lenguaje corporal, el nexo que enlaza al teatro, el circo y la danza, y prescinde casi absolutamente de la palabra hablada, que se vuelve innecesaria e irrelevante.

En este trabajo de investigación y búsqueda, los artistas despliegan todos sus talentos, dando muestras de un riguroso y férreo entrenamiento - tal vez otra de sus obsesiones.

Telas, trapecio, malabares, destreza, danza, acrobacia: distintas disciplinas para referirse a la soledad, la auto-destrucción, el hartazgo, los miedos, la opresión, la alienación, las fobias, la búsqueda del sentido de la vida, el reencuentro con el otro.

Sugestivamente, tan sólo la pareja de prestidigitadores locos (¡asombrosos!), que hablan su propio idioma inventado, sólo ellos conservan intacta la inocencia y la alegría. No están inmersos en sombríos cuestionamientos existenciales. Juegan como niños. Han vuelto a ser niños.

“Obse”: interesante y audaz “mélange”, que explora y apela al enorme abanico de recursos expresivos de un artista integral.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario