miércoles, 24 de octubre de 2012

'Charada', una obra enigmática


CULTURA /  La pieza, dirigida por Paco Giménez e integrada por actores de Rosario, Buenos Aires, Córdoba y La Plata, se reestrena este sábado en la sala de Espacio 44.

24.10.2012 | 14.59

“El propósito es un secreto y el espectáculo, una adivinanza”. Así se presenta Charada, la obra de teatro que este sábado a las 21 podrá disfrutarse en el escenario de Espacio 44 (Av. 44 N 496), con dos funciones más programadas para los días 3 y 10 de noviembre. 

Como un force teatral que pone en escena y hace público un vínculo logrado en privado, la obra invita al espectador a formar parte del juego, en un acto de sesenta minutos donde la teatralidad surge del encuentro de todo el colectivo. 

Charada se estrenó en septiembre de 2010 en la ciudad de Buenos Aires, surgiendo en el año 2008 a partir de encuentros realizados entre su creador, el reconocido director cordobés Paco Giménez y un colectivo de actores provenientes de Córdoba, Buenos Aires, Rosario y La Plata. A partir de allí la obra se presentó en las cuatro ciudades que alojan a sus actores y director. 

Giménez, cuya labor como formador y como director se extendió en los últimos años a distintas provincias de Argentina, describe a Charada "como un juego de adivinanzas. La idea era que el espectáculo se convirtiera en una serie de adivinanzas que se reúnen en una más grande referida a cómo vivimos y cómo captamos el mundo de hoy, en una adivinanza dirigida al público". 

En la obra, la teatralidad surge del encuentro de todo el colectivo. Los actores llegan al escenario como si fueran transeúntes que pasan, ven luz y entran. Jamás se dice exactamente el mensaje que se está transmitiendo. Se lo elude, más que aludir y en ese ir y venir, el espectador es quien deberá descubrir de qué se trata. 

El espectáculo puede remitirse a una pasarela y a la luz plena; al corte, a la pausa, a la arremetida; al conjunto o al solista que se exhibe para existir; a "un tipo de formalidad que no suelo usar en otros espectáculos donde hay una desmesura mayor de lenguaje, de recursos. Acá todo eso está bastante acotado. Eso que en otros espectáculos se puede haber convertido en un exceso de materiales, de escenas, de momentos, de objetos porque eran grupo con mucho actores y había mucho material, acá ha sido todo más selectivo", explica Giménez en relación a la delimitada utilización de recursos que se presenta en escena. 
Una de las características de la obra es que no tiene operación externa, ya que los dispositivos de la escena -luz, sonido, objetos, escenografía- son maniobrados por los mismos actores, quienes modifican el espacio de ficción territorializando y des-territorializando lo fijo mientras la escenografía se desmonta transformándose constantemente y la música es ejecutada por los propios intérpretes en vivo. 

Charada, el título elegido para la obra, responde al carácter lúdico de una adivinanza, como un ingenioso pasatiempo. Un acertijo que se publicaba en diarios y revistas para entretenimiento de los lectores y que más tarde se convirtió en un juego de salón, en la forma de charadas animadas, en donde una o más personas, mediante gestos, ademanes o actitudes suministraban la información necesaria. En este caso los actores también hablan, pero de manera elusiva, remitiéndose a realidades inefables. ¿Cuáles? las actuales. 

El elenco está conformado por los actores Verónica Allocati, Susana Behrend, Hernán Crida, Alicia Durán, Cora Elía, Andrés Flichman, Sonia Mykietyn, Pablo Ruiz Díaz, Julián Sanzeri, Pablo Sierra y la Asistencia de dirección corresponde a Laura Battaglini y Lucía Jesiotr. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario