jueves, 13 de septiembre de 2012

“Un Réquiem Alemán”, en el Teatro Argentino

Jueves | 13.09.2012 | Publicado en Edición Impresa: Espectáculos

SABADO Y DOMINGO, EN LA SALA GINASTERA

Con esta gran obra de Brahms, dirigida por Alejo Pérez, continuará el ciclo anual de conciertos

“Un Réquiem Alemán”, escrito por el compositor Johannes Brahms durante un largo período de tiempo en el que sufrió la muerte de dos seres queridos, es el título con el que continuará, el sábado (19.30) y el domingo (17), el ciclo anual de conciertos del Teatro Argentino. 

Ejecutada por la Orquesta Estable, con la dirección de Alejo Pérez, y con la intervención de la soprano Carla Filipcic Holm y el barítono Luciano Garay, además de la participación del Coro Estable que prepara Miguel Martínez, esta pieza inundará la Sala Alberto Ginastera con una “intensidad musical que trasciende las palabras”.

Así, por lo menos, lo siente Carla Filipcic Holm, la cantante egresada del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón que, por primera vez, interpretará el solo para soprano, a pesar de haber formado parte del coro en otras oportunidades. Para ella, la belleza de “Un Réquiem Alemán” radica en su profundidad.

EL PODER DE LA MUSICA

“A diferencia de una obra litúrgica, esta tiene como pequeñas frases poéticas, sacadas de la Biblia, que forman un gran poema, con imágenes realmente bellas y muy fuertes. El texto está tan bien llevado a la música que aunque uno no entienda lo que se está diciendo, porque está en alemán, se puede comprender el sentimiento que despiertan las palabras, es muy conmovedor”, aseguró, en diálogo con EL DIA.

En relación al espíritu de esta obra, originariamente pensada como una pieza de exclusiva índole musical y más bien ajena a las celebraciones litúrgicas, Filipcic Holm destacó que, sin embargo, “permanentemente en la obra se habla del momento de tristeza o de la angustia con la promesa de que después de la muerte viene algo mejor”.

Consultada sobre cómo vive el hecho de tener que darle voz a palabras tan sentidas, la soprano reconoció que, de cierta forma, se ve atravesada por la intensidad emocional de la obra. “Siempre es movilizante cantar sobre estos temas porque todos tenemos seres queridos que no están y uno, inevitablemente, piensa en ellos. Justo esta semana se cumplieron 10 años de la muerte de mi papá y esto me moviliza cosas personales”, contó.

Con destacada experiencia tanto en óperas como en conciertos, la soprano aseguró que si bien disfruta de las dos actividades, hay algo que rescata de las obras sinfónicas. “El hecho de estar en el mismo plano de la orquesta te hace vivir la sonoridad en el cuerpo de una forma diferente, es como si la música te atravesara físicamente. En ése momento me abandono a disfrutar de esos colores y de cómo resuenan. Para mí es un privilegio poder estar ahí, rodeada de la orquesta”, concluyó.

Pese a haber sido escrita por quien al parecer era agnóstico, “Un Réquiem Alemán” es una de las obras más llenas de espiritualidad del repertorio clásico y numerosos críticos opinan que cuenta con algunos de los momentos musicales más sublimes de entre todos los surgidos de la imaginación del notable compositor nacido en Hamburgo.

Fuente: http://www.eldia.com.ar/edis/20120913/un-requiem-aleman-teatro-argentino-espectaculos19.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario