sábado, 22 de septiembre de 2012

Liza Minnelli: "Mi mejor época es ahora mismo"


MUSICA

La cantante y actriz de “Cabaret” vuelve a Buenos Aires para presentar su álbum “Confessions” el lunes en el Luna Park. Habló con Clarín sobre su familia, Dios, sus perros, su actual plenitud y el recuerdo de sus afectos muertos. Su amor por el tango bailado. Su decisión de no casarse más.

21.09.2012 | Por Julieta Mortati
Ese corte corto. Liza definió su ícono gracias a ese pelo medio varonil que, le dijo a Clarín, largo la hacía transpirar

Liza vive en Nueva York con tres perros que se la pasan ladrando y vuelven loco a todo aquel que la visite. Esto lo cuenta Liza por teléfono desde su casa, con voz grave. Es como si se hubiera quedado disfónica después de una acelerada noche de fiesta y, en el ritmo de su habla, le quedaran todavía los restos de esa intensidad. Liza ríe descaradamente.

¿Cómo te preparás para venir a Buenos Aires?

Estoy muy contenta. Buenos Aires es uno de mis lugares preferidos en el mundo. Conozco un montón de gente allí; no los puedo mencionar a todos. El público es siempre maravilloso, en la calle cuando me ven me dicen “Hola, Liza” y siguen caminando.

También te gusta el tango. 

¡Sí! A ver, espera un segundito, cariño. (Se aleja del teléfono y vuelve a los pocos segundos, con los perros de fondo). Sí, me parece que el tango es único, tan lleno de emoción y ese orgullo... La relación entre el hombre y la mujer me parece extraordinaria. Me gusta ir a ver parejas bailar, pero más me gusta el tango de la calle.

Liza nació en Hollywood el 12 de marzo de 1946 de la unión entre el director Vincente Minnelli y Judy Garland, la Dorothy Gale de El Mago de Oz . Se conocieron en el musical Meet Me in St. Louis , dirigida por él y protagonizada por ella. Liza fue la única hija de ese matrimonio y se crió, básicamente, en estudios de grabación. Debutó a las 16 años en el off de Broadway con el musical Best Foot Forward (1963) junto a Christopher Walken. La crítica dijo: “Vale la pena ir para ser testigos del debut profesional de una estrella de Broadway”. Liza quería ser bailarina, pero sabía que si no cantaba no iba a poder lograrlo. El canto, entonces, fue más bien su don colateral. A los 19 fue la actriz más joven en ganar un premio Tony por Flora the Red Menace (1965). Y en 1972, en la película Cabaret , interpretó a Sally Bowles: aquella cabaretista norteamericana de 19 años que se enamora de un bisexual en la Berlín de 1930, con los nazis a punto de alcanzar el poder. Por esa actuación, ganó el Oscar a mejor actriz, confirmando su sentido en el mundo.

Garland murió a los 47 años tras haber ingerido altas dosis de barbitúricos –muchos dijeron que se suicidó, Liza otra vez nos lo desmiente– y Vinnelli a los 83, mientras Liza volaba a París. “En ese momento, estábamos los dos en el cielo, pero él fue más lejos”, se apena por teléfono. De su madre, recuerda su gran sentido del humor y de su padre, el estar siempre ahí para ella. “Mi mamá me dio el impulso y mi papá los sueños”, repite.

En YouTube, se pueden ver videos en blanco y negro de Liza con el pelo largo y castaño, con una voz y unos movimientos brutales, como si cantando le hiciera honor a su bisabuelo paterno, un siciliano revolucionario que llegó a los Estados Unidos escondido en un barco frutero. Al lado suyo, su madre, delgada y refinada como una copa de cristal, canta con ella en el Judy Garland Show y pareciera que en cualquier momento, la potencia de Liza la podría llegar a quebrar.

Y Liza es una sobreviviente: se casó cuatro veces -Peter Allen, Jack Haley, Mark Gero y David Gest-; se le murieron varios amigos que van desde Michael Jackson hasta el compositor norteamericano, Marvin Hamlisch; tuvo problemas en controlar su adicción al alcohol, que ella considera una enfermedad genética; en 1997, la tuvieron que operar de las cuerdas vocales y, en 2000, tuvo encefalitis, que pensaron que la iba a dejar el resto de su vida en una silla de ruedas, que no iba a poder hablar nunca más y mucho menos cantar. “Ahora, a los 66 años, de salud estoy de maravillas”, declara.

¿La infancia fue el mejor tiempo de tu vida?

Para nada. Mi mejor época es ahora mismo.

Si no hubieras sido hija de Vincente Minnelli y Judy Garland, ¿creés que habrías sido artista?

La gente cree que tener padres estrellas te convierten en una y siempre que me lo dicen yo les respondo: “Sí, claro, como Frank Sinatra Jr., eh”. Vamos, ¿cuántos hijos de estrellas llegaron a donde llegué yo? No muchos. Yo, al principio, quería ser bailarina y empecé trabajando desde abajo, en las luces, en el vestuario y después mis padres me dieron el don de la curiosidad, hasta que finalmente obtuve mi primer trabajo.

¿Cuál es la historia de tu emblemático corte de pelo? 

¡Es que transpiraba cada vez que subía al escenario! Me volvía loca, lo tuve por debajo de la cintura por años y después un día me lo corté y llamé a mi amiga Mia Farrow y le dije: “Mia, tengo algo que contarte”. “¿Qué?”, me dijo. “¡Me corté el pelo!” Y después se lo cortó ella. Caminábamos por la calle y nos decían: “Ahí vienen los chicos, je”. Para mí el pelo no debe ser una preocupación. Corto es más práctico.

Te casaste cuatro veces, ¿qué aprendiste del amor? 

¿Qué aprendí del amor? Mmm ... ¡A no casarme de nuevo! El amor es para gente antigua. (Ríe a carcajadas). Estoy en ese momento de la vida en donde ya no tengo más edad de tener hijos, entonces no existe razón para casarme.

Tus padres murieron cuando eras joven, también muchos amigos, como Michael Jackson, ¿cómo lo atravesaste?

Cuando finalmente te das cuenta de que las personas que entraron una vez en tu vida forman parte de vos aunque no las veas, eso resulta un enorme consuelo. Los padres siempre van a estar con uno. Todo lo que me dieron me pertenece y todavía uno sigue aprendiendo de sus consejos. Yo creo en eso, creo en todo.

¿Sos creyente; cuál es tu dios?

El que me deja levantarme todas las mañanas.

¿”La vida es un cabaret” como canta Sally Bowles en Cabaret?

No sé si es cierto; al menos era así para ella.

¿Y para vos?

Para mí, la vida es un misterio espléndido.

Fuente: http://www.clarin.com/espectaculos/musica/Liza-Minnelli_0_778722201.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario